6 de septiembre de… 1947

El 6 de septiembre de 1947 los polvorines militares Gurugú A y Gurugú B de la carretera del monte Zulema de Alcalá de Henares, explosionaron al anochecer, falleciendo algunos soldados y obreros de una fábrica cercana.

Es uno de los hechos más tristes de la historia moderna de nuestra ciudad.

Fue a las diez menos cuarto de la noche. Hubo un temblor de origen desconocido, parecido a un terremoto, de una duración de siete u ocho segundos, seguido de dos explosiones casi instantáneas.

Toda la ciudad de Alcalá recibió una lluvia de cristales y cascotes de tierra, quedándose toda ella a oscuras y envuelta en una nube de polvo y humo que hacía irrespirable el ambiente.

El pánico se adueñó de la población, salieron a la calle para correr sin rumbo fijo.
El temblor de las explosiones se llegó a sentir a más de cincuenta kilómetros a la redonda.

La ciudad de Alcalá de Henares se salvó de una destrucción mayor por la situación del río Henares, ya que éste absorbió buena parte de la onda expansiva.

El Ayuntamiento junto a las autoridades militares y grupos de voluntarios organizaron una operación de salvamento de los heridos, que fueron asistidos en el Teatro Salón Cervantes, habilitado como hospital de primeros auxilios.

Desapareció por completo la colina donde se hallaban instalados los polvorines y parte del viejo puente medieval mandado construir por el arzobispo Tenorio, con su reciente pasarela peatonal. También quedaron destruidas la fábrica de ladrillos «Río Cerámica», que había enfrente, y la popular «Venta de Camacho».

Desgraciadamente, como consecuencia de las explosiones, murieron 26 personas, entre militares y trabajadores de la fábrica de ladrillos, y hubo un centenar de heridos.

Nunca se supieron las causas de las explosiones, pero se cree que fue un cúmulo de factores: las deficientes instalaciones de los polvorines, el mal estado de la pólvora almacenada, y el calor asfixiante de esa jornada de verano.


Más efemérides del 6 de septiembre:

El 6 de septiembre de 1702 don Antonio Alcocer, Racionero de la iglesia Magistral, toma posesión como Capellán del Hospital de Nuestra Señora de la Misericordia o de Antezana.

Anuncios

11 de agosto de… 1939

El 11 de agosto de 1939 un incendio de origen incierto y que fue mal controlado, destruye el edificio del Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares, junto con la documentación del Archivo General Central.

En febrero de 1129 el rey Alfonso VII y la reina doña Berenguela donaron al Arzobispado de Toledo las tierras complutenses, convirtiéndose el arzobispo don Raimundo de Sauvetat en el primer Señor de Alcalá.

Y en 1202 al arzobispo don Rodrigo Jiménez de Rada colocó la primera piedra de lo que en un principio serían las casas del Arzobispo, y que más tarde llegó a ser el Palacio Arzobispal.

Durante más de seiscientos años fue residencia de los Arzobispos de Toledo y Vicarios hasta el año 1835 que se abolió los señoríos y por tanto el Arzobispado perdió las tierras de Alcalá.

Este Palacio contaba con cuatro espacios bien definidos, correspondientes a cuatro patios, junto con un jardín y una huerta.

El primer patio, el patio de Fonseca, también llamado de las columnas, era el núcleo originario de la primitiva casa arzobispal, que era un fuerte medieval. Tenía aspecto de un claustro de convento de dos plantas, con setenta y ocho columnas. Como curiosidad, los capiteles de las columnas de la planta primera eran todos diferentes, con tallas de cabezas de ángeles. En ese patio estaba la famosa escalera de tres tramos que era similar a la del Hospital de Santa Cruz de Toledo, ya que el autor de las dos escaleras junto con ese patio fue el arquitecto y escultor Alonso de Covarrubias.

El segundo patio era el de Armas. Era el más grande y estaba en la entrada al Palacio. Tenía tres alas construidas. En el ala Este estaba, y está a día de hoy, el Salón de Concilios y el torreón del Ochavo, donde se celebraron grandes recepciones y sínodos toledanos. El ala Norte era la más larga de todas. También fue obra de Alonso de Covarrubias. En la fachada, sobre la ventana central, todavía podemos apreciar un ostentoso escudo del cardenal-infante Luis de Borbón y Farnesio, que reemplazó, entre los años 1735 y 1754, al blasón imperial de Carlos V. El ala Oeste tenía la entrada al patio de Fonseca.

