20 de enero de… 1486

El 20 de enero de 1486 la reina Isabel de Castilla concede una entrevista al navegante Cristóbal Colón en el Salón de Concilios del Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares.

La reina Isabel de Castilla estaba encinta por quinta vez. Los avatares de la guerra de Granada le hicieron buscar un lugar tranquilo para descansar en los últimos días de embarazo. Y eligió el Palacio Arzobispal de Alcalá, cuyo Señor era entonces don Pedro González de Mendoza, Cardenal Primado, el llamado «tercer rey de España».

Por tal motivo, en octubre de 1485 los Reyes Católicos llegaron a Alcalá de Henares procedentes de Andalucía.

En esta estancia en Alcalá, en diciembre de ese mismo año de 1485, la reina Isabel de Castilla dio a luz a la princesa Catalina de Aragón, que años más tarde sería la primera esposa del rey Enrique VIII y por tanto Reina de Inglaterra.

Tras el alumbramiento y después de pasar la cuarentena, retomó su trabajo con las rituales «audiencias de los viernes».

Y tal día como hoy de 1486, en su primera audiencia de los viernes después del alumbramiento de la princesa Catalina, la Reina recibió por primera vez a un visionario y desconocido genovés llamado Cristóbal Colón que le expuso sus ideas de hacer un viaje a Oriente navegando hacia Poniente.

Sobre el lugar donde tuvo la audiencia no hay duda, pero sí desconocimiento. Muchos complutenses creen que la primera entrevista que tuvieron la reina Isabel y Colón fue en la llamada «Casa de la Entrevista», pero hay que decir que esta audiencia tuvo lugar en el Salón de Concilios del Palacio Arzobispal que desde este acontecimiento se le empezó a llamar como el «Salón de la Reina».

En 1486 la actual «Casa de la Entrevista» eran unas casas particulares, normales que trece años después, en 1499, el cardenal Cisneros compraría para fundar un monasterio, un colegio y un hospital.

Por tanto sería lógico que la reina Isabel, que residía en el Palacio de los Arzobispos de Toledo, no saliese de «su casa» para ir a una casa de una persona anónima para recibir en audiencia a las personas que lo solicitaban. Lo racional sería que los recibiera en el Palacio, como así fue.

La actual «Casa de la Entrevista» era la nave de la iglesia del antiguo Monasterio de San Juan de la Penitencia, fundado por Cisneros, y que en 1968 se restauró y se le denominó así, en recuerdo de la primera audiencia de la reina Isabel de Castilla con Cristóbal Colón que se realizó, como hemos dicho ya varias veces, en el Palacio Arzobispal.


Más efemérides del 20 de enero:

El 20 de enero de 1420 el arzobispo de Toledo don Sancho de Rojas confirma a los miembros del Concejo y aprueba sus ordenanzas.

El 20 de enero de 1554 Francisco Valles recibe el título de Doctor en Medicina por la Universidad de Alcalá.

Anuncios

16 de diciembre de… 1485

El 16 de diciembre de 1485 la reina Isabel I de Castilla da a luz a una niña, la infanta Catalina de Aragón, en el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares.

Muchos reyes de España pasaron temporadas en Alcalá de Henares, ya fuese para descasar como para visitar la primero villa y luego ciudad complutense.

Pero vayamos al año 1485. La reina Isabel de Castilla, también conocida como Isabel la Católica, estaba encinta por quinta vez.

Los avatares de la guerra de Granada hicieron buscar a la Reina un lugar tranquilo para descansar en los últimos días de embarazo. Y eligió el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares, cuyo Señor era entonces don Pedro González de Mendoza, Cardenal Primado, el llamado “tercer rey de España”.

Por tal motivo, en octubre de 1485 los Reyes Católicos llegaron a Alcalá procedentes de Andalucía, junto a sus cuatro hijos: Isabel, Juan, Juana y María.

Y en esta estancia, en la entonces villa complutense, tal día como hoy de ese mismo año de 1485, la reina Isabel de Castilla dio a luz a una niña, la infanta Catalina de Aragón, de quien se dice que era un vivo retrato de su madre.

Con motivo del nacimiento se hicieron justas, torneos y magníficas fiestas. El Cardenal Primado, para honrar la venida al mundo de la infanta, dio un banquete a los reyes y a la comitiva que les acompañaba.

La infanta Catalina de Aragón años más tarde se casó con el príncipe Arturo Tudor, heredero del trono inglés, pero éste falleció a los cinco meses del enlace.

Razones de alta política hicieron que se casara con el rey Enrique VIII, hermano menor de Arturo, quien había sucedido al trono dos meses antes. Por tanto, Catalina de Aragón se convirtió en Reina de Inglaterra.

Dieciséis años después de la boda, una vez nacida su hija María, pero sin heredero varón, el rey Enrique VIII se enamoró Ana Bolena, que era una dama de compañía de la reina Catalina.

Como el divorcio civil no existía, se pidió al Papa la anulación del matrimonio, pero era un proceso laborioso y largo, y ésta no llegaba. Por eso el rey Enrique VIII se casó en una ceremonia secreta con Ana Bolena  en el salón de su palacio y el arzobispo de Canterbury Thomas Cranmer dictó la sentencia de nulidad del matrimonio del Rey con Catalina de Aragón y validó el contraído con Ana, que fue proclamada públicamente Reina.

Cuando el papa Clemente VII se enteró de los hechos, publicó un Escrito de excomunión contra el Monarca inglés.

La nueva reina consiguió que Catalina de Aragón fuese trasladada al castillo de Bugden. Tras una enfermedad cardiaca, fue trasladada al castillo de Kimbolton, donde murió pocos meses después.

Catalina de Aragón fue sepultada en la catedral de Peterborough con la ceremonia debida a una princesa de Gales viuda, no la correspondiente a una reina. Enrique VIII no asistió al funeral y también prohibió que asistiera su hija María.

Actualmente su tumba en la catedral de Peterborough lleva la leyenda «Katharine reina de Inglaterra».


Más efemérides del 16 de diciembre:

El 16 de diciembre de 653 Dádila, obispo complutense, asiste al VIII Concilio de Toledo.

El 16 de diciembre de 1848 a petición de la reina Isabel II se hacen rogativas en Alcalá de Henares por el papa Pío IX.

27 de noviembre de… 1463

El 27 de noviembre de 1463 el rey Enrique IV de Castilla visita el cuerpo de fray Diego de San Nicolás, futuro San Diego de Alcalá, y es curado milagrosamente de la inmovilidad de un brazo que sufría a causa de una caída.

Fray Diego de San Nicolás murió en olor de santidad el 12 de noviembre de 1463 en el Convento de Franciscanos de Santa María de Jesús de Alcalá de Henares.

Fue enterrado en la Capilla de San Julián y toda la congregación se quedó muy entristecida por la falta de su santo hermano. El que más sufrió fue el hermano Peñalver, Guardián del convento, que no comía ni descansaba pensando en él. Le parecía imposible vivir sin poder volver a verle. Por eso, tres días después del entierro, decidió desenterrarle con todo el secreto y devoción posible. Y lo que encontró fue un cuerpo dormido, sin rasgos de descomposición.

Al mismo tiempo que el hermano Peñalver desenterraba el cuerpo de fray Diego, el hijo de Álvaro de Gaa, Mayordomo del arzobispo Carrillo, que estaba enfermo, llamó a su padre y le pidió que le llevase a ver a fray Diego, que le había sanado y que ahora le llamaba. Su padre le dijo que había fallecido y que había sido enterrado hacía tres días. El niño insistió en verle y el padre, tomándole en sus brazos le llevó al convento. Cuando llegaron a las puertas de la capilla donde habían sepultado a fray Diego, le asomó por unas rejas y le dijo que allí estaba enterrado. Y el niño, alegre dijo: «No está enterrado fray Diego, que yo le veo. Y tiene una Cruz de oro en el pecho y otra de palo a los pies». El padre se asomó a las rejas y vio que lo que decía su hijo era verdad. Y en ese momento la fiebre que tenía el niño desapareció. El padre, con el niño en brazos, salió corriendo gritando sobre el desentierro y el milagro de la curación de su hijo.

El pueblo corrió al convento y pidió ver el cuerpo de fray Diego. Los frailes, ante tal gentío, decidieron llevarle a la iglesia, donde lo colocaron sobre una mesa cubierta con un tapete.

Todos clamaban a los religiosos para que no le volviesen a la tierra, sino que le pusieran en lugar público para la veneración. Los frailes resolvieron dejarle depositado en un arca de madera que se pudiera abrir cuando lo pidiera una grave necesidad o la devoción de personas de respeto.

Atraído por la fama de los milagros de fray Diego, tal día como hoy de 1463 el rey Enrique IV de Castilla vino a Alcalá de Henares para visitar el cuerpo incorrupto del fraile. El Rey tenía un brazo lisiado porque se había caído de su caballo. Cuando toco el cuerpo del fraile empezó a notar mejoría hasta que se curó completamente.

Como muestra de gratitud, el Rey mandó edificar una Capilla en la misma portería, que a su vez era la celda que había habitado el santo.

El Rey volvió a Madrid y no habían pasado muchos días cuando necesitó otra vez la ayuda del santo. Su hija la infanta doña Juana, apodada «la Beltraneja», sufría mal de boca y garganta. El rey Enrique IV se encomendó al fraile con devoción, y su hija sanó totalmente en poco tiempo. En agradecimiento, el Rey mandó que pusiesen en la capilla una imagen de cera de su hija.


Más efemérides del 27 de noviembre:

El 27 de noviembre de 1497 estando en Alcalá de Henares la corte de los Reyes Católicos, fallece al caerse por una barandilla don Luis Pimentel y Pacheco, marqués de Villafranca del Bierzo.

El 27 de noviembre de 1660 fallece el canónigo y abad mayor de la Colegiata de Alcalá de Henares, don Juan de Narbona, Consultor y Oficial del Santo Oficio que llegó a Vicario General del Arzobispado de Toledo.

13 de noviembre de… 1463

El 13 de noviembre de 1463 fallece San Diego de Alcalá en olor de santidad en el Convento franciscano de Santa María de Jesús de Alcalá de Henares.

La efeméride del día de hoy está dentro de lo que se puede llamar «de confusión», ya que por un lado se celebra hoy y por otro lado se dice que falleció ayer.

Como se lee en el título, la efeméride es que tal día como hoy de 1463 «fallece» fray Diego de San Nicolás, en olor de santidad, en el Convento franciscano de Santa María de Jesús de Alcalá de Henares. Lógicamente estamos hablando de la persona que a día de hoy conocemos como San Diego de Alcalá.

Y entra la confusión pues los franciscanos toman como fecha más extendida el día de hoy como su fallecimiento. Pero el Martirologio Romano, que es el catálogo oficial de la Iglesia Católica sobre los mártires y santos organizado según el orden de sus fiestas, lo incluye el 12 de noviembre.

En el día 12 de noviembre, el Martirologio Romano dice:

«En Alcalá de Henares, en España, el tránsito de san Diego, Confesor, de la Orden de Menores, distinguido por su humildad; a quien el Sumo Pontífice Sixto V puso en el catálogo de los Santos. Su fiesta se celebra el día siguiente».

Y en el día 13 de noviembre dice:

«En Alcalá de Henares, en España, el tránsito de san Diego, Confesor, de la Orden de Menores, distinguido por su humildad; a quien el Sumo Pontífice Sixto V puso en el catálogo de los Santos.

[Murió el 12 de noviembre y los franciscanos celebran su memoria el 13 del mismo mes]. Nació en San Nicolás del Puerto (Sevilla) hacia 1400, de familia humilde. Muy joven abrazó la vida eremítica en la serranía de Córdoba, entregándose a la oración y al trabajo. A la edad de 30 años ingresó en la Orden franciscana como hermano laico; era analfabeto y se dedicó a los oficios más humildes como hortelano, enfermero, portero. Residió en varios conventos de su Provincia, promoviendo con su ejemplo el movimiento de la observancia. En 1441 partió como misionero a las islas Canarias, donde evangelizó, enseñó a cultivar la tierra y defendió los derechos de los nativos; lo nombraron superior del convento de Fuerteventura, pero se vio abrumado de dificultades. En 1450 se trasladó a Roma, donde atendió a apestados, a pobres y enfermos, curando con su oración a muchos. Pasó sus últimos años en Alcalá de Henares (Madrid), edificando a todos con su santidad y sabiduría evangélica. También es famoso por los milagros que Dios obró por su medio. Murió en Alcalá el 12 de noviembre de 1463.»

Resumiendo podemos decir que la fecha real de su fallecimiento es el 12 de noviembre de 1463 pero por un motivo que se nos escapa de nuestro entendimiento se celebra su onomástica el 13 de noviembre.

Pero me gustaría hablar de Diego de San Nicolás en el tiempo que vivió en Alcalá de Henares.

De los sesenta y tres años que vivió, sólo los siete últimos los pasó en Alcalá, ya que se trasladó al Convento de Santa María de Jesús en 1456.

En ese año el arzobispo Carrillo, que había fundado este Convento, dispuso que se trasladaran a él doce religiosos procedentes del Monasterio de Nuestra Señora de la Salceda, y fray Diego de San Nicolás fue uno de los elegidos. Por tanto hay que decir que San Diego de Alcalá fue uno de los doce frailes fundadores del Convento franciscano complutense.

En éste, fray Diego, que nunca llegó a ser sacerdote, trabajó como hortelano y más tarde como portero.

El propio arzobispo Carrillo le tenía en alta estima y mandó construir una ermita en la propia huerta del convento a petición del humilde fraile.

Según cuenta la historia, y la leyenda lo ha magnificado, fray Diego de San Nicolás hacía milagros allá por donde pasaba. En Alcalá plantó una parra que dio fruto durante más de dos siglos y medio.

Pero el milagro más conocido del santo es el del ramo de flores. Fray Diego «robaba» comida de la despensa del Convento. Todos los frailes lo sabían y hacían la vista gorda, hasta que un día, cuando llevaba una pierna de cordero escondida, un hermano le paró y le preguntó sobre lo que llevaba envuelto en su escapulario. Y fray Diego le dijo que eran flores y al abrir las telas del hábito salieron eso, flores.

Fray Diego de San Nicolás fue muy pacífico, tuvo mucha paciencia y nunca se le oyó palabra de enfado ni disgusto.

Y con resignación vivió y sufrió su dolorosa enfermedad que le llevó a la muerte. Sufrió una apostema en un brazo, que es una acumulación de pus supurado.

Conociendo que se acercaba su fin, se preparó con mucha devoción, recibiendo los Santos Sacramentos. Poco antes de morir, pidió que llamasen a todos los religiosos del Convento y, reunidos entorno a él, les pidió que, por amor a Jesucristo, le diesen hábito, cuerda y paños menores para ser amortajado. Después les dio las gracias, pidió perdón por todas sus faltas y, tomando una cruz de madera que tenía en la cabecera de su «cama», por llamarla de alguna manera, se quedó mirando la cruz fijamente y pronunció en latín:

«Dulce madero, dulces clavos, cruz adorable, que sola tú fuiste digna de llevar al Rey y Señor de los cielos y de la tierra».

Y con estas palabras su Alma abandonó el cuerpo mortal para ir al lado del Padre.

El cuerpo incorrupto de San Diego de Alcalá está en una capilla del lado de la Epístola (lado derecho) de la Catedral Magistral de Alcalá de Henares, y se abre su urna para su veneración sólo un día al año, el 13 de noviembre.


Más efemérides del 13 de noviembre:

El 13 de noviembre de 1672 se consagra la iglesia del Monasterio de Agustinas Descalzas de Santa María Magdalena.

El 13 de noviembre de 1725 el abad Tomás Ezquerra toma posesión de la Cátedra de Prima en Teología.

4 de noviembre de… 1419

El 4 de noviembre de 1419 el arzobispo de Toledo don Sancho de Rojas firma unas Ordenanzas Municipales en Alcalá de Henares en las que prohíbe, entre otras cosas, que los judíos vendieran vino a los cristianos.

La villa y tierra de Alcalá se regía por unas leyes otorgadas hacia el año 1235 por el arzobispo de Toledo don Rodrigo Jiménez de Rada. Estas leyes se denominaban Fuero Extenso, cuya redacción fue el resultado de la recopilación y ampliación llevada a cabo por Jiménez de Rada de los Fueros Breves y Ordenanzas otorgados por sus predecesores en el arzobispado de Toledo. Constaba de 304 normas que regulaban los aspectos de la vida diaria de los vecinos: la justicia, la recaudación de impuestos, el Concejo, las costumbres, la economía y las relaciones entre las tres comunidades (cristiana, judía y musulmana) presentes en aquella época.

Pero no todas las normas estaban reguladas en este Fuero Extenso, por lo que tanto reyes como arzobispos dictaban Ordenanzas nuevas para complementar la normativa existente.

Por eso, tal día como hoy de 1419 el arzobispo de Toledo don Sancho de Rojas firma unas Ordenanzas en Alcalá de Henares en las que prohíbe, entre otras cosas, que los judíos vendieran vino a los cristianos.

Estas son unas de las primeras Ordenanzas Municipales que recogen algunos de los privilegios concedidos por los Arzobispos de Toledo.

Estas Ordenanzas reglamentan diversos aspectos de la vida rural, económica y comercial. Concede una especial importancia a los ganados y al vino, del que se prohíbe a los judíos su venta a los cristianos, protegiendo así la muy loable producción vinícola propiedad de los cristianos.

Este documento se encuentra actualmente custodiado en el Archivo Municipal de Alcalá de Henares.


Más efemérides del 4 de noviembre:

El 4 de noviembre de 1398 el arzobispo de Toledo don Pedro Tenorio hace testamento en Alcalá de Henares.

El 4 de noviembre de 1496 empieza un Concilio en Alcalá de Henares convocado por el cardenal Cisneros. En él acuerdan que los párrocos levanten actas de los bautizos.

El 4 de noviembre de 1845 don Joaquín Alcober se dirige a la Junta de Centralización de los Fondos de Instrucción Pública y ofrece la cantidad de 50.000 reales por la mayoría de los edificios que comprendían la antigua Universidad de Alcalá de Henares para dedicarlos al cultivo de la morera, la cría del gusano de seda y la construcción de una hilatura.

El 4 de noviembre de 1883 aparece el último número de «El Heraldo Complutense».

El 4 de noviembre de 1905 se trasladan las Madres Filipenses a la calle Escritorios.

24 de octubre de… 1485

El 24 de octubre de 1485 los Reyes Católicos llegan a Alcalá de Henares a fin de pasar el invierno, con la Reina en avanzado estado de gestación.

Los Reyes Católicos estuvieron varias temporadas en Alcalá de Henares, para ser más exactos, en cinco ocasiones: en 1479, 1484, 1485, 1498 y 1503.

Nos vamos a fijar en la tercera, en 1485, que seguramente sería la estancia que tuviera mayor trascendencia para la historia de Alcalá e incluso de España.

La reina Isabel de Castilla estaba encinta por quinta vez. Los avatares de la guerra de Granada le hicieron buscar un lugar tranquilo para descansar en los últimos días de embarazo. Y eligió el Palacio Arzobispal de Alcalá, cuyo Señor era entonces el arzobispo de Toledo don Pedro González de Mendoza, Cardenal Primado, el llamado «tercer rey de España».

Y tal día como hoy de 1485, los Reyes Católicos llegaron a Alcalá de Henares, para descansar, procedentes de Andalucía.

En esta estancia en Alcalá, la reina Isabel de Castilla dio a luz a la princesa Catalina de Aragón, que años más tarde sería la primera esposa del rey Enrique VIII y por tanto Reina de Inglaterra.

Tras el alumbramiento y después de pasar la cuarentena, retomó su trabajo con las rituales «audiencias de los viernes». Y en la primera audiencia, en enero de 1486, la Reina recibió por primera vez a un visionario y desconocido genovés llamado Cristóbal Colón que le expuso sus ideas de hacer un viaje a Oriente navegando hacia Poniente. Esta audiencia tuvo lugar en el Salón de Concilios del Palacio Arzobispal que desde este acontecimiento se le empezó a llamar como el «Salón de la Reina».

Como hemos visto esta permanencia de los Reyes Católicos en Alcalá de Henares tuvo mucha importancia para la historia de Alcalá y de España.

Su estancia se prolongo hasta finales de febrero de 1486.


Más efemérides del 24 de octubre:

El 24 de octubre de 1422 el arzobispo de Toledo don Sancho de Rojas fallece en Alcalá de Henares.

El 24 de octubre de 1580 el alcalaíno Miguel de Cervantes llega a Denia rescatado por Juan Gil.

El 24 de octubre de 1948 se celebra una corrida de toros para allegar fondos dedicados a la restauración de la ermita del Val. Actuaron desinteresadamente los diestros Pepe Bienvenida, Rafael Albaicín, Rafael Llorente, el novillero puntero Juanito Pastor y como alma del espectáculo el matador de toros alcalaíno Luis Gómez, el Estudiante.

El 24 de octubre de 1985 se inaugura el nuevo Matadero Comarcal.

18 de octubre de… 1483

El 18 de octubre de 1483 el matrimonio Antezana firma un testamento donando una gran parte de su fortuna para la creación de una Casa de Acogida de enfermos en Alcalá de Henares.

Todos los alcalaínos conocen o han oído hablar del Hospital de Nuestra Señora de la Misericordia, más conocido por el «Hospitalillo». Pero no todos conocen el origen de esta institución…

EL matrimonio Antezana estaba formado por don Luis de Antezana y doña Isabel de Guzmán. Don Luis de Antezana es descrito en su testamento como «caballero doncel del rey». Siendo amigo personal del arzobispo de Toledo Alonso Carrillo de Acuña, fue uno de los colaboradores que tuvo el Arzobispo para que la princesa Isabel fuese nombrada Reina de Castilla. Su esposa, doña Isabel, pertenecía al ilustre linaje de los Guzmanes, lo que la convertía en una mujer adinerada. Por tanto, era un matrimonio que formaba parte de la nobleza urbana de Alcalá de Henares.

Y tal día como hoy de 1483 el matrimonio Antezana firmó un testamento donando casi toda su fortuna para la creación de una Casa de Acogida para enfermos en Alcalá de Henares, bajo la advocación de Nuestra Señora de la Misericordia, actualmente conocida de forma coloquial, por su tamaño, como el «Hospitalillo». Cedieron la parte delantera del edificio donde residían para que allí se instalase el Hospital de los Antezana.

Esta Institución absorbió a un antiguo hospital, el Hospital de San Julián, que se encontraba arruinado, y fue fundada para atender gratuitamente a pobres, enfermos, transeúntes y peregrinos. Desde su creación sólo podía atender a «doce camas de ropa y tres enfermos fijos todos los días del mundo». Actualmente alberga una residencia de ancianos.

En este Hospital vivió el estudiante Ignacio de Loyola en los años 1526 y 1527, ejerciendo la caridad con los pobres enfermos acogidos y predicando la Doctrina Cristiana. Se conserva la cocina donde trabajaba, también como cocinero, San Ignacio de Loyola y la celda donde residía actualmente es una capilla lateral de la iglesia del hospital.

Hay que resaltar que a día de hoy el Hospital de Antezana está considerado como el hospital más antiguo de Europa que sigue en funcionamiento.


Más efemérides del 18 de octubre:

El 18 de octubre de 1508 se elige a Pedro del Campo como el primer rector de la Universidad de Alcalá y comienzan las clases en el Colegio Mayor de San Ildefonso, siendo siete los primeros colegiales.

El 18 de octubre de 1550 se matricula en su primer curso de teología en la Universidad de Alcalá Benito Arias Montano, futuro creador de la Biblia Políglota de Amberes y gestor la Biblioteca del Monasterio de El Escorial.

El 18 de octubre de 1983 la reina doña Sofía inaugura el curso académico en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá.

El 18 de octubre de 1985 se inaugura el Club de Pensionistas Gil de Andrade de Alcalá de Henares.

12 de octubre de… 1479

El 12 de octubre de 1479 coincidiendo con la ceremonia de la colocación de la Primera Piedra del nuevo templo de la iglesia de los Santos Justo y Pastor, el arzobispo de Toledo don Alfonso Carrillo de Acuña lee la Bula papal de Sixto IV, fechada en 1477, erigiendo la iglesia de los Santos Justo y Pastor como Colegiata.

Tras el martirio de los niños Justo y Pastor, una vez recuperados sus cuerpos, se levantó una pequeña «Cella martyris», una ermita dedicada a los mártires, en el mismo lugar donde habían sido degollados. Tras la destrucción de esta cella hacia el año 410, se levantó una iglesia que se convirtió en Parroquia de los Santos Justo y Pastor en 1136. A principios del siglo XIII el arzobispo Rodrigo Jiménez de Rada reedificó el templo. Trascurrido el tiempo, en el año 1479 el edificio estaba muy deteriorado y el entonces arzobispo de Toledo Alonso Carrillo de Acuña levantó un nuevo edificio.

Y tal día como hoy de 1479 se celebró la ceremonia de la colocación de la primera piedra de la iglesia de los Santos Justo y Pastor.

No se sabe el nombre del tracista, actual arquitecto, que diseñó este templo, pero sí se sabe que fue Martín Sánchez Bonifacio, Maestro Mayor de Obras de la Catedral de Toledo, el que dirigió las obras de este nuevo edificio.

Unos pocos años antes el arzobispo Carrillo había solicitado al Papa elevar la Parroquia de los Santos Justo y Pastor a la categoría de Colegiata, es decir, una iglesia que sin ser sede episcopal posee un Cabildo compuesto por un abad y canónigos seculares.

El papa Sixto IV accedió a la petición del Arzobispo y en agosto de 1477 firmó la Bula elevando la iglesia de los Santos Justo y Pastor en Colegiata, pero Carrillo no lo hizo público porque en esos momentos estaba metido en otros temas políticos.

Así, tal día como hoy de 1479, coincidiendo con la ceremonia de la colocación de la primera piedra del nuevo templo de San Justo, el arzobispo de Toledo don Alfonso Carrillo de Acuña leyó la Bula papal erigiendo la iglesia de San Justo como Colegiata, con el título de Insigne, ante el Cabildo de Beneficiarios de San Justo y Pastor, siendo testigos don Vasco de Ribera, Arcediano de Talavera, don Luis de Antezana y don Juan Méndez.

Se erigió en Colegiata a gloria de la Santísima Trinidad a veneración de María Señor Nuestra y a honor de los Sagrados Mártires Complutenses San Justo y San Pastor.

Se ha demostrado que, seguramente por dificultades económicas, en la obra de reconstrucción de la Colegiata realizada por el arzobispo Carrillo se utilizarnos materiales pobres, por lo que obligó a su reedificación a los pocos años de terminada esta obra, ya en tiempos del cardenal Cisneros.


Más efemérides del 12 de octubre:

El 12 de octubre de 1655 el rey Felipe IV escribe al papa Alejandro VII solicitando se declarase bienaventurado o santo al cardenal Cisneros.

El 12 de octubre de 1902 la iglesia Magistral cierra sus puertas al público por encontrase el templo en lamentable estado.

El 12 de octubre de 1919 Argentina rinde homenaje al cardenal Cisneros en su IV Centenario colocando una placa en el patio de Santo Tomás de Villanueva de la Universidad de Alcalá.

El 12 de octubre de 1968 se inaugura la «Casa de la Entrevista» en la nave de la iglesia del antiguo Colegio para doncellas de Santa Isabel, para recordar la entrevista de los Reyes Católicos con el genovés Cristóbal Colón que se realizó en el Palacio Arzobispal.

19 de septiembre de… 1467

El 19 de septiembre de 1467 se hace un Traslado de unas Ordenanzas prohibiendo la introducción de vino en Alcalá de Henares y su tierra procedente de otros lugares.

Este privilegio viene de muy lejos en el tiempo. Ya en el año 1268 el rey Sancho IV había firmado un Despacho para que se protegiera el comercio del vino que se elaboraba en Alcalá de Henares y se prohibía la entrada de vinos procedentes de otros lugares. Y en el año 1390 el arzobispo de Toledo Pedro Tenorio recordó y ratificó esta ordenanza.

Doscientos años habían pasado de este primer Despacho cuando por razones de seguridad, tal día como hoy de 1467, se ordenó sacar un Traslado, es decir, una copia de este importante Privilegio que protegía la, por aquel entonces, muy notable producción vinícola de la comarca de Alcalá.

 

RAE:

* Despacho: Cédula, expediente. Comunicación escrita de una resolución de una reunión de una autoridad gubernativa con sus colaboradores o subalternos para resolver conjuntamente asuntos determinados.

* Traslado: Copia de un documento.


Más efemérides del 19 de septiembre:

El 19 de septiembre de 1520 Alcalá se levanta a favor de los Comuneros.

El 19 de septiembre de 1580 el alcalaíno Miguel de Cervantes es rescatado de su cautiverio de Argel por Juan Gil.

El 19 de septiembre de 1699 se organizan rogativas por los malos temporales que azotan la ciudad y las enfermedades que conllevan.

El 19 de septiembre de 1853 la Virgen del Val vuelve desde la ermita a la iglesia Magistral a causa de no haberse reconstruido la casa del ermitaño y quedar expuesta la imagen a irreverencias.

El 19 de septiembre de 1886 el Alcalde de Alcalá Esteban Azaña logra que las tropas de Alcalá no se sumen a la sublevación republicana del General Villacampa.

16 de septiembre de… 1434

El 16 de septiembre de 1434 el arzobispo de Toledo don Juan Martínez de Contreras fallece en el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares.

Juan Martínez de Contreras nació en Riaza (Segovia), hijo de Alvar de Rodas Contreras, Señor de Roa y sus casas, y de María Carrillo y Ajofrin natural de Toledo de la nobilisimas Casas de Ajofrin y Carrillo. Criado por el arzobispo de Toledo don Pedro de Luna, se licenció en Cánones. Fue Deán del Cabildo de Toledo y Albacea Testamentario de su antecesor, el arzobispo Sancho de Rojas.

Su elección como Arzobispo de Toledo estuvo envuelta en polémica, pues fue recurrida ya que fue acusado de defender el partido del papa Luna, hasta que el papa Martín V, en 1423, le confirmó como Arzobispo.

Se retiró a Alcalá de Henares donde continuó la construcción del Palacio Arzobispal. