21 de septiembre de… 1591

El 21 de septiembre de 1591 fallece el célebre historiador Ambrosio de Morales.

Nacido en Córdoba en 1513, estudió Teología en la Universidad de Alcalá, siendo después Catedrático de Retórica y Rector del Colegio de San Felipe y Santiago, también conocido por Colegio del Rey.

Fue Cronista de Felipe II, y entre otros trabajos le mandó realizar un viaje de estudio por los reinos de León, Galicia y Asturias. En él hizo un inventario de los manuscritos, inscripciones y reliquias sagradas de estas zonas.

Erudito, no solo poseyó una de las mejores bibliotecas de su época, sino que fue el verdadero artífice de la Biblioteca del El Escorial, pues buscó por toda España los libros que le interesaban al rey Felipe II.

Fue designado como Procurador en el proceso de canonización de fray Diego de San Nicolás, después conocido por san Diego de Alcalá.

Se le considera como el primer historiador que no manejó como fuentes de la historia libros de otros autores anteriores, sino que utilizó testimonios no literarios, como ruinas arqueológicas, inscripciones, monedas,… ya que investigó, como se suele decir, «in situ».

En relación con Alcalá, hizo numerosas prospecciones arqueológicas en Complutum y en el castillo de Alcalá la Vieja.

Escribió el libro «La vida, el martirio, la invención, la grandeza y las traslaciones de los gloriosos niños Mártires san Justo y Pastor», editado en Alcalá de Henares, en la imprenta de Andrés de Angulo, en el año 1568. Este libro lo dedicó a Juan de Austria y en su introducción hizo un elogio al rey Felipe II, ya que le consideraba el principal responsable de la traslación de las reliquias de los Santos Niños desde Huesca a Alcalá de Henares.

Por problemas de salud, Ambrosio de Morales regresó a su Córdoba natal en 1582 donde falleció un día como hoy de 1591.


Más efemérides del 21 de septiembre:

El 21 de septiembre de 1690 se firma una Concordia entre el Ayuntamiento de Alcalá de Henares y la Universidad en torno a contar con las mismas preeminencias a la hora de usar repostero y sitial.

El 21 de septiembre de 1842 la junta de la cofradía de la Virgen del Val, con el apoyo del Ayuntamiento, crea una comisión para la reconstrucción de la ermita, que estaba en estado de ruina.

El 21 de septiembre de 1953 los jesuitas se instalan en la calle de Santiago nº 2 de Alcalá de Henares.

Anuncios

17 de septiembre de… 1598

El 17 de septiembre de 1598 se produce una gran inundación en Alcalá provocada por el arroyo Villamalea.

Cuando se habla de las inundaciones que han ocurrido en Alcalá, lógicamente se puede pensar que todas eran motivadas por el desbordamiento del rio Henares. Pero no siempre era así. Es más, las grandes inundaciones que ha sufrido Alcalá han venido de dos arroyos, uno situado al Norte, el Camarmilla y otro en el Este, el Villamalea, que ya ha desaparecido.

Este último arroyo era de corto recorrido, pues nacía junto al actual Campus Universitario y su cauce era la carretera de Meco y las actuales calles de Caballería Española y Marqués de Alonso Martínez, para desembocar en el río Henares.

Este arroyo recogía sus aguas de la llamada «Boca del Valle», que era una vaguada situada entre Meco y Camarma de Esteruelas.

Y tal día como hoy de 1598 el arroyo de Villamalea recogió el agua de una lluvia torrencial e inundó la parte Norte de la villa de Alcalá. Esta riada destruyó cien casas y la Parroquia de Santiago Apóstol.

Para prevenir futuras inundaciones, el arzobispo de Toledo García de Loaysa mandó hacer dos zanjas de tres metros de ancho, con una profundidad de otros tres metros, e iban, una desde el actual Paseo de la Estación hasta la Puerta de Aguadores, y otra desde la Plaza de Atilano Casado, pasando por la Puerta de Madrid, hasta la Puerta del Vado.

Estas zanjas funcionaron hasta finales del siglo XIX, que fueron tapadas.

(Fotografía de autor anónimo, de 1971)


Más efemérides del 17 de septiembre:

El 17 de septiembre de 1473 el arzobispo Carrillo dicta las normas para los estudios de Gramática en el Colegio Convento de Franciscanos de Santa María de Jesús.

El 17 de septiembre de 1502 Juana de Castilla y su esposo el archiduque Felipe visitan Alcalá.

El 17 de septiembre de 1547 el Hospital de estudiantes fundado por el doctor Valladares se incorpora al Colegio Hospital de San Lucas y San Nicolás de Alcalá de Henares.

El 17 de septiembre de 1800 se dictan las normas a seguir durante una cuarentena establecida por una epidemia en la ciudad de Alcalá de Henares.

El 17 de septiembre de 1837 el liberal José Arpa entra a caballo en la Magistral, lanza en ristre, persiguiendo al absolutista Juan de la Mata Pintado.

El 17 de septiembre de 1853 la imagen de la Virgen del Val sale en comitiva desde la Iglesia Magistral a su nueva morada, la reedificada ermita.

8 de septiembre de… 1555

El 8 de septiembre de 1555 fallece Tomás García Martínez, primer alumno canonizado de la Universidad de Alcalá con el nombre de Santo Tomás de Villanueva.

Es cierto que no es una efeméride acaecida en Alcalá, pero es indiscutible que tiene mucha relación con nuestra ciudad, ya que Tomás García Martínez fue uno de los primeros alumnos que entraron en el Colegio Mayor de San Ildefonso de Alcalá de Henares.

Tomás García Martínez nació en Fuenllana en 1486, pueblo donde vivían sus abuelos maternos, aunque su infancia y juventud transcurrió en Villanueva de los Infantes. Por eso años después se le conocerá como santo Tomás de Villanueva.

Como ya he comentado en la presentación, fue uno de los primeros alumnos que entraron en el Colegio Mayor de San Ildefonso de Alcalá de Henares, donde obtuvo, primeramente, el título de Maestro en Lógica, Física y Metafísica, después el de Bachiller en Artes y por último Licenciado en Teología.

Ingresó en la Orden de los Agustinos de Salamanca y fue ordenado sacerdote en 1518.

Fue profesor de la Universidad de Salamanca y llegó a ser Consejero y Confesor del rey Carlos I de España.

Aunque se negó en varias ocasiones, por mandato del Superior en la Orden fue nombrado Arzobispo de Valencia. Estando allí, ordenó sacerdote al futuro San Luis Beltrán.

Tomás García Martínez falleció tal día como hoy de 1555 por una angina de pecho e inflamación de la garganta a los sesenta y seis años.

Fue beatificado en 1618, y canonizado en noviembre de 1658 por el papa Alejandro VII.

Francisco de Quevedo escribió una biografía suya, “Epítome a la historia de la vida ejemplar y gloriosa muerte del bienaventurado fray Tomás de Villanueva”.

La Universidad de Alcalá de Henares le dedicó el primer patio del Colegio Mayor de San Ildefonso, al haber formado parte de la primera promoción de la Universidad, como ya he dicho, y ser el primer santo salido de las aulas complutenses.


Más efemérides del 8 de septiembre:

El 8 de septiembre de 1379 el rey Juan I confirma los Privilegios de sus antecesores hacia la villa de Alcalá.

El 8 de septiembre de 1389 el arzobispo de Toledo don Pedro Tenorio firma una Provisión, dada a petición de la villa de Alcalá, suprimiendo el “capiello” en Alcalá de Henares.

El 8 de septiembre de 1417 el rey Alfonso expide un privilegio en Segovia a favor de los caballeros de Alcalá.

El 8 de septiembre de 1977 el B.O.E. publica la aprobación de la Escuela Universitaria del Profesorado de E.G.B. instalada por los Hermanos Maristas en Alcalá de Henares.

16 de agosto de… 1506

El 16 de agosto de 1506 las tres cátedras de los Estudios fundados por el arzobispo de Toledo don Alonso Carrillo pasan a la Universidad de Alcalá a cambio del Colegio de San Pedro y San Pablo para los franciscanos.