El tercer patio era el claustro del Aleluya que estaba en el lado Norte del Patio de Armas. Antiguamente constaba de una bella crujía de doce columnas unidas por arcos platerescos, que se repetían en la planta superior unidas por una balaustrada gótica, del mismo estilo del patio de Fonseca, pero a finales del siglo XIX, hacia el año 1875, fue demolida y se convirtió en un simple patio que daba a la huerta y uno de los lados era la tapia del Monasterio de San Bernardo.

El último patio era el de la Fuente. Era el más desconocido de los cuatro porque se decía que no está terminado. Constaba de ochenta y dos columnas en tres crujías. La cuarta eran pilastras y arcos a modo de nichos, toda de ladrillo y piedra sin labrar. Se llama «de la Fuente» por una pila que había en el centro del patio.

Y según miramos a la fachada del patio de Armas, al oeste, a la izquierda, se encontraba el jardín del Vicario y las galerías del Ave María, de estilo herreriano, con dos miradores de planta cuadrada con unas torretas apizarradas, semejantes a las torres de las iglesias y conventos de la ciudad.

Como en 1835 el Arzobispo de Toledo dejó de ser Señor de Alcalá, pero el Palacio seguía siendo propiedad del Arzobispado, en marzo de 1859 se firmó un Acuerdo entre el Arzobispado de Toledo y el Gobierno para instalar en el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares el Archivo General Central, para conservar gran parte de la documentación generada por la Administración española en la Edad Moderna.

En la Guerra Civil seguía siendo Archivo General, pero una mente “lumbrera”, y perdón por la expresión y por el comentario personal, decidió que en los bajos del Palacio, y por tanto del Archivo, se creara un cuartel militar, la Agrupación de Antitanques, junto a un taller de reparación de motores y un almacén de municiones.

Y tal día como hoy de 1939 un incendio de origen incierto y que fue mal controlado, destruyó el edificio del Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares, junto con la documentación del Archivo General Central.

El fuego empezó sobre las siete de la tarde, en el callejón del basurero, que estaba al lado de la huerta, detrás del patio de la Fuente, entre el patio y las naves nuevas que habían construido para ampliar el Archivo. En esa zona se almacenaba cajones de embalaje con grasa, cartones, papeles y basura, llegando la basura a ocho metros de altura.

Los soldados y los hortelanos intentaron ayudar en lo que podían a los bomberos complutenses hasta que llegaron, sobre las ocho y media, una dotación de bombero de Madrid para ayudar en las tareas de extinción. Se intentó hacer un cortafuego en el edificio para ver si cesaba pero no lo lograron por la rapidez de las llamas.

Se produjeron varias explosiones producidas por la munición militar y por las sustancias explosivas que estaban almacenadas en el edificio.

En pocas horas el ochenta por ciento del edificio se redujo a escombros y cenizas, llegando las llamas a la torre del Ochavo y afectando a la torre del Monasterio vecino de las Bernardas. El incendio, aunque estaba casi sofocando, alcanzó la linterna de la iglesia y a su cúpula, desplomándose con un ruido ensordecedor.

Cuatro horas, sólo cuatro horas bastaron para que el edificio del siglo XIII que fue Palacio de los Arzobispos de Toledo y Archivo General Central del Reino junto con todo lo que en él se albergaba se convirtieran en un amasijo de piedras, polvo y cenizas.

Y la pregunta que todo el mundo se hace es cómo se inició el incendio. Una investigación posterior certificó que el causante del incendio fue un niño de 9 años que estaba jugando con unas cerillas junto al basurero… pero nunca lo sabremos con certeza.

Lo único que nos consuela es saber que se está estudiando la posible recuperación del esplendor del Palacio Arzobispal.


Más efemérides del 11 de agosto:

El 11 de agosto de 1968 don Matías de Oñate y López, Marqués de Ugena, de ochenta y tres años de edad, que no realizó en su momento el servicio militar porque el sorteo le apartó como excedente de cupo, jura bandera como un recluta más.

