28 de junio de… 1964

El 28 de junio de 1964 fallece don José María Vicario, defensor del espíritu complutense durante muchos años junto al padre Lecanda y célebre por su amistad con Azaña.

Hay personajes históricos que pueden quedar en el anonimato si no se toman medidas y se les reconoce su labor. Este es el caso del personaje de la efeméride de hoy.

José María Vicario Sanz nacido en Durón, de la provincia de Guadalajara, en 1876.

Llegó a Alcalá de Henares con 13 años, en 1889, y al igual que a su amigo el padre Lecanda, Alcalá se le metió en el corazón. La vida de don José María, a partir de ese momento transcurrió entera en nuestra ciudad.

Participó activamente en la vida de Alcalá, escribiendo en periódicos, como corresponsal local de «El Imparcial» con el seudónimo de «Zulema» y revistas, como «El Eco Complutense» o «Brisas del Henares» con el seudónimo de «El Vicario de Durón».

Organizó exposiciones, como la primera exposición pública de objetos artísticos propiedad de los monasterios de clausura de Alcalá de Henares, en 1928.

José María Vicario hizo todo tipo de actividades en pro de Alcalá. Es más, en su testamento donó a la ciudad su valiosa biblioteca, que hoy se conserva en el Archivo Municipal.

Pero José María Vicario ha pasado a la historia nacional por su amistad con Manuel Azaña que data de los tiempos de estudiante de ambos. A día de hoy las cartas que éste le fue enviando forman parte de las Obras Completas del estadista.

Cuando don José María ya era muy mayor, le preguntaron el por qué guardo todas esas cartas, y él respondió: «Porque desde que éramos niños en el colegio, yo siempre supe que Manuel llegaría a ser alguien importante».

En 1931 Manuel Azaña escribió una novela inacabada titulada «Fresdeval». Estudiosos de dicha novela dicen que el personaje de Bruno Budia se identifica con José María Vicario y el de Jesualdo con el propio Azaña.

Y tal día como hoy de 1964 falleció don José María Vicario, defensor del espíritu complutense durante toda su vida.

Todavía mucha gente de Alcalá recuerda la silueta característica de don José María: capa, camisa blanca sin corbata, y la botonadura de oro cerrada hasta el cuello.

(Fotografía de Antonio Cerezo – 1960).


Más efemérides del 28 de junio:

El 28 de junio de 1870 se presenta el segundo proyecto para la construcción de la Casa Consistorial de Alcalá de Henares.

27 de junio de… 1948

El 27 de junio de 1948 la Diputación Provincial de Madrid entrega el Blasón de Oro al obispo de Madrid-Alcalá don Leopoldo Eijo y Garay en el Salón Noble del Ayuntamiento de Alcalá de Henares.

En enero de 1948 el Pleno de la Diputación de Madrid decidió crear la condecoración del Blasón de Oro de la Provincia.

Esta distinción servía para «premiar y gratificar por parte de la Corporación a aquellas personas o entidades que, por su prestación o por su ayuda relevante a la provincia de Madrid, se hayan hecho acreedoras de ésta».

Varios días después se acordó conceder el Blasón de Oro al Patriarca de las Indias y Obispo de Madrid-Alcalá, don Leopoldo Eijo y Garay.

Este otorgamiento, segundo, ya que el primero se le ofreció al Jefe del Estado, quería solemnizar la celebración de las Bodas de Plata con la Diócesis del señor Obispo.

El acuerdo, plasmado en el acta de la sesión correspondiente, decía así:

«Mostrar su más entusiasta adhesión y cooperación a cuantos actos hayan de celebrarse para solemnizar las Bodas de Plata con la diócesis de Madrid, del Patriarca de las Indias occidentales y Obispo de Madrid-Alcalá, Doctor don Leopoldo Eijo y Garay, y otorgar a tan ilustre Prelado, en justo premio a su admirable labor, tanto espiritual como material, a favor de sus feligreses, la insignia que, a propuesta de la Comisión de Cultura, ha de crearse para simbolizar la gratitud de la Diputación Provincial de Madrid hacia aquellas personas o entidades que presten o hayan prestado relevantes colaboraciones o servicios en pro de los intereses de la provincia».