En 1459, a petición del arzobispo de Toledo Alonso Carrillo, el papa Pío II firmó una Bula por la que concedía tres cátedras de Estudios al Convento de Franciscanos de Santa María de Jesús de Alcalá de Henares. Éstas eran: Gramática, Filosofía y Lógica.

Varios años después, en 1499, el papa Alejandro VI aprobó la apertura de un Colegio Mayor, permitiendo que fuera organizado por el cardenal Cisneros. Este colegio fue la cabeza de la Universidad de Alcalá.

Así mismo el Pontífice permitía al nuevo Colegio Mayor de San Ildefonso otorgar grados de Teología, Derecho canónico y Artes, además de equipararlos a los entregados por las Universidades de Salamanca y Valladolid.

Y tal día como hoy de 1506, el cardenal Cisneros incorporó las tres cátedras del Convento de Franciscanos de Santa María de Jesús, las de Gramática, Filosofía y Lógica, a la Universidad de Alcalá. Desde ese momento a estas cátedras se las conoció como «las antiguas».

Lógicamente, el Cardenal tenía que compensar de alguna marera a la orden franciscana. Por lo cual, creó un colegio para estudiantes de la Orden, ubicándolo enfrente del convento, librando así a los frailes del jaleo de los colegiales dentro del edificio conventual.

Este colegio fue costeado íntegramente por la Universidad. Y se llamó Colegio Menor de San Pedro y San Pablo.


Más efemérides del 16 de agosto:

El 16 de agosto de 2014 fallece el complutense Antonio Cerezo Monsó, fotógrafo, músico, pintor.

14 de agosto de… 1561

El 14 de agosto de 1561 se aprueba la fundación de la muy Noble Cofradía de Nuestros Santos Niños Mártires San Justo y Pastor, Cofradía de Pobres de la Cárcel.

Muchos complutenses conocen la existencia de una asociación vinculada con los santos patronos de la ciudad. Ésta es la «Asociación Pública Diocesana Religioso-Cultural Santos Niños Justo y Pastor», más conocida por su nombre corto, la «Asociación de los Santos Niños».

El origen de esta entidad se remonta al año 1924, fecha de su fundación. Con el trascurso del tiempo fue perdiendo fuerza institucional, renaciendo con un nuevo brío en 2014, siendo su finalidad promover el conocimiento y culto a los Santos Niños.

Esta asociación acoge como miembros a todos los niños y adultos que, como único requisito, sientan amor y devoción por los Santos Niños Justo y Pastor, patronos de Alcalá de Henares.

Pero muy pocos complutenses conocen la existencia de una entidad más antigua vinculada con los santos patronos.

Nos tenemos que remontar más de 450 años, ya que tal día como hoy de 1561 se aprobó la fundación de la «Muy Noble Cofradía de Nuestros Santos Niños Mártires San Justo y Pastor».

Esta cofradía fue fundada en su origen por veinticinco caballeros y tenía que estar formada solo por miembros de la nobleza alcalaína.

Para ingresar, los caballeros eran sometidos a un detallado estudio sobre su ascendencia, su vida y sus costumbres y, además, tenían que aportar a la cofradía 300 maravedís.

Los miembros se comprometían a cumplir la finalidad de la entidad, que no era otra que la de atender moral y físicamente a los presos de la cárcel.

A día de hoy se conserva el edificio penitenciario, en la actual calle Cárcel Vieja.


Más efemérides del 14 de agosto:

El 14 de agosto de 1511 se producen problemas en la Universidad en torno a la negligencia de los maestros de Teología y Medicina.

El 14 de agosto de 1840 se inaugura la plaza de toros construida en la huerta del Colegio Convento de Agustinos de San Nicolás de Tolentino.

10 de julio de… 1517

El 10 de julio de 1517 se termina de imprimir la Biblia Políglota Complutense.

La todas las obras que hizo en su vida el cardenal Cisneros, de la que estuvo más orgulloso fue la Biblia Políglota Complutense. Él mismo dijo:

«Aunque hasta el presente he llevado a cabo muchas empresas duras y difíciles por la nación, nada es más de mi agrado, ni por lo que debáis felicitarme con más efusión, que por esta edición de la Biblia».

Para tal famosa obra hizo venir a Alcalá los hombres más doctos en las lenguas Hebrea, Griega y Latina. Entre otros fueron Demetrio de Creta, Antonio de Nebrija, Lope de Zúñiga, Ferdinando Pinciano, Alfonso Complutense, Pablo Coronel y Alfonso de Zamora.

El cardenal Cisneros recogió los códices más antiguos del Nuevo y Viejo Testamento que se hallaban en las bibliotecas de Europa y el papa León X le mandó copias de los libros sagrados que había en el Vaticano.

La Biblia Políglota Complutense consta de seis tomos, con un total de 1.521 hojas, de 38 x 26,2 centímetros.

El primer tomo, que consta de 299 hojas y está impreso en la parte superior a tres columnas en hebreo, latín y griego, y en la parte inferior a dos columnas en caldeo y latín, contiene los libros del Génesis, Éxodo, Levítio, Números y Deuteronomio.

El segundo tomo, que consta de 260 hojas y está impreso a tres columnas en hebreo, latín y griego, comprende los libros de Josué, Jueces, Rut, Reyes y Crónicas.

El tercer tomo, que consta de 202 hojas y está impreso a tres columnas en hebreo, latín y griego, contiene los libros de Esdras, Nehemías, Tobías, Judith, Esther, Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés, Cantar de los Cantares, Sabiduría y Eclesiástico.

El cuarto tomo, que consta de 268 hojas y está impreso a tres columnas en hebreo, latín y griego, comprende los Libros Proféticos (Isaías, Jeremías, Lamentaciones, Baruc, Ezequiel, Daniel, Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahúm, Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías y Malaquias) y los libros de los Macabeos. El último libro de los Macabeos se imprimió solo en griego.

El quinto tomo, que consta de 269 hojas y está impreso a dos columnas en latín y griego, contiene los Evangelios de San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan, las Epístolas de San Pablo, los Hechos de los Apóstoles, La Epístolas de Santiago, San Pedro, San Juan y San Judas y el Apocalipsis.

Y el sexto tomo, que consta de 223 hojas, lleva el título de Diccionario y es un vocabulario latino, una interpretación de los nombres hebreos, caldeos y griegos de ambos Testamentos, en orden alfabético, y una introducción a la gramática hebrea.

Los seis tomos no se imprimieron en orden lógico.

El primer libro que se editó fue el quinto tomo, y se terminó de imprimir en enero de 1514.

Y tal día como hoy de 1517 se terminó de imprimir el cuarto y último tomo, acabando con él el trabajo de esta Biblia Políglota Complutense.

Cuando presentaron los dos últimos pliegos al cardenal Cisneros, éste alzó los ojos y las manos al cielo y exclamó:

«Infinitas gracias te doy, Divino Salvador y Señor mío Jesucristo, porque me has dejado ver con mis ojos el fin de una obra que para exaltación de vuestro Nombre, y crédito de vuestra Santa Fe tanto he deseado toda mi vida».

Y volviéndose a cuantos estaban a su lado, les dijo:

«Dios me da gracia de hacer estas cosas, que a vosotros os han parecido muy grandes, y pueden ser muy útiles para el bien público. Pero en ninguna empresa debéis tenerme por más dichoso que en esta edición de la Biblia, que descubre los manantiales sagrados, de donde nacerá una Teología más clara, y para que las fuentes, a donde la mayor parte de los Doctores la han de ir a buscar».

Se imprimieron seiscientos ejemplares y se vendieron a seis ducados y medio de oro.


Más efemérides del 10 de julio:

El 10 de julio de 1517 el cardenal Cisneros dona el edificio del Beaterio de Santa Librada a la Universidad de Alcalá.

El 10 de julio de 1653 el arzobispo de Toledo Baltasar Moscoso y Sandoval visita el partido de Alcalá.

3 de julio de… 1504

El 3 de julio de 1504 el cardenal Cisneros da nuevas Ordenanzas Municipales para la elección y funcionamiento del Ayuntamiento de Alcalá de Henares.

Tras el fallecimiento de la reina Isabel I de Castilla en 1504, el cardenal Cisneros se retiró de la Corte por un tiempo. En ese periodo, durante su estancia en Alcalá de Henares, dio varias Normativas Municipales importantes.

En 1509, otorgó el Fuero Nuevo, en sustitución del Fuero Extenso, también llamado Viejo.

En 1515 firmó la Concordia de Santa Lucía, por la que los vecinos pecheros de Alcalá renunciaban al nombramiento de los alcaldes.

Pero la primera Normativa Municipal la dio antes, tal día como hoy de 1504, donde se especificaba la elección y funcionamiento del Ayuntamiento.

En ese documento dejó establecida la Corporación Municipal en tres tipos de miembros:

Por una parte los Regidores, de mandato largo y extracción mesi-oligárquica, es decir, ejercido por un grupo minoritario.

Y por otra parte los Diputados y Procuradores. Estos dos tipos de miembros serían elegidos por los vecinos de las dos parroquias, Santos Justo y Pastor y Santa María la Mayor. Los Diputados serían ocho, cuatro por parroquia, y los Procuradores serían dos, uno por parroquia.

Y estos dos grupos eran elegidos para un mandato anual.

Como se ve, el cardenal Cisneros quiso y se volcó mucho por la entonces villa de Alcalá de Henares.


Más efemérides del 3 de julio:

El 3 de julio de 1295 el arzobispo de Toledo García Gudiel confirma los privilegios de sus antecesores a Alcalá y sus aldeas.

El 3 de julio de 1415 el rey Juan II visita Alcalá de Henares.

El 3 de julio de 1521 los dos claustros del Monasterio de Santa Clara son bendecidos por el obispo de Útica don Pedro del Campo.

El 3 de julio de 1718 la iglesia del Colegio de la Compañía de Jesús, actual Parroquia de Santa María, sufre un voraz incendio que amenazó a todo el edificio del colegio.

El 3 de julio de 1947 la Sociedad de Condueños cede al Ministerio de Educación y Cultura los edificios del antiguo Colegio Mayor de San Ildefonso.

El 3 de julio de 1987 el Consejo Social de la Universidad de Alcalá hace una declaración de principios.

El 3 de julio de 1999 el obispo don Jesús Catalá Ibáñez toma posesión como segundo obispo de la Diócesis de Alcalá.

30 de junio de… 1518

El 30 de junio de 1518 el rey Carlos I firma una Real Cédula dictando Sentencia arbitral por la que reparte una cuantiosa renta entre la Universidad y la Colegiata de los Santos Justo y Pastor de Alcalá de Henares.

El cardenal Cisneros tenía proyectado destinar 50 millones de maravedís a dividir en partes iguales entre la Universidad de Alcalá para aumentar el número de Colegios y la Colegiata de los Santos Justo y Pastor para aumentar el número de miembros del Cabildo.

Pero al fallecer el Cardenal en noviembre de 1517 y no figurar en su testamento el destino de ese dinero, el Colegio Mayor de San Ildefonso, como heredero universal de Cisneros, se apropió de toda la suma.

Con estas, en diciembre de ese mismo año, el tesorero del rey Carlos I llegó a Alcalá con las instrucciones de incautar los 50 millones ejerciendo el derecho de patronazgo sobre la Universidad, alegando como excusa «quantiosos alcances que se acían al Cardenal del tiempo que governó estos Reynos».

El Colegio Mayor se negó a entregar el dinero basándose en el testamento del cardenal Cisneros.

Entonces Carlos I obligó al Colegio a formar una Comisión negociadora. Ésta entregó al Rey una propuesta que decía que, a cambio de entregar el capital exigido, la Corona de Castilla concedería 1.125.000 maravedís anuales a la Colegiata y 2.000.000 maravedís al Colegio Mayor de San Ildefonso para las obras que en él se realizasen.

El Rey aceptó la propuesta en enero de 1518, firmando un Real Privilegio concediendo al Colegio 2.000.000 maravedís y a la Colegiata 3.000 ducados (equivalentes a los 1.125.000 maravedís) de renta anual, situados en Tercias, para crear nuevas plazas del Cabildo.

Pero el Colegio no aceptó el Privilegio Real alegando que el dinero para el Cabildo era mayor en proporción que para los estudiantes.

Así mismo, los miembros del Cabildo pidieron al Rey que los 3.000 ducados de renta anual concedidos no se le diesen en Tercias, sino en efectivo.

Ante tales protestas, el rey Carlos I nombró jueces para dirimir la discusión y tal día como hoy de 1518 Carlos I firmó una Real Cédula dictando sentencia en el litigio.

En ella se dictaba entregar al Colegio Mayor de San Ildefonso la cantidad de 2.000.000 maravedís y a la Colegiata de los Santos Justo y Pastor la renta anual de 3.000 ducados con la obligación de aumentar su dotación en 6 canónigos y 5 racioneros más.

Además tendría que pagar el sueldo equivalente al de un canónigo al Arcipreste de la Parroquia de Santa María la Mayor, que desde 1484 era Dignidad de la Colegiata sin percibir sueldo alguno por este cargo.

Así mismo el Rey se reservaba el derecho a nombrar las canonjías que quedasen vacantes en los ocho «meses apostólicos», que eran enero, febrero, abril, mayo, julio, agosto, octubre y noviembre, quedando a disposición del Arzobispo de Toledo las vacantes de los cuatro «meses ordinarios»: marzo, junio, septiembre y diciembre.


Más efemérides del 30 de junio:

El 30 de junio de 1895 se presenta una denuncia contra el alcalde de Alcalá de Henares, el Sr. Villalvilla, al Gobernador Civil de Madrid por un grupo de Concejales.

El 30 de junio de 1986 el Ayuntamiento de Alcalá de Henares decide encargar al escultor Pablo Serrano el Monumento a Manuel Azaña.

24 de junio de… 1586

El 24 de junio de 1586 se funda el Colegio Menor de Santa Catalina Virgen y Mártir, también conocido por el Colegio de los Verdes.

El Colegio Menor de Santa Catalina Virgen y Mártir, también conocido por el Colegio de los Verdes, fue muy importante en la vida universitaria de Alcalá merced al patronato de la familia Mendoza.

En marzo de 1586, el papa Sixto V firmó una Bula aprobando las constituciones y la fundación del Colegio.

Y tal día como hoy de ese mismo año, 1586, doña Catalina de Mendoza, hija de don Alonso Suarez de Mendoza, tercer Conde de Coruña, y de doña Juana Jiménez de Mendoza, sobrina nieta del cardenal fray Francisco Jiménez de Cisneros y viuda del señor don Fernando de Gamboa y Arteaga, fundó en la Universidad de Alcalá el Colegio Menor de Santa Catalina Virgen y Mártir.

La escritura de la fundación se otorgó ante Juan Fernández, Escribano de número de la entonces villa de Alcalá.

El Colegio estaba situado en el número 12 de la calle de Roma, actual calle de los Colegios, junto a la Puerta de Aguadores. Ese edificio luego fue ocupado por el Colegio Convento de San Basilio Magno.

Se fundó para ocho colegiales de Teología, previendo que cuando se aumentase el número de colegiales, algunos podrían estudiar Cánones, pero que no excedieran de la tercera parte.

En febrero de 1597 la fundadora dio poderes a su tercera hija, Juana de Gamboa, para reformar las primitivas constituciones, aunque luego se llevó a cabo en 1632.

Con el cambio de las constituciones, los colegiales debían ser doce, aunque al final llegaron a ser dieciséis. Los estudios duraban ocho años, cuatro para estudiar Teología y los restantes para Cánones.

La dotación inicial era de tres mil ducados anuales, y curiosamente hay que resaltar que tenía una enfermería y se tenía la obligación de atender en ella a los frailes del Convento del Santo Ángel que lo precisasen. La enfermería estaba situada en la calle de Gallegos.

No se conoce la fecha exacta pero se sabe que en el segundo tercio del siglo XVII el Colegio se trasladó de ubicación, situándose al final de la calle de los Libreros, junto a la Puerta de los Mártires.

Este Colegio Menor de Santa Catalina Virgen y Mártir fue pronto conocido por el Colegio de los Verdes, por ser de este color el manto de los colegiales. La beca que colgaba de los hombros era de color teja.

Este Colegio se le consideró «los brazos Cisnerianos abiertos a los colegios arruinados», ya que en junio de 1636 fue agregado a éste el Colegio de los Santos Justo y Pastor, también conocido por el Colegio de Tuy, y en julio de 1781 les fue agregado los Colegios Menores de Santa Justa y Rufina y de San Clemente Mártir.

El Colegio Menor de Santa Catalina Virgen y Mártir duró hasta el cierre de la antigua Universidad de Alcalá.

Actualmente solo queda del Colegio Menor de Santa Catalina Virgen y Mártir la capilla, que es de una sola nave y que se conserva su cúpula, y actualmente es un bar de copas. En el exterior, en la fachada de la calle Libreros, se conserva el escudo de la familia Mendoza.


Más efemérides del 24 de junio:

El 24 de junio de 1509 la infanta complutense Catalina de Aragón es coronada Reina de Inglaterra en Westminsster.

El 24 de junio de 1518 se redactan las Escrituras de la Fundación del Colegio Menor de Mercedarios Calzados de Nuestra Señora de la Concepción.

El 24 de junio de 1600 doña María de Mendoza y su sobrina doña Catalina de Mendoza ceden la totalidad de sus bienes al Colegio Máximo de la Compañía de Jesús.

El 24 de junio de 1776 la Universidad de Alcalá deja de depender del Colegio Mayor de San Ildefonso.

El 24 de junio de 1886 se publica el último número del «La Gaceta Complutense».

El 24 de junio de 1931 el presidente de la república Niceto Alcalá-Zamora visita Alcalá de Henares y recibe en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá el título de Presidente Honorario del Colegio de Doctores de Madrid.

El 24 de junio de 1950 fallece el pintor complutense Felix Yuste.

El 24 de junio de 1981 se aprueba la fundación Formación Integral de Adolescentes (FIA).

12 de junio de… 1527

El 12 de junio de 1527 el Cabildo de la iglesia Magistral acepta el criterio de Rodrigo Gil de Hontañón y decide levantar la nueva torre donde estaba la antigua.

La todavía Colegiata del cardenal Cisneros se terminó de construir en 1516, pero quedaba del edificio antiguo el claustro y la torre.

El tema de la sustitución de la torre se planteó por primera vez diez años después, en febrero de 1526, considerándose varias ubicaciones para la nueva torre: en el mismo lugar que la antigua; en el trascoro; a continuación de la puerta de entrada; …

Y tal día como hoy de 1527, el tracista Rodrigo Gil de Hontañón logró imponer su criterio y convenció a la mayor parte del Cabildo de que la torre debía levantarse precisamente en el lugar de la ya existente.

Eso sí, el licenciado Barrionuevo dijo «que para ver el lugar más conveniente en el que se debía de hacer le parecía que se llamase a un maestro de cantería que estaba en Guadalajara para que dijese, vistos y oídos los inconvenientes, donde le pareciere que se debía hacer». No consta en ningún escrito conservado a día de hoy que se consultase a ese maestro de cantería.

En agosto de ese año, 1527, se mandó comprar el material necesario «para empezar lo de la torre para que cuando el maestro venga halle pertrechos con que empezar».

En abril de 1528 llegó a Alcalá de Henares Rodrigo Gil de Hontañón e inmediatamente se iniciaron los primeros trabajos, pero pronto se paralizó la obra por problemas económicos.

Los trabajos estuvieron interrumpidos dos años hasta que en febrero de 1531 se demolió la antigua torre para levantar seguida, aunque lentamente, la nueva torre, que se terminó ochenta y siete años después de la demolición, en 1618.


Más efemérides del 12 de junio:

El 12 de junio de 1562 el príncipe Carlos, hijo de Felipe II, recuperado de su accidente al caer por unas escaleras, se levanta de la cama, medio recuperado, pues nunca se recuperó del todo, para oír misa en acción de gracias en el Convento de Franciscanos de Santa María de Jesús, vulgo San Diego.