6 de noviembre de… 1615

El 6 de noviembre de 1615 se publica la segunda parte de «El Ingenioso Cavallero Don Quixote de la Mancha».

 

En un principio nuestro paisano Miguel de Cervantes solo tenía intención de escribir una única historia de don Alonso Quijana. Pero en 1614 se publicó otro libro titulado «El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha» de un enigmático Alonso Fernández de Avellaneda y tal enfado cogió Cervantes que escribió esta segunda parte y, para que no se hicieran más libros sobre su personaje, al final de este último libro, hizo que falleciera el protagonista. Lo siento, he revelado el final de la historia.

Pero para que el libro fuese publicado tuvo que pasar por varios procesos.

En febrero de 1615 el licenciado Márquez Torres aprueba y declara que «no hallo en él cosa indigna de un cristiano delo ni que disuene de la decencia debida a buen ejemplo, ni virtudes morales, antes mucha erudición y aprovechamiento».

A principios de marzo de 1615 el maestro Joseph de Valdivieso también aprueba y certifica que «no contiene cosa contra nuestra santa fe católica, ni buenas costumbres, antes muchas de honesta recreación y apacible divertimiento».

A finales de marzo de 1615 Pedro de Contreras, por mandato del Rey, dio autorización para durante diez años se pudiera «imprimir y vender el dicho libro que de suso se hace mención».

En octubre de 1615, el licenciado Francisco Murcia de la Llana, que por cierto había sido estudiante del Colegio Menor de la Madre de Dios de Alcalá de Henares, firmó el Fe de erratas, «y no hay en él cosa digna de notar que no corresponda a su original».

Y el mismo día de la Fe de erratas, Hernando de Vallejo, Escribano de Cámara del Rey, dio fe de las tasas que costó la impresión, «a cuatro maravedís cada pliego en papel, en cual tiene setenta y tres pliegos, que al dicho respeto suma y monta docientos y noventa y dos maravedís», y curiosamente mandó que esa tasa se pusiera al principio del libro para que no se vendiese mucho más caro.

Y a primeros de noviembre de 1615 tuvo la última aprobación, en este caso del doctor Gutierre de Cetina, por mandato de los señores del Consejo, diciendo que «no contiene cosa contra la fe ni buenas costumbres, antes es libro de mucho entretenimientos lícito, mezclado de mucha filosofía moral».

Para terminar hay que decir que Miguel de Cervantes Saavedra dedicó esta segunda parte de «Don Quijote de la Mancha» al Conde de Lemos, que en esa época era Pedro Fernández de Castro y Andrade, siendo verdaderamente el VII Conde de Lemos.


Más efemérides del 6 de noviembre:

El 6 de noviembre de 1450 se aprueban las Ordenanzas de la Cofradía de la Santísima Trinidad para sepultar a los ajusticiados.

Anuncios

21 de octubre de… 1661

El 21 de octubre de 1661 el rey Felipe IV decide trasladar al Alcázar de Madrid el cuerpo incorrupto de san Diego para intentar sanar a su hijo el príncipe Felipe Próspero.

Hay que reconocer que al pobre san Diego de Alcalá no le han dejado tranquilo ni estando muerto.

Fray Diego de San Nicolás nació en San Nicolás del Puerto, en la provincia de Sevilla en el año 1400, en el seno de una familia humilde. Se sabe que Diego desde muy joven llevó vida eremítica y penitencial junto a la iglesia de su pueblo natal.

Cuando ya contaba con 30 años ingresó en el Convento de la Arrizafa, en Córdoba. Y como no había estudiado y era analfabeto, profesó como hermano lego, desempeñando oficios humildes, como el de portero y hortelano.

En 1441 fue destinado a Canarias, donde aceptó el cargo de guardián del convento de Fuerteventura.

En 1450 viajó a Roma para asistir a la canonización de san Bernardino de Siena, y estando allí, una mortífera epidemia de peste azotó la ciudad. Diego de San Nicolás se desvivió en cuidados con los enfermos y los pobres de Roma, procurándoles alimentos y aliviando el sufrimiento de muchos al contacto de sus manos untadas de aceite de la lámpara de la Virgen.

Ya en España vivió en Sevilla y Salceda. Y los últimos años de su vida los pasó en el Convento de Franciscanos de Santa María de Jesús de Alcalá de Henares. Aquí, fray Diego ejerció como hortelano en un recinto conocido posteriormente como el «huerto de san Diego», hasta que lo colocaron de portero del convento. Ahí es donde mejor se manifestaron sus dotes de paciencia, afabilidad, prudencia y caridad, que practicó con todos los necesitados que acudían a la portería.

Fray Diego murió en el convento de Alcalá en 1463, abrazando un crucifijo y rezando.

Su cuerpo incorrupto estuvo durante muchos años en una capilla que hicieron en el mismo lugar donde estaba su celda y donde falleció, hasta que fue llevado a la iglesia Magistral.

Su fama de santidad y los muchos milagros atribuidos a él antes y después de su muerte, hicieron que no le dejaran reposar tranquilo.

Haciendo un pequeño paréntesis, y antes de nada, hay que decir que, desde el punto de vista católico, un santo no hace milagros, sino que es Dios quien los realiza. La misión del santo es «interceder» ante Dios. Aunque teológicamente esté mal dicho, es como si el santo intentara convencer a Dios para que realice el milagro.

Dicho esto, el cuerpo incorrupto de San Diego ha estado en danza por toda Alcalá con el fin de curar a los miembros de la familia real y a otras personas cuando alguno de ellos enfermaba.

Y tal día como hoy de 1661 el rey Felipe IV decide trasladar al Alcázar de Madrid el cuerpo incorrupto de san Diego de Alcalá para intentar sanar a su hijo el príncipe Felipe Próspero, que tenía tres años y había nacido enfermizo. Pero estaba en manos de Dios llevárselo a su seno y falleció a los once días de esta «visita», el 1 de noviembre.

Pero no paró ahí el periplo de San Diego, ya que cinco días después, el 6 de noviembre, estando la Reina en proceso de parto, introdujeron el cuerpo incorrupto del santo en la sala donde ella se encontraba y nació el niño Carlos, el futuro rey Carlos II.


Más efemérides del 21 de octubre:

El 21 de octubre de 1275 las milicias del Burgo de Santiuste (como se conocía a Alcalá de Henares en aquella época) conquistan Martos con el rey Alfonso X.

El 21 de octubre de 1434 se realizan las obras de adobe en el Puente de Zulema de Alcalá de Henares.

El 21 de octubre de 1542 don Carlos de Mendoza, camarero del cardenal Cisneros, funda y dota una Capellanía en la iglesia Magistral de Alcalá de Henares.

El 21 de octubre de 1618 don Pedro García, médico de cámara, funda una memoria en la Iglesia Magistral de Alcalá de Henares.

16 de octubre de… 1617

El 16 de octubre de 1617 se conmutan dos colegiaturas de Teología por otras dos de Derecho Civil en la Universidad de Alcalá.

Es sabido por todos que el cardenal Cisneros creó en 1499 la Universidad de Alcalá y que en julio de 1508 abrió sus puertas a los primeros estudiantes. Pero ya no son tan conocidos los dos motivos que le hicieron fundarla. Uno era la necesidad de dotar al clero de una formación cultural e incluso teológica, de la que adolecía hasta ese momento. Y el otro motivo era la creación de una academia de estudios lingüísticos con vistas a preparar la denominada Biblia Políglota Complutense.

Por eso creó tres cátedras: Artes (Lógicas, Súmulas, Metafísica y Física), Teología y Derecho Canónico. Varios años más tarde, en 1514, se incorpora otra enseñanza, Medicina.

Pero nos vamos a fijar en una de las primeras cátedras, la de Derecho Canónico. Podía haber elegido Derecho Civil, pero lo descartó porque él decía que con las Universidades de Valladolid y Salamanca se bastaban para proporcionar los juristas necesarios para el país.

Pero tal día como hoy de 1617, más de cien años después de la fundación de la Universidad de Alcalá, se conmutaron, es decir, se cambiaron dos colegiaturas de Teología por otras dos de Derecho Civil, que se fue abriendo paso poco a poco.

Para terminar hay que decir que estos estudios entraron tarde y nunca tuvieron el prestigio que tenían el estudiar en Alcalá Teología o Medicina.


Más efemérides del 16 de octubre:

El 16 de octubre de 1880 fallece por una cornada en la pierna derecha el banderillero alcalaíno Rafael Ardura Campago «Quico».

15 de octubre de… 1662

El 15 de octubre de 1662 la Hermandad del Cristo de los Doctrinos pide al Ayuntamiento el traspaso de la propiedad de la Ermita.

Hacia 1563 el licenciado Juan López de Úbeda, junto a un grupo de estudiantes de Teología, establecieron un oratorio en la calle de los Colegios con el fin de impartir la doctrina cristiana a nivel popular, llamando a este lugar «Colegio de los Niños de la Doctrina Cristiana», razón por la que popularmente a este oratorio se le conoce actualmente por la «Ermita del Cristo de los Doctrinos». La tradición afirma que llegaron a enseñar en este colegio San Juan de la Cruz y San José de Calasanz, mientras estuvieron por Alcalá de Henares..

Con el transcurso del tiempo, y porque el edificio se había construido sobre un tramo de la vía pública, este oratorio pasó a ser propiedad municipal, siendo regentado y mantenido por el Ayuntamiento.

En 1661 se fundó la Hermandad del Cristo de la Misericordia y el Ayuntamiento les concedió licencia para establecerse en el oratorio, por lo que un año después, tal día como hoy de 1662, la Hermandad del Cristo de la Misericordia pidió al Ayuntamiento el traspaso de la propiedad de la Ermita.

Hay que decir que esta ermita, de estilo barroco, fue reconstruida en 1702.


Más efemérides del 15 de octubre:

El 15 de octubre de 1836 el Cabildo de la iglesia Magistral de Alcalá de Henares envía un escrito contra el traslado de la Universidad a Madrid.

El 15 de octubre de 1986 aparece el periódico local «Nueva Tribuna».

13 de octubre de… 1601

El 13 de octubre de 1601 el Ayuntamiento de Alcalá de Henares acepta la propuesta del carpintero Francisco Sánchez para construir un Corral de Comedias.

En una villa como Alcalá de Henares que llegó a tener más de 3.800 colegiales a mediados del siglo XVI, era lógico que no estuviera ajena a una de las manifestaciones culturales más importantes, el teatro. Cuando las compañías de comediantes llegaban a la villa solían representar sus obras en corralas, patios de vecinos, con el fin de divertir a los que se acercaban. Cada vez actuaban en un sitio distinto, ya que no tenían un lugar permanente donde representar sus obras teatrales.

Hasta que llegó un carpintero con buena visión de negocio, Francisco Sánchez, que solicitó al Ayuntamiento permiso para construir un Corral de Comedias.

Y tal día como hoy de 1601, el Ayuntamiento de Alcalá de Henares aceptó esta propuesta del carpintero Francisco Sánchez de construir el Corral de Comedias.

El acuerdo que llegó este carpintero con el Ayuntamiento era que aportaría al Concejo dos ducados por función y que alojaría a las tropas militares que estuviesen de paso, siempre y cuando no hubiese funciones teatrales. A cambio pedía cien árboles de las alamedas municipales para levantar el Corral.

La idea de Francisco Sánchez era construirlo a semejanza del Corral de la Cruz de Madrid, actualmente desaparecido.

Se construyó en un patio existente de la plaza del Mercado para no levantar un edificio nuevo, lo que abarató el coste final. Lo que hizo tan solo, y ya era bastante, fue encajar un armazón de madera para contener el escenario y los palcos. Se construyó en un año.

En 1769 se techó y se convirtió en coliseo, manteniendo su forma rectangular. Y en 1831 se transformó en un teatro de planta elíptica y de aire romántico. A partir de 1927 y hasta su clausura en 1972 fue utilizado como cine, el «Cine Pequeño».

Tras la investigación de unos estudiantes alcalaínos, Mercedes Higuera, Juan Sanz y Miguel Ángel Coso, que lo descubrieron, unas excavaciones arqueológicas dirigidas por Araceli Turina y una exhaustiva restauración por el arquitecto José María Pérez «Peridis», se hallaron elementos originales del antiguo corral.

Entre estos elementos originales están el empedrado del antiguo patio, con su pozo; el foso bajo el escenario, con sus pies derechos de madera y sus capiteles originales de piedra; la cazuela, también llamado «gallinero», que era la zona reservada para las mujeres; dos aposentos originales, situados en el segundo piso; y algunas ventanas de las casas colindantes desde las que se podían ver las representaciones teatrales del Corral.

Para terminar hay que decir que este Corral de Comedias es el más antiguo de España que está en funcionamiento.


Más efemérides del 13 de octubre:

El 13 de octubre de 1525 se funda el Colegio Menor de San Bernardo.

El 13 de octubre de 1679 la Universidad de Alcalá se opone al Ayuntamiento que quiere hacer una corrida de toros en el patio del Palacio Arzobispal.

El 13 de octubre de 1728 el ordinario Francisco Lozano concede licencia para la impresión del segundo tomo de la Historia de Alcalá de Henares de Miguel de la Portilla.

El 13 de octubre de 1991 el obispo don Manuel Ureña Pastor toma posesión como primer Obispo de la nueva Diócesis de Alcalá.

6 de octubre de… 1667

El 6 de octubre de 1667 fallece en olor de santidad la beata María del Castillo, promotora del Colegio-Convento de los Trinitarios Descalzos de Alcalá de Henares.

Existen palabras que tienen varios significados y que a veces pueden llevar a un error. Ese es el caso de la palabra «beato» o «beata». Una primera acepción de Beato (y lo pongo en mayúsculas) es una persona fallecida que ha sido beatificada por el Papa, es decir, que se certifica que su alma está en el Cielo y que bajo su intercesión se ha producido un milagro. Y una segunda acepción de beato (con minúsculas) es una persona que viste con hábito y vive bajo la regla de una orden religiosa.

Y este es el caso de la persona que protagoniza la efeméride del día de hoy, la beata María del Castillo.

De familia noble, quiso profesar como religiosa en el Monasterio Cistercienses de San Bernardo, pero sus padres la prometieron para matrimonio a Alonso Ramos Venegas, hombre rico. Enviudó joven y deseó otra vez ser religiosa. Estuvo unos años viviendo sola como anacoreta en un cuarto junto a la casa de sus padres, del que solo salía para ir a la iglesia.

Tuvo como Directores Espirituales a tres Padres Trinitarios Descalzos que aceptaron que fuera Beata Descalza de la Santísima Trinidad para satisfacer en parte su deseo de ser religiosa. Se dedicó a la oración, pasaba muchos días sólo con el Celestial alimento de la Eucaristía. Era muy humilde y no le molestaban ni las murmuraciones, ni los desprecios ni los ultrajes que padecía. Ayudaba a todo el mundo, tanto física como espiritualmente.

Fue la promotora del Colegio-Convento de Trinitarios Descalzos.

Y tal día como hoy de 1667 falleció en olor de santidad la beata María del Castillo. Se armó tal revuelo en la villa de Alcalá que solo se oían las voces de «la santa ha muerto, la santa ha muerto,…». La gente acudió ante su cuerpo para tocarle con Rosarios y otros objetos de devoción. Fueron necesarias personas de autoridad para frenar a la multitud que quería llevarse pedazos de su hábito y aun así, le cortaron y se llevaron el dedo gordo de un pié.

Fue enterrada en la iglesia del Colegio-Convento de Trinitarios Descalzos de Alcalá de Henares.

Al entierro fueron el Vicario General, el Cabildo de la iglesia Magistral, Rectores de los Colegios, eclesiásticos, colegiales y todo el pueblo, para despedirse de «su santa».


Más efemérides del 6 de octubre:

El 6 de octubre de 1252 se dicta en Sevilla un Arancel para Alcalá y sus aldeas por el que se pone precio a las armas.

El 6 de octubre de 1676 el Ayuntamiento de Alcalá prohíbe a la Universidad el hacer una corrida de toros en la Plaza de San Diego.

4 de octubre de… 1612

El 4 de octubre de 1612 se funda el Colegio-Convento de Capuchinos de Santa María Egipciaca.

La Universidad de Alcalá tenía tres «clases» de colegios: los fundados por el cardenal Cisneros, para alumnos pobres; los fundados por otras personas, que el propio fundador elegía la clase de alumnos que quería para su colegio; y los fundados por las órdenes religiosas, para sus religiosos, y a estos últimos se les llamaba Colegio-Convento.

A su vez algunas órdenes religiosas, al calor de los Colegios-Conventos, vinieron a Alcalá de Henares pero solo fundaron conventos.

Y este es el caso de la efeméride de hoy, ya que el 4 de octubre de 1612 la orden de Capuchinos fundó su «Colegio-Convento de Capuchinos de Santa María Egipciaca».

El edificio que conocemos que perteneció a este convento está en la calle Santiago, y actualmente su iglesia es un restaurante, La Cúpula. En su fachada todavía se ve el relieve que muestra la advocación con San Zósimo dando la comunión a Santa María Egipciaca.

Pero el primer edificio de esta fundación no es el que conocemos, sino que estaba situado, más o menos, en el cruce entre la vía ferroviaria y el Paseo de los Pinos del Parque O’Donnell, cerca del camino de Burgos, justo en la misma zona que 222 años antes, en 1390, moría el rey Juan I de Castilla al caerse de su caballo y ser aplastado por el animal, en un festejo extramuros.

Este primer edificio estaba situado en una zona propensa a las inundaciones y en 1657 compraron unas casas en la calle de Santiago y dos años después, en 1659, empezaron a construir el que iba a ser su definitivo convento. Tenía una amplia huerta que llegaba hasta casi la mitad de la calle de la Tahona, actual calle Cervantes. En esa huerta se levanto años más tarde, en 1884, el Teatro Salón Cervantes.

Los restos del convento original todavía se podían ver a mediados del siglo XIX, a uno y otro lado de la vía férrea.


Más efemérides del 4 de octubre:

El 4 de octubre de 1599, como era de esperar, Francisco de Quevedo no asiste a su investidura como Bachiller por la Universidad de Alcalá.

26 de septiembre de… 1604

El 26 de septiembre de 1604 el rey Felipe III concede autorización a Miguel de Cervantes para imprimir el libro «El ingenioso Hidalgo de la Mancha».

Leyendo el texto que firmó el Rey, llama la atención el comentario que hace Cervantes acerca del esfuerzo realizado para escribir esta obra y el gran valor que le da. El propio Cervantes dice de su libro que «será muy útil y provechoso».

Así mismo es curiosa la autorización que le da para imprimir durante 10 años en el Reino de Castilla, lo que se denomina «con privilegio».

El documento también recoge las posibles sanciones que se aplicarían a los que lo publicasen sin licencia, lo que no impidió que de las seis ediciones del primer año, dos fueran ilegales, una de ellas, la de Lisboa. Curiosamente se conserva un ejemplar de esta copia ilegal en la Casa Natal de Cervantes de Alcalá de Henares.

El texto de la autorización dice:

«EL REY.