28 de junio de… 1964

El 28 de junio de 1964 fallece don José María Vicario, defensor del espíritu complutense durante muchos años junto al padre Lecanda y célebre por su amistad con Azaña.

Hay personajes históricos que pueden quedar en el anonimato si no se toman medidas y se les reconoce su labor. Este es el caso del personaje de la efeméride de hoy.

José María Vicario Sanz nacido en Durón, de la provincia de Guadalajara, en 1876.

Llegó a Alcalá de Henares con 13 años, en 1889, y al igual que a su amigo el padre Lecanda, Alcalá se le metió en el corazón. La vida de don José María, a partir de ese momento transcurrió entera en nuestra ciudad.

Participó activamente en la vida de Alcalá, escribiendo en periódicos, como corresponsal local de «El Imparcial» con el seudónimo de «Zulema» y revistas, como «El Eco Complutense» o «Brisas del Henares» con el seudónimo de «El Vicario de Durón».

Organizó exposiciones, como la primera exposición pública de objetos artísticos propiedad de los monasterios de clausura de Alcalá de Henares, en 1928.

José María Vicario hizo todo tipo de actividades en pro de Alcalá. Es más, en su testamento donó a la ciudad su valiosa biblioteca, que hoy se conserva en el Archivo Municipal.

Pero José María Vicario ha pasado a la historia nacional por su amistad con Manuel Azaña que data de los tiempos de estudiante de ambos. A día de hoy las cartas que éste le fue enviando forman parte de las Obras Completas del estadista.

Cuando don José María ya era muy mayor, le preguntaron el por qué guardo todas esas cartas, y él respondió: «Porque desde que éramos niños en el colegio, yo siempre supe que Manuel llegaría a ser alguien importante».

En 1931 Manuel Azaña escribió una novela inacabada titulada «Fresdeval». Estudiosos de dicha novela dicen que el personaje de Bruno Budia se identifica con José María Vicario y el de Jesualdo con el propio Azaña.

Y tal día como hoy de 1964 falleció don José María Vicario, defensor del espíritu complutense durante toda su vida.

Todavía mucha gente de Alcalá recuerda la silueta característica de don José María: capa, camisa blanca sin corbata, y la botonadura de oro cerrada hasta el cuello.

(Fotografía de Antonio Cerezo – 1960).


Más efemérides del 28 de junio:

El 28 de junio de 1870 se presenta el segundo proyecto para la construcción de la Casa Consistorial de Alcalá de Henares.

27 de junio de… 1948

El 27 de junio de 1948 la Diputación Provincial de Madrid entrega el Blasón de Oro al obispo de Madrid-Alcalá don Leopoldo Eijo y Garay en el Salón Noble del Ayuntamiento de Alcalá de Henares.

En enero de 1948 el Pleno de la Diputación de Madrid decidió crear la condecoración del Blasón de Oro de la Provincia.

Esta distinción servía para «premiar y gratificar por parte de la Corporación a aquellas personas o entidades que, por su prestación o por su ayuda relevante a la provincia de Madrid, se hayan hecho acreedoras de ésta».

Varios días después se acordó conceder el Blasón de Oro al Patriarca de las Indias y Obispo de Madrid-Alcalá, don Leopoldo Eijo y Garay.

Este otorgamiento, segundo, ya que el primero se le ofreció al Jefe del Estado, quería solemnizar la celebración de las Bodas de Plata con la Diócesis del señor Obispo.

El acuerdo, plasmado en el acta de la sesión correspondiente, decía así:

«Mostrar su más entusiasta adhesión y cooperación a cuantos actos hayan de celebrarse para solemnizar las Bodas de Plata con la diócesis de Madrid, del Patriarca de las Indias occidentales y Obispo de Madrid-Alcalá, Doctor don Leopoldo Eijo y Garay, y otorgar a tan ilustre Prelado, en justo premio a su admirable labor, tanto espiritual como material, a favor de sus feligreses, la insignia que, a propuesta de la Comisión de Cultura, ha de crearse para simbolizar la gratitud de la Diputación Provincial de Madrid hacia aquellas personas o entidades que presten o hayan prestado relevantes colaboraciones o servicios en pro de los intereses de la provincia».

Por eso, tal día como hoy de 1948, la Diputación Provincial de Madrid entregó el Blasón de Oro al obispo de Madrid-Alcalá don Leopoldo Eijo y Garay en Alcalá de Henares.

El acto comenzó con una Santa Misa en la Parroquia de Santa María la Mayor, que en esa época actuaba como Magistral interina. Luego la comitiva se trasladó al Salón de Plenos del Ayuntamiento, donde se le impuso la condecoración. El acto terminó con una comida en el Palacio Arzobispal.

Para el acto se engalanó la ciudad y contó con una amplia representación de autoridades.


Más efemérides del 27 de junio:

El 27 de junio de 1605 el complutense Miguel de Cervantes es encarcelado en Valladolid.

El 27 de junio de 1747 el Ayuntamiento permuta con los jesuitas el terreno para ensanchar un camino por otro donde éstos construyeron su botica.

9 de junio de… 1957

El 9 de junio de 1957 es inaugurado el monumento a San Ignacio de Loyola en la plaza de los Doctrinos.

Costeado por dos jóvenes participantes en los ejercicios espirituales organizados por la Compañía de Jesús en ese año, tal día como hoy del 1957 fue inaugurado con gran solemnidad el monumento a San Ignacio de Loyola en la plaza de los Doctrinos, cerca del antiguo Corral de Mataperros, actual patio de la Ermita del Cristo de los Doctrinos, el que fuera el primer asentamiento del colegio de Jesuitas fundado en 1545, el cual, tras un fugaz paso por éste y por otros lugares complutenses, acabaría en la calle de Libreros.

Este monumento reemplazó a una cruz que ocupaba anteriormente ese lugar.

El monumento lo bendijo el obispo auxiliar de Madrid-Alcalá José María García Lahiguera. Y en la madrugada del día siguiente, 10 de junio, ofició la Santa Misa el Obispo de Wuhu (China), el guipuzcoano Zenón Aramburu, jesuita que había sido expulsado de China por los revolucionarios.

La escultura de piedra fue obra de José Luis Vicent Llorente y representa a San Ignacio de Loyola con una Custodia con el monograma «IHS» en la mano derecha y un libro en la mano izquierda. Está colocada sobre un alto pedestal.

Al pie de la estatua hay una inscripción que pone: «A San Ignacio. Dos ejercitantes de Madrid. Alcalá, 1957».

Curiosamente esta estatua es idéntica, hasta en el propio pedestal, que también es fuente, a la que está instalada en el patio de la casa matriz de los Jesuitas en calle Serrano de Madrid. Este edificio fue construido entre 1946 y 1950 y decorado con esculturas del propio José Luis Vicent.


Más efemérides del 9 de junio:

El 9 de junio de 1529 Juan Campero, maestro de obras, trabaja en la construcción del Monasterio de la Madre de Dios de Torrelaguna, por cuenta del Colegio Mayor de San Ildefonso.

El 9 de junio de 1658 nace en Alcalá de Henares Diego de Torres de la Caballería, Comisionado que consiguió el Titulo de Ciudad para la antes villa de Alcalá de Henares.

El 9 de junio de 1943 fallece el gran investigador histórico y escritor cervantista don Francisco Astrana Marín.

29 de mayo de… 1947 Corroborando datos

El 29 de mayo de 1947… Corroborando datos.

Ante la polémica en el día de ayer sobre el nacimiento del presentador, actor de doblaje y locutor Constantino Romero, voy a demostrar lo dicho.

Para eso he de decir que ante mi solicitud de ver la partida de nacimiento del presentador, un lector de mis Efemérides Complutenses, Juan José Costa, se puso en contacto conmigo para decirme que él tenía una copia del acta. Al darme lo que tenía, que era una fotocopia en DIN A4 de un artículo del semanario Puerta de Madrid, que aunque parezca que era poco para mí es mucho, me dirigí, por consejo de Juan José, a la Hemeroteca de la Biblioteca Municipal Cardenal Cisneros, y allí me hicieron una fotocopia del Acta de nacimiento de Constantino Romero que estaba publicada en la página 30 del semanario Puerta de Madrid de fecha 8 de junio de 2013.

En el artículo del semanario decía que el investigador histórico complutense José Carlos Canalda Cámara participó en el concurso «El tiempo es oro» que presentaba Constantino Romero y, conversando con el presentador, le confesó que él también había nacido en Alcalá de Henares, en la calle Nebrija. Con ese dato, según cuenta el artículo, un reportero de Puerta de Madrid se dirigió al Registro Civil de Alcalá y solicitó un dato que es público y que se puede facilitar sin ningún problema, ya que no está protegido por la Ley de Protección de Datos. Lo que pidió era un asiento del registro, concretamente la comprobación de si existía asiento de acta de nacimiento de fecha 29 de mayo de 1947 a nombre de Constantino Romero García.

Al ser una respuesta afirmativa, ante su solicitud, se le proporcionó una fotocopia del Acta de Nacimiento de Constantino Romero.

Dice así:

«ACTA DE NACIMIENTO

REGISTRO CIVIL DE Alcalá de Henares.

En la ciudad de Alcalá de Henares, provincia de Madrid, a las trece horas del día treinta de mayo de mil novecientos cuarenta y siete ante D. Paulino Muñoz Hernández, Juez comarcal sustituto y D. Eugenio de la Torre Sánchez, Secretario, se procede a inscribir el nacimiento de un varón ocurrido en esta ciudad a las dos horas de la mañana del día veintinueve del mes actual en la calle de Nebrija, núm. 5, es hijo legítimo de Ángel Romero Martínez de 31 años de estado casado, de profesión funcionario de Prisiones, natural de La Roda “Albacete”, y de su esposa Antonia García Martínez de 32 años de edad, de profesión sus labores, natural de Chinchilla “Albacete” vecinos de esta ciudad, nieto por línea paterna de Constantino Romero León y de Pilar Martínez González, naturales de La Roda “Albacete” y de Sisante “Cuenca” y por línea materna de Antonio García López y de Amelia Martínez Alcazar, naturales de Chinchilla y Tinajeros “Albacete” y se le ponen los nombres de Constantino.

Esta inscripción se practica en el local de este Juzgado Comarcal en virtud de manifestación firmada por el padre del inscrito y la presencian, como testigos, D. Luis Guajardo Fajardo, mayor de edad, casado, domiciliado en esta ciudad en Plaza de Cervantes, y D. Francisco García (*), mayor de edad, soltero.

Leída esta acta, se sella con el de este Juzgado, y la firma el Sr. Juez con los testigos y manifestante, de que certifico».

Por tanto, aunque él siempre se consideró albaceteño de adopción, hay que decir y confirmar con rotundidad que el presentador de televisión, actor de doblaje y locutor Constantino Romero nació en Alcalá de Henares el 29 de mayo de 1947.

Para terminar me gustaría agradecer a Juan José Costa por ser el primer eslabón de la cadena de esta efeméride; a Victoria Galvache Rico por ayudarme también en la búsqueda del acta de nacimiento; a José Carlos Canalda Cámara por ser el que abrió la «caja de Pandora» del tema; al semanario Puerta de Madrid por publicar tan importante artículo; a los trabajadores de la Hemeroteca y Fotocopistería de la Biblioteca Municipal Cardenal Cisneros que, simplemente cumpliendo con su trabajo, me recibieron con una sonrisa; y, cómo no, a todos vosotros por seguirme y leerme con tanto interés.

Gracias.

(*) No se entiende el segundo apellido del testigo don Francisco García.

29 de mayo de… 1947

El 29 de mayo de 1947, nace en la calle Nebrija de Alcalá de Henares el presentador de televisión, actor de doblaje y locutor Constantino Romero.

Soy consciente que con esta efeméride se va a crear una polémica, pero la historia es como es y no se puede cambiar.

Todas las biografías del presentador Constantino Romero García sitúan su lugar de nacimiento en Albacete. Él siempre decía que era albaceteño, pero también él mismo, en una entrevista contó que él había nacido en la calle Nebrija nº 5 de Alcalá de Henares, ya que su padre era funcionario de prisiones y estaba destinado esta ciudad, pero al año de nacer la familia Romero García se trasladó al pueblo de Chinchilla de Monte-Aragón, a 15 kilómetros de Albacete capital, pues de allí era su familia materna. Por eso se consideraba albaceteño de adopción más que complutense, aunque lo fuese de nacimiento, porque allí, en la provincia de Albacete, fue donde se crió y donde inició su formación básica. Fue fiel al dicho «uno no es de donde nace, sino de donde pace». Más tarde, con nueve años marcho a Barcelona, pero esa es otra historia.

Por tanto hay que decir y confirmar con rotundidad que tal día como hoy de 1947 nació en Alcalá de Henares el presentador de televisión, actor de doblaje y locutor Constantino Romero.

Cuando falleció, a mediados del mes de mayo de 2013, a raíz de esta polémica, apareció por internet una fotografía con la partida de nacimiento de Constantino Romero, donde ponía claramente que había nacido en Alcalá de Henares. Pero cometí el error de no guardar la imagen en mi ordenador para poder confirmarlo posteriormente, cosa de la que me arrepiento, pues ya no la he vuelto a encontrar.

Por eso desde aquí hago un llamamiento a las todas personas de bien: si alguien tiene la imagen de la partida de nacimiento de Constantino Romero García, solicito que me la hagan llegar para completar esta efeméride. Estaría eternamente agradecido.


Más efemérides del 29 de mayo:

El 29 de mayo de 1592 Francisco Valles, profesor de Medicina en la Universidad de Alcalá de Henares y médico de Felipe II, llamado por el rey “el Divino”, otorga testamento.

El 29 de mayo de 1620 se producen lluvias torrenciales con graves inundaciones.

El 29 de mayo de 1694 el Real Cosejo de Castilla otorga permiso a don Antonio Díaz para enseñar públicamente el latín.

El 29 de mayo de 1726 debido a la pertinaz sequía se hacen rogativas a la Virgen del Val, pidiendo la lluvia.

El 29 de mayo de 1830 se reúne Capítulo General de Franciscanos en el Convento de Santa María de Jesús, también conocido por Convento de San Diego de Alcalá.

25 de mayo de… 1999

El 25 de mayo de 1999 se inaugura el Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid en Alcalá de Henares.

En el año 1985 se traspasaron las competencias estatales en materia de arqueología a las Comunidades Autónomas. Por ello, el Gobierno de la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Alcalá acordaron convertir el antiguo Colegio-Convento de Dominicos de la Madre de Dios de Alcalá de Henares en la sede del nuevo Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid.

Dos años después, en 1987 se iniciaron las obras, pero oficialmente el Museo no se constituyó hasta diez años más tarde, en 1997, mediante el Decreto 163/1997 de 27 de noviembre del Consejo de Gobierno de la Comunidad.

Y tal día como hoy de 1999 fue inaugurado oficialmente el Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid, inicialmente solo con exposiciones temporales.

La Exposición Permanente se retrasó un poco y fue inaugurada en junio de 2003. Y cuatro años después, en mayo de 2007, se realizó la apertura oficial del «Patio de cristales», que no era otro que el claustro convertido en un gran auditorio y sala multifuncional.

Este museo está concebido para explicar la historia de la Comunidad de Madrid a través de la evolución del hábitat, el asentamiento y la vivienda a lo largo del tiempo.

La exposición se articula en varias unidades temáticas. Comienza con una introducción y luego nos lleva a un paseo por el Madrid anterior a la aparición del hombre. Después nos presenta a los primeros madrileños que habitaron la región, a sus características y su modo de vida, que pasaron de ser cazadores recolectores a productores sedentarios. Más tarde nos muestra los cambios que sufren los madrileños indígenas tras su romanización, con el florecimiento de las villas y ciudades.

Ya en el piso superior, nos introduce en el Madrid medieval, mostrándonos la caída de Roma y la adopción de un orden feudal. También nos muestra la sociedad moderna, con el traslado de la Corte a Madrid en el siglo XVI, suponiendo cambios en la organización y fisonomía de los municipios.

Así mismo nos deja soñar, convirtiéndonos en arqueólogos, para averiguar qué ocurrió en el pasado gracias a juegos interactivos.

La visita concluye en el «Patio de cristal», mostrándonos las antigüedades romanas.


Más efemérides del 25 de mayo:

El 25 de mayo de 1600 el papa Clemente VIII otorga una Bula concediendo privilegios al Abad de San Justo de Alcalá de Henares.

El 25 de mayo de 1922 se publica el programa de actos de Alcalá de Henares del III Centenario de la canonización de San Ignacio de Loyola.

El 25 de mayo de 1949 llegan a Alcalá de Henares los restos mortales del Padre Lecanda.

El 25 de mayo de 1969 Salvador de Madariaga publica en ABC su célebre carta de defensa de Alcalá como sede universitaria.

El 25 de mayo de 1984 se crea la Empresa Municipal de la Vivienda.

1 de mayo de… 1929

El 1 de mayo de 1929 se funda la Real Sociedad Deportiva Alcalá, promovida por el escolapio don Eusebio Gómez de Miguel, el «Padre Eusebio».

Es indiscutible decir que el deporte más popular en España es el Fútbol. Y toda ciudad y todo pueblo que se precie tiene un equipo de este deporte. Lógicamente Alcalá de Henares no puede ser menos y desde 1929 tiene un equipo federado, la «Real Sociedad Deportiva Alcalá».

Pero, ¿cómo fueron los orígenes de esta Sociedad?

A principios del siglo XX el semanario «El Eco Complutense» publicó el reglamento del fútbol. Este hecho influyo para que la ciudad de Alcalá de Henares fundara en 1908 el equipo «Alcalá Foot-ball Club».

Lógicamente era un equipo modesto hasta la llegada de los internados alemanes de la I Guerra Mundial, que hicieron progresar rápidamente a los futbolistas alcalaínos. Entrenaban en un solar de las Eras de San Isidro, frente a la antigua Plaza de toros.

Poco tiempo duró el equipo «Alcalá Foot-ball Club». Pero los complutenses no dejaron de lado el empeño de seguir con este sano deporte. Por eso en 1920 fundaron la «Unión Deportiva Alcalaína». Y dos años después, en 1922, la «Gimnástica Alcalaína».

Y en 1924 el escolapio Eusebio Gómez de Miguel, conocido como el Padre Eusebio, que era profesor de matemáticas del colegio instalado en los edificios de la antigua Universidad, fundó el «Alcalá Fútbol Club». Este equipo comenzó a jugar en la Era del Pozo Artesiano, lo que hoy se conoce como el Barrio de Antezana.

Poco tiempo después el Padre Eusebio compró a la familia Casado un solar conocido como «El Humilladero». Fueron los propios alumnos del colegio de los Escolapios los que acondicionaron el campo de juego, quitando las piedras y vallándolo.

Casi al mismo tiempo, Ángel Gómez Alcalá, que era un gran portero y mejor persona, fundó la «Deportiva Obrera Alcalaína». El «Alcalá Fútbol Club» del Padre Eusebio dejaba las «instalaciones» del equipo para que entrenara y jugara la Deportiva.

Con el tiempo los dos equipos se fusionaron y tal día como hoy de 1929 se fundó la «Sociedad Deportiva Alcalá».

En diciembre de ese mismo año, 1929, por medio de un escrito dirigido al Presidente de la Mayordomía Mayor de su Majestad el Rey, don Fernando Presas, le fue concedido a la Sociedad Deportiva Alcalá el título de «Real».

Así fue el comienzo de lo que hoy es la «Real Sociedad Deportiva Alcalá».


Más efemérides del 1 de mayo:

El 1 de mayo de 1517 la Cofradía del Santo Sepulcro, que tenía una ermita en el cerro de la Vera Cruz, actualmente llamado cerro del Ecce Homo, construye y coloca una barca junto a la ermita de la Virgen del Val de Alcalá de Henares.

El 1 de mayo de 1517 la iglesia Magistral de Alcalá de Henares cede a la Cofradía del Ecce-Homo la ermita de la Vera Cruz con el censo perpetuo de pagar dos gallinas al año.

El 1 de mayo de 1597 en la iglesia de los jesuitas de Alcalá de Henares un forastero pide sacramento de confesión. Le asiste el padre don Juan Juárez, ante el cual el desconocido reconoce haber asaltado una iglesia y robado sus vasos sagrados con Sagradas Formas. Arrepentido de sus actos le entrega las Formas Consagradas que luego serán incorruptas.

El 1 de mayo de 1858 se inaugura el segundo asilo de San Bernardino en el edificio del Colegio de San Ciriaco y Santa Paula de Alcalá de Henares, más conocido por Colegio de Málaga.

El 1 de mayo de 1926 se inaugura una gran exposición de arte religioso en el Salón de San Diego del Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares, organizada por José María Vicario y el padre Lecanda.

El 1 de mayo de 2016 el periódico «Diario de Alcalá» cierra su actividad editorial tras casi 25 años de historia.

29 de abril de… 1977

El 29 de abril de 1977 fallece en Alcalá de Henares don Tomás Casado Herrero, pintor, profesor de dibujo y escultor, autor del Santísimo Cristo de la Agonía de la Catedral Magistral de Alcalá de Henares.

Muchos artistas han pasado por Alcalá de Henares y han dejado su obra en la ciudad. Y algunos, por no decir muchos, han pasado, desgraciadamente, de forma casi anónima, si no se soluciona a tiempo.

Este puede ser el caso de Tomás Casado Herrero, pintor, profesor de dibujo y escultor del siglo XX, llamado por la gente que le conoció «don Tomás».

Tomás Casado Herrero nació en Monleras (Salamanca) el 28 de abril de 1899. Hijo de labradores, mostró desde niño gran afición a la pintura, no cejando en su empeño hasta conseguir, en 1919, trasladarse a Madrid para estudiar en la Escuela de Artes y Oficios.

Alcanzando el primer premio de la misma, en 1925 ingresó por oposición en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, despertando interés entre los críticos.

Acabados los estudios, aprobó una oposición de la Diputación Provincial de Madrid y empezó a trabajar como profesor de dibujo en el Colegio Salesiano de San Fernando. En este colegio, en el taller de madera, empezó su labor como escultor.

Terminada la Guerra Civil pintó para la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de su pueblo natal, Monleras, una «Inmaculada Concepción» y un «San Juan Bautista».

En 1949 se trasladó a vivir, junto a su familia, a Alcalá de Henares, donde compaginaba las clases en el Colegio de San Fernando con otras en los colegios de Santo Tomás de Aquino y Sagrado Corazón de Jesús de Alcalá de Henares.

Como persona muy religiosa plasmó su espiritualidad en muchos de sus cuadros, sobre todo en temas marianos. Sus referentes artísticos fueron Andrea Mantegna, Sandro Botticelli y Leonardo da Vinci.

Aparte de sus cuadros religiosos también realizó una colección de pinturas sobre «El Quijote».

Tras el fallecimiento de una de sus hijas, Pilar, que contaba con cinco años, plasmó su pena en una colección de cuadros sobre la «Muerte y el Paso del tiempo».

Su amor por Jesús, Hijo de Dios, hizo que en 1953 empezase a tallar en madera una colección de Cristos, realizando su primera exposición en 1957 en la Casa de la Mancha, en Madrid.

Su forma de ser, cariñoso y entregado a los demás, hizo que regalase muchos de sus Cristos a amigos, conocidos y familiares, llegando sus tallas incluso a América del Sur.

En 1963 talló el devoto Santísimo Cristo de la Agonía que actualmente se puede contemplar en la Catedral Magistral de Alcalá de Henares.

Como restaurador, reparó, entre otros, el Cristo de la Agonía que se encuentra en el Monasterio de Santa Clara de Alcalá.

Siguió tallando imágenes de Jesús en la cruz hasta el día de su fallecimiento.

Y tal día como de 1977 falleció en Alcalá de Henares don Tomás Casado Herrero, pintor, profesor de dibujo y escultor, autor del Santísimo Cristo de la Agonía de la Catedral Magistral.

En su lápida, como no, está tallado un Cristo que él diseño.


Más efemérides del 29 de abril:

El 29 de abril de 1624 el rey Felipe IV visita Alcalá de Henares.

El 29 de abril de 1874 don Manuel Mateo dona una auténtica espada del siglo XVI para que fuese utilizada en los actos en honor de Miguel de Cervantes.