Por eso, tal día como hoy de 1948, la Diputación Provincial de Madrid entregó el Blasón de Oro al obispo de Madrid-Alcalá don Leopoldo Eijo y Garay en Alcalá de Henares.

El acto comenzó con una Santa Misa en la Parroquia de Santa María la Mayor, que en esa época actuaba como Magistral interina. Luego la comitiva se trasladó al Salón de Plenos del Ayuntamiento, donde se le impuso la condecoración. El acto terminó con una comida en el Palacio Arzobispal.

Para el acto se engalanó la ciudad y contó con una amplia representación de autoridades.


Más efemérides del 27 de junio:

El 27 de junio de 1605 el complutense Miguel de Cervantes es encarcelado en Valladolid.

El 27 de junio de 1747 el Ayuntamiento permuta con los jesuitas el terreno para ensanchar un camino por otro donde éstos construyeron su botica.

24 de junio de… 1586

El 24 de junio de 1586 se funda el Colegio Menor de Santa Catalina Virgen y Mártir, también conocido por el Colegio de los Verdes.

El Colegio Menor de Santa Catalina Virgen y Mártir, también conocido por el Colegio de los Verdes, fue muy importante en la vida universitaria de Alcalá merced al patronato de la familia Mendoza.

En marzo de 1586, el papa Sixto V firmó una Bula aprobando las constituciones y la fundación del Colegio.

Y tal día como hoy de ese mismo año, 1586, doña Catalina de Mendoza, hija de don Alonso Suarez de Mendoza, tercer Conde de Coruña, y de doña Juana Jiménez de Mendoza, sobrina nieta del cardenal fray Francisco Jiménez de Cisneros y viuda del señor don Fernando de Gamboa y Arteaga, fundó en la Universidad de Alcalá el Colegio Menor de Santa Catalina Virgen y Mártir.

La escritura de la fundación se otorgó ante Juan Fernández, Escribano de número de la entonces villa de Alcalá.

El Colegio estaba situado en el número 12 de la calle de Roma, actual calle de los Colegios, junto a la Puerta de Aguadores. Ese edificio luego fue ocupado por el Colegio Convento de San Basilio Magno.

Se fundó para ocho colegiales de Teología, previendo que cuando se aumentase el número de colegiales, algunos podrían estudiar Cánones, pero que no excedieran de la tercera parte.

En febrero de 1597 la fundadora dio poderes a su tercera hija, Juana de Gamboa, para reformar las primitivas constituciones, aunque luego se llevó a cabo en 1632.

Con el cambio de las constituciones, los colegiales debían ser doce, aunque al final llegaron a ser dieciséis. Los estudios duraban ocho años, cuatro para estudiar Teología y los restantes para Cánones.

La dotación inicial era de tres mil ducados anuales, y curiosamente hay que resaltar que tenía una enfermería y se tenía la obligación de atender en ella a los frailes del Convento del Santo Ángel que lo precisasen. La enfermería estaba situada en la calle de Gallegos.

No se conoce la fecha exacta pero se sabe que en el segundo tercio del siglo XVII el Colegio se trasladó de ubicación, situándose al final de la calle de los Libreros, junto a la Puerta de los Mártires.

Este Colegio Menor de Santa Catalina Virgen y Mártir fue pronto conocido por el Colegio de los Verdes, por ser de este color el manto de los colegiales. La beca que colgaba de los hombros era de color teja.

Este Colegio se le consideró «los brazos Cisnerianos abiertos a los colegios arruinados», ya que en junio de 1636 fue agregado a éste el Colegio de los Santos Justo y Pastor, también conocido por el Colegio de Tuy, y en julio de 1781 les fue agregado los Colegios Menores de Santa Justa y Rufina y de San Clemente Mártir.

El Colegio Menor de Santa Catalina Virgen y Mártir duró hasta el cierre de la antigua Universidad de Alcalá.

Actualmente solo queda del Colegio Menor de Santa Catalina Virgen y Mártir la capilla, que es de una sola nave y que se conserva su cúpula, y actualmente es un bar de copas. En el exterior, en la fachada de la calle Libreros, se conserva el escudo de la familia Mendoza.


Más efemérides del 24 de junio:

El 24 de junio de 1509 la infanta complutense Catalina de Aragón es coronada Reina de Inglaterra en Westminsster.

El 24 de junio de 1518 se redactan las Escrituras de la Fundación del Colegio Menor de Mercedarios Calzados de Nuestra Señora de la Concepción.

El 24 de junio de 1600 doña María de Mendoza y su sobrina doña Catalina de Mendoza ceden la totalidad de sus bienes al Colegio Máximo de la Compañía de Jesús.

El 24 de junio de 1776 la Universidad de Alcalá deja de depender del Colegio Mayor de San Ildefonso.

El 24 de junio de 1886 se publica el último número del «La Gaceta Complutense».

El 24 de junio de 1931 el presidente de la república Niceto Alcalá-Zamora visita Alcalá de Henares y recibe en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá el título de Presidente Honorario del Colegio de Doctores de Madrid.

El 24 de junio de 1950 fallece el pintor complutense Felix Yuste.

El 24 de junio de 1981 se aprueba la fundación Formación Integral de Adolescentes (FIA).

23 de junio de… 1891

El 23 de junio de 1891 Manuel Laredo, autor del Palacio que lleva su nombre en el Paseo de la Estación, es nombrado Alcalde de Alcalá.

El conocido Palacio Hotel Laredo toma el nombre de su primer propietario y creador, Manuel José de Laredo.

Nació en abril de 1842 en Amurrio, de la provincia de Álava, y siendo muy joven se trasladó a Madrid, donde se formó como artista polifacético, pintor, restaurador, grabador, escenógrafo. Y aun creando el Palacio Hotel Laredo, nunca llegó a tener el título de arquitecto.

A Alcalá de Henares llegó con 34 años, en 1876, donde elaboró un proyecto de restauración para la Capilla del Oidor de la, en ese momento, Parroquia de Santa María la Mayor.

También en ese año de 1876, desde su taller de la calle Nebrija, diseñó el monumento a Miguel de Cervantes, que se inauguró tres años después, en octubre de 1879, en la plaza del Mercado.

En 1878 realizó dos litografías del Palacio Arzobispal, que se conservan en la Calcografía Nacional.

Y durante cuatro años, hasta 1882, trabajó como pintor decorador en las obras de restauración del Salón de Concilios y de algunas de las salas mudéjares del Palacio Arzobispal, que en ese momento ya era Archivo General del Reino.

En los años ochenta se dedicó a la pintura mural y de caballete, pintando, entre otras cosas, los retablos del Beaterio de San Diego, de la antigua Parroquia de Santiago, de la Ermita de San Isidro y del Oratorio de San Felipe Neri. También pintó dos retratos de la reina María Cristina, que se conservan en el Ayuntamiento de Alcalá.

En 1880 compró unos terrenos en las eras de San Isidro, en el camino que iba desde la estación del ferrocarril, que había sido construida en 1859, al centro de la ciudad. En estos terrenos levantó su famoso edificio, el Palacio Hotel Laredo.

Aunque no era arquitecto, se ocupó de su diseño conceptual y de la ejecución material de los detalles ornamentales.

Las obras del palacio hotel se remataron en solo cuatro años, terminándose en 1884. Inmediatamente entró a vivir en él junto a su mujer, Pilar Sánchez y Gil, y su hija Natalia.

También tuvo en su vida una faceta política. Fue Concejal de Obras Públicas y Tercer Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Alcalá desde enero de 1890 hasta junio de 1891.

Y tal día como hoy de 1891 Manuel José de Laredo fue nombrado Alcalde de Alcalá. En este cargo estuvo dos años y medio, ya terminó su mandato en diciembre de 1893.

Como curiosidad tengo que decir que Manuel Laredo fue el que diseñó el actual traje de los mareros municipales tomando como modelo su diseño de la estatua de Cervantes.

EL final de su vida tuvo que solicitar varios préstamos para costear el enriquecimiento de su Palacio, hasta que se arruinó y tuvo que venderlo, por 25.000 pesetas, a don Carlos Eduardo Lardet y Bovet, Cónsul de Suiza.

En 1895 la familia Laredo se trasladó a Madrid, y en junio de 1896 murió Manuel José de Laredo en su domicilio del número 113 de la calle Alcalá.


Más efemérides del 23 de junio:

El 23 de junio de 1275 el infante don Sancho renuncia al don de “Mortuorum”, un alhaja por cada sacerdote muerto en el Arzobispado.

El 23 de junio de 1550 el niño Rodrigo de Cervantes, el último hermano de Miguel nacido en Alcalá, es bautizado en la iglesia de Santa María la Mayor.

El 23 de junio de 1991 se crea la Diócesis de Alcalá de Henares.

22 de junio de… 1881

El 22 de junio de 1881 la imagen de la Virgen del Val aparece profanada, derribada y rota, con la cabeza separada del tronco.

En el siglo XIX se registró dos acontecimientos relacionados con la Virgen del Val, patrona de Alcalá de Henares.

El primero fue en 1808 cuando, en prevención por miedo a una profanación del el ejército francés, un desconocido cogió la imagen de la Virgen y la colocó en la Puerta de la Cadena de la iglesia Magistral. Esta puerta es la lateral, la que da a la plaza de los Santos Niños. Se llama así porque antiguamente, cuando el solar de la plaza estaba ocupado por una manzana de casas, la puerta daba a un callejón llamado del Cristo de la Cadena. Esta puerta también era conocida como «del Tejadillo», ya que tenía un pequeño pórtico de entrada.

En esta iglesia Magistral permaneció la Virgen hasta 1853, que fue trasladada nuevamente a su ermita. Pero a falta de una casa para el ermitaño que guardara la imagen, ésta regresó a la iglesia Magistral. Fue en 1862 cuando se dieron los trabajos concluidos y se trasladó a la Virgen del Val nuevamente a la ermita.

El segundo acontecimiento sucedió tal día como hoy de 1881, cuando la imagen de la Virgen del Val pareció derribada en el suelo de ermita y rota, con la cabeza separada del tronco.

Según algunas personas se pensó que fue a consecuencia del viento por un temporal que azotó ese día, pero la idea mayoritaria fue que había sido profanada y destruida por alguien con malas intenciones.

Una vez restaurada fue llevada nuevamente a la iglesia Magistral en 1882 y ya no ha vuelto a su ermita de forma definitiva.

Esta profanación dio origen a la configuración actual de la Fiesta, ya que, desde entonces, la imagen de la Virgen del Val solo es trasladada a su ermita el tercer domingo de septiembre, mientras el resto del año permanece en la ya Catedral Magistral.


Más efemérides del 22 de junio:

El 22 de junio de 1722 se funda la Cofradía de la Esclavitud de María del Convento de San Diego que, cosa poco usual en la época, tenía carácter mixto: femenino y masculino.

21 de junio de… 1619

El 21 de junio de 1619 don Juan García de Valdemora, Obispo de Lugo y luego de Tuy, funda el Colegio Menor de los Santos Justo y Pastor, también conocido por Colegio de Tuy.

Juan García de Valdemora, natural de El Casar de Talamanca, fue antiguo estudiante del Colegio Menor de la Madre de Dios y del Colegio Mayor de San Ildefonso. Llegó a ser Catedrático de Artes en la Universidad de Alcalá, Canónigo de la iglesia Magistral y Visitador eclesiástico del Arzobispado de Toledo.