Por quanto, por parte de vos Miguel de Cervantes, nos fue fecha relación que aviades copuesto un libro intitulado, El ingenioso Hidalgo de la Mancha, el qual os avia costado mucho trabajo, y era muy útil, y provechoso, nos pedistes, y suplicastes, os mandassemos dar licecia y facultad, para le poder imprimir, y previlegio por el tiepo que fuessemos servidos, o como la nuestra merced fuesse. Lo qual visto por los del nuestro Consejo, por quato en el dicho libro se hizieron las diligencias que la prematica ultimamente por nos fecha, sobre la impressión de los libros dispone, fue acordado, que deviamos mandar dar esta nuestra cedula para vos, en la dicha razón, y nos tuvimoslo por bien. Por la qual, por os hazer bien y merced, os damos licencia y facultad para que vos, o la persona q vuestro poder huviere, y no otra alguna, podays imprimir el dicho libro, intitulado El ingenioso Hidalgo de la Mancha, q desuso se haze menció, en todos estos nuestros Reynos de Castilla, por tiempo y espacio de diez años, que corran, y se cuente desde el dicho dia de la data desta nuestra cedula. So pena, que la persona, o personas, que sin tener vuestro poder lo imprimiere, o vendiere: o hiziere imprimir, o vender, por el mesmo caso pierda la impresion que hiziere, con los moldes, y aparejos della: y mas incurra en pena de cincuenta mil maravedís, cada vez q lo cotrario hiziere. La qual dicha pena, sea la tercia parte, para la persona que lo acusare: y la otra tercia parte, para nuestra Camara: y la otra tercia parte, para el juez que lo sentenciare. Con tanto, que todas las vezes que huvieredes de hazer imprimir el dicho libro, durante el tiempo de los dichos diez años, le traygais al nuestro Consejo, juntamente con el original que en el fue visto, que va rubricado cada plana, y firmado al fin del, de Juan Gallo de Andrada, nuestro escrivano de Camara, de los que en el residen, para saber si la dicha impressión está conforme el original: o traygays fe en publica forma, de cómo por Corretor nombrado por nuestro mandado, se vio, y corrigio la dicha impresión, por el original, y se imprimio conforme a el, y quedan impressas las erratas por el apuntadas, para cada un libro de los que assi fueren impressos, para que se tasse el precio que por cada volume huvieredes de aver. Y mandamos al Impressor que assi imprimiere el dicho libro, no imprima el principio, ni el primer pliego del, ni entregue mas de un solo libro, con el original al Autor, o persona a cuya costa lo imprimiere, ni otro alguno, para efeto de la dicha correcion y tassa, hasta que antes, y primero el dicho libro esté corregido y tassado por los del nuestro Consejo: y estando hecho, y no de otra manera, pueda imprimir el dicho principio, y primer pliego, y sucesivaméte ponga esta nuestra cedula, y la aprovació, tassa, y erratas, so pena de caer, è incurrir en las penas cotenidas en las leyes, y prematicas destos nuestros Reynos. Y mandamos a los del nuestro Consejo, y a otras qualesquier justicias dellos, guarden y cumplan esta nuestra cédula, y lo en ella contenido. Fecha en Valladolid, a veynte y seys dias del mes de Setiembre, de mil y seyscientos y quatro años.

YO EL REY.

Por mandato del Rey nuestro señor.

Juan de Amezqueta».

7 de septiembre de… 1617

El 7 de septiembre de 1617 el Concejo de la villa de Alcalá y la Universidad celebran ambas procesiones jurando ser perpetuos defensores de la Inmaculada Concepción.

En el capítulo de fiestas complutenses, gran resonancia y participación popular tuvieron en 1617 los festejos organizados por el Ayuntamiento de la villa y la Universidad, al hacer ambas instituciones el voto de defender el Dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen.

Curioso el motivo, ya que no se definió como Dogma canónico hasta 1854.

Y tal día como hoy de 1617 empezaron las fiestas a las ocho de la mañana con una procesión organizada por la Universidad. Empezó en el Colegio Mayor de San Ildefonso hasta dirigirse a la Colegiata de los Santos Justo y Pastor. Allí tuvieron lugar los actos litúrgicos y los votos de defender el dogma. Se regresó al Colegio Mayor hacia la una del mediodía.

Por la tarde hubo comedias en la plaza del Mercado y delante de la Capilla del Colegio de San Ildefonso.

Aquel mismo día, el Concejo celebró otra procesión, jurando el Corregidor y los Regidores, en nombre todos los vecinos de la villa y en el suyo propio, ser perpetuos defensores de la Inmaculada Concepción.

Terminó el día con danzas y luminarias.

Estas fiestas se prolongaron durante ocho días, con lidias de toros y representaciones teatrales.

Este juramento lo repetirían años después. En febrero de 1653, reunido el Concejo en el templo de la ya iglesia Magistral, éste renovó el juramento de defender en toda circunstancia que «la Virgen María, Señora Nuestra, fue concebida sin mancha de delito original» y de que «ningún Regidor se dé en nuestro Ayuntamiento posesión de su oficio, sin que primero haya hecho ese voto con juramento».