En 1604 fue nombrado Obispo de Lugo y ocho años después, en 1612, fue promovido al episcopado de Tuy, localidad en la que fallecería en 1620.

Siempre tuvo presente su pueblo natal y, siendo ya Obispo de Tuy, creyó conveniente fundar un Colegio Menor en Alcalá destinado a estudiantes paisanos suyos, «donde algunos sujetos se sustenten y vivan en comunidad y allí tengan lo necesario para el sustento de la vida humana, para que descuidando de ello puedan mejor aprovecharse en sus estudios, oyendo y pasando en el dicho Colegio las Ciencias de Artes, Sacros Cánones y Santa Theología, siguiendo cada uno la que mejor le pareciere, y á que se inclinare, como no sea Medicina».

Por eso, tal día como hoy de 1619 don Juan García de Valdemora fundó el Colegio Menor de los Santos Justo y Pastor, también conocido popularmente por el Colegio de Tuy.

Para instalar el colegio compró casas «en la calle que baja del convento de Nuestra Señora del Carmen, y hacen esquina a la calle que llaman de los Hornos, y estas dos calles abrazan las dichas casa por aquella parte; y por otra lindan con casas del licenciado D. Pedro García de Valdemora, nuestro hermano, tesorero y canónigo de la Santa Iglesia de dicha ciudad de Tuy».

Según estos datos, el edificio estaba situado en la actual calle Arcipreste de Hita número 4 con vuelta a la calle Cardenal Tenorio, que era la antigua calle de los Hornos.

Según el libro «Annales Complutenses» al principio los colegiales no vestían manto y beca, sino manteo y sotana. Pero poco tiempo después adoptaron el manto y la beca con rosca de color canela.

Por problemas económicos, cuarenta y cuatro años después de su fundación, en 1663, en la reforma del visitador García de Medrano, fue incorporado al Colegio Menor de Santa Catalina, conocido por el Colegio de los Verdes, por el color de su traje. Curiosamente este colegio no tenía beca sobre los hombros y con la incorporación del Colegio de Tuy tomó la de éste, que como hemos dicho era de color canela.

Para terminar hay que decir que desgraciadamente el edificio que albergó el Colegio de los Santos Niños Justo y Pastor fue destruido por un incendio en 1847.


Más efemérides del 21 de junio:

El 21 de junio de 1527 Ignacio de Loyola abandona Alcalá de Henares.

El 21 de junio de 1601 fray Juan Palomeque firma la certificación del milagro de la curación del tullido de pies y manos Juan Navarro, suceso que se observó en el Convento de Nuestra Señora del Carmen de la Observancia de Alcalá de Henares.

El 21 de junio de 1986 se inaugura el Club de Pensionistas del Distrito VIII.

El 21 de junio de 1986 se inauguran las Oficinas del CIDAJ.

20 de junio de… 1876

El 20 de junio de 1876, en el capítulo de «guerra fría» entre el Cabildo de la iglesia Magistral y el Vicario para Alcalá de la Archidiócesis de Toledo, éste comunica al Abad y al Cabildo la posible visita del Arzobispo de Toledo. Y éstos responden que no se consideran oficialmente avisados.

Desde el cierre de la Universidad de Alcalá y su traslado a Madrid, la relación entre el Cabildo de la iglesia Magistral y el Arzobispado de Toledo fue cada vez peor.

Y dentro del acontecer eclesiástico, tal día como hoy de 1876, el Vicario del Arzobispado de Toledo comunicó por escrito al Abad y al Cabildo de la iglesia Magistral la posible visita a Alcalá de Henares del arzobispo Juan de la Cruz Ignacio Moreno y Maisonave.

A su vez ofreció un donativo de 200 reales a las arcas de la Magistral como compensación a los gastos que la visita produjera. 100 de estos reales los daría el Vicario de su cuenta particular y los restantes se sacarían de los fondos de la Parroquia de San Pedro.

Así mismo el Vicario ponía a su disposición todo el clero complutense ya que comprendía que el Cabildo de la iglesia Magistral era «algún tanto reducido».

Pero ocho días después, el Cabildo respondió oficialmente al Vicario diciendo que cada vez que un Arzobispo iba a hacer su primera visita a la ciudad, había procurado avisar personalmente al Cabildo de su venida, y que hasta que esto no tuviera lugar, el Cabildo no se podía considerar oficialmente avisado.

Eso sí, dieron las gracias por el donativo, el cual, dijeron, sería aceptado y gastado en lo que el Prelado ordenase.

Con este hecho quedaba patente que, pese a todo, seguía latiendo el orgullo cisneriano en el secular Cabildo de la Santa y Muy Insigne Iglesia Magistral de los Santos Justo y Pastor.


Más efemérides del 20 de junio:

El 20 de junio de 1234 el Arzobispo de Toledo don Rodrigo Jiménez de Rada exime a Alcalá del tributo conocido como «El Marciadgo».

El 20 de junio de 1882 se publica el Real Decreto por la que se dice que Alcalá tribute con arreglo a la base IV en lugar de la base V por la que debe pagar más.

El 20 de junio de 1927 comienza una reunión internacional en Alcalá de Henares entorno a San Diego de Alcalá.

16 de junio de… 1421

El 16 de junio de 1421 el arzobispo de Toledo don Sancho de Rojas sentencia a la Comunidad de Villa y a su Tierra a pagar a algunos cargos públicos y a mantener las murallas de Alcalá.

Durante la Edad Media, en Alcalá y su Tierra vivían de forma más o menos armoniosa las tres religiones monoteístas: musulmanes, judíos y cristianos, aunque el gobierno de la villa lo llevase estos últimos.

Los cristianos querían que los gastos municipales y el mantenimiento de la muralla de la villa recayeran en los habitantes de la Comarca de Alcalá. Y, lógicamente, éstos estaban enojados con los cristianos complutenses.

Ante esta disputa se reclamó el arbitraje del arzobispo de Toledo don Sancho de Rojas y tal día como hoy de 1421 éste firmó una Sentencia bastante equitativa. Mandó que los cristianos de Alcalá pagaran de sus bienes de propios a los funcionarios y a los otros cargos públicos y, con el sobrante, reparar la muralla. Y si no se liquidaba toda cuenta, los musulmanes y judíos de Alcalá tendrían que pagar un quinto del resto de la cuenta y los habitantes de las aldeas de la Tierra de Alcalá los otros cuatro quintos.

La verdad es que nadie quedó satisfecho y apelaron al Papa. La resolución tardo unos años más, ratificando la sentencia del Arzobispo de Toledo.


Más efemérides del 16 de junio:

El 16 de junio de 1440 el arzobispo de Toledo don Juan de Cerezuela conforma el Concejo de Alcalá y las Ordenanzas dadas por sus antecesores.

El 16 de junio de 1693 se producen grandes inundaciones en Alcalá.

El 16 de junio de 1843 el Estado reclama al Ayuntamiento el pago de la contribución emanada del Título de Ciudad, aunque estaba exento.

14 de junio de… 853

El 14 de junio de 853 el complutense San Félix de Alcalá muere degollado y expuesto en un arado antes de ser quemado, en Córdoba.

En primer lugar decir que nuestro San Félix es conocido como San Félix de Alcalá, San Félix Complutense o incluso San Félix el africano, por el origen de sus padres.

Se desconoce la fecha en que abandonó Alcalá de Henares, pero sí se sabe que se encaminó hacia Asturias, y que allí «tomó el hábito de monje en la sagrada religión de San Benito».

También se sabe que sus superiores «le encargaron el gobierno y el reparo de algunos conventos de Galicia […] reparó y reedificó muchos conventos que los moros habían en sus invasiones destruido y edificó otros de nuevo en las Asturias y Galicia, poblándolos de santos monjes».

Estuvo en tierras gallegas entre el 835 y el 842, fecha en que marchó a Aragón y luego a Córdoba antes del 852. Allí vivió en el Monasterio Benedictino de los Santos Niños Justo y Pastor, extramuros de la ciudad.

Y bajo la persecución del Emir Muhammad I, tal día como hoy del año 853, Félix el complutense fue degollado y su cuerpo fue expuesto clavado en un arado.

Por temor a que los cristianos pudieran apoderarse del cuerpo del mártir, se mandó que fuera arrojado a las llamas. Pero, ante el asombro de todos, el fuego no lo destruyó. Luego se ordenó que se arrojase a las aguas del río Guadalquivir, pero una fuerza extraña hizo que en lugar de sumergirse quedase flotando, lo que permitió a los cristianos poner a salvo el cuerpo del mártir.

Algunas reliquias de San Félix de Alcalá se pueden contemplar y venerar en la cripta de los Santos Niños Justo y Pastor de la Catedral Magistral de Alcalá.


Más efemérides del 14 de junio:

El 14 de junio de 1768 se confecciona oficialmente el primer plano del antiguo Campus universitario de Alcalá.

El 14 de junio de 1888 salen a subasta las obras de remodelación de la Plaza del Mercado.

13 de junio de… 1604

El 13 de junio de 1604 se coloca la Primera Piedra del nuevo Colegio de Dominicos de Santo Tomás de Aquino en la calle de los Colegios de Alcalá de Henares.

El Colegio Menor de Dominicos de Santo Tomás de los Ángeles y de Aquino, que había sido fundado en 1529, estaba originalmente en la calle de las Becerras, la actual calle del Empecinado, en el edificio que actualmente alberga el Monasterio de Dominicas de Santa Catalina de Siena.

Pero este lugar estaba muy alejado del mundo estudiantil y, por lo cual, la Orden de Dominicos estudió la posibilidad de trasladarse a un edificio más amplio y, sobre todo, más cercano al Campus Universitario, donde los estudiantes pudieran asistir con más asiduidad a sus clases.

Para ello en 1592 adquirieron algunas casas junto al Colegio Menor de Religiosos Calzados de San Agustín y al Colegio Menor de Santiago de los Caballeros Manriques.

El solar comprendía toda la manzana 16 del Campus Universitario diseñado por el cardenal Cisneros. Pero para construir el nuevo edificio tenían que ampliar el solar algunos pies por el sur y el oeste, por lo tanto, un año después de la compra, en 1593, los frailes expusieron al Ayuntamiento que «teniendo necesidad de labrar su nuevo colegio, hicieran merced de un pedazo de la calle que va a la puerta nueva, al lado de San Agustín y otra callejuela que divide aquellos suelos, que los ha menester todos el colegio, y ansí no servirá de nada, atento que la calle que va a la puerta nueva queda muy ancha y bastante para carros y para todo servicio de la villa, y la otra por haberse de embeber en la casa».

El Concejo, después de estudiar el tema, les concedió lo que pedían ya que el callejón que querían incorporar en su propiedad no era de mucha utilidad y con los pies que tomaban de la calle que conducía a la Puerta Nueva, actualmente calle de Santo Tomás, se regularizaba su primitivo trazado.

Tuvieron que pasar diez años hasta que en diciembre de 1603 el provincial fray Pedro de Contreras, después de reunirse en consejo con los Padres Maestros, determinó trasladar el Colegio a los terrenos adquiridos tiempo atrás.

Por tanto, tal día como hoy de 1604, se colocó la Primera Piedra del nuevo Colegio Menor de Dominicos.

La ceremonia la ofició el abad de la iglesia Magistral don Juan Bautista Neroni, asistiendo al acto la Universidad y todas las otras instituciones religiosas.

Tras la Desamortización, el edificio fue cárcel y taller penitenciario de hombres. Actualmente es parte del Parador Nacional de Turismo.