Más efemérides del 7 de septiembre:

El 7 de septiembre de 1507 el deán don Carlos de Mendoza funda una capilla en la Colegiata de Alcalá de Henares.

El 7 de septiembre de 1763 el Consejo de Castilla dicta sentencia equitativa acerca del uso de la calle del Toril.

16 de julio de… 1657

El 16 de julio de 1657 se funda la Cofradía de San Antonio Abad en Alcalá de Henares.

San Antonio Abad es conocido por ser el patrono protector de los animales.

Antonio Abad nació en el año 251 en el pueblo de Comas, de Egipto. Hijo de acaudalados campesinos, se sintió conmovido por las palabras de Jesús, y a los veinte años de edad vendió todas sus posesiones, entregó el dinero a los pobres y se retiró a vivir a una comunidad en su propia aldea haciendo vida ascética, durmiendo en una cueva.

Su fama de hombre santo y austero atrajo a numerosos discípulos, a los que organizó en un grupo de ermitaños. Fundó sin querer fundar; no escribió reglas monacales, no dio normas, no señaló hábito, pero Egipto se pobló de ascetas. Él solo marcó un estilo con su vida. Por ello, se le considera el fundador de la tradición monacal cristiana.

Según «La leyenda dorada» del dominico Santiago de la Vorágine, del siglo XIII, Antonio Abad fue reiteradamente tentado por el demonio en el desierto.

San Jerónimo, al relatar la vida de San Pablo el Simple, que era un anacoreta de Tebaida, narra que, cuando Pablo tenía 60 años, fue a visitarlo Antonio Abad y lo dirigió en la vida monástica. La tradición cuenta que el cuervo que llevaba cada día un pan en su pico para alimentar al santo ermitaño, a partir de ese día cargó con dos raciones para cubrir la doble necesidad.

A la muerte de Pablo, Antonio Abad lo enterró con la ayuda de dos leones y otros animales. De ahí su patronato sobre los sepultureros y los animales.

La tradición también cuenta que en una ocasión se le acercó una jabalina con sus jabatos que estaban ciegos, en actitud de súplica. Antonio Abad curó la ceguera de los animales y desde entonces la madre no se separó de él y le defendió de cualquier alimaña que se acercara.

Poco a poco se fue internando mucho más en él, para vivir en absoluta soledad.

En 311, cuando tenía 60 años, abandonó su retiro fue a visitar Alejandría y a predicar contra el arrianismo, movimiento de grupo de herejes que no creían en la Santísima Trinidad.

Antonio Abad murió muy anciano, con 105 años de edad, en las laderas del monte Colzim, próximo al mar Rojo, en el año 356.

Como hemos dicho, San Pablo Abad es el Patrono protector de los animales, y tal día como hoy de 1657 se fundó la Cofradía de San Antonio Abad en Alcalá de Henares, aunque la festividad del santo es el 17 de enero.

En los orígenes de la Cofradía, en la fiesta de este popular santo se hacía una romería a las afueras de la Puerta del Vado, con un gran consumo popular de los garbanzos fritos, los «torraos», junto a una gran hoguera.

Actualmente la Cofradía conserva la santa costumbre de la bendición de los animales. Se celebra en la calle mayor, en la puerta de la capilla del Hospital de Antezana, donde el querido capellán don Manuel Palero bendice los animales que le son llevados. También en esta fiesta se distribuye el «Panecillo del Santo» para todas las mascotas.

Esta ceremonia congrega cada año a una gran multitud de personas y animales de compañía en la mañana del domingo más cercano al 17 de enero, festividad de San Antonio Abad.

(La fotografía que ilustra esta efeméride está sacada de la página web de Dream! Alcalá… gracias).


Más efemérides del 16 de julio:

El 16 de julio de 1619 el rector de la Universidad don Francisco Robledillo se dirige al vicario general de Alcalá de Henares, Cámara y Murga, para solicitarle que declarase público el milagro de las Santas Formas, hecho que se realizó en pública procesión por las calles de Alcalá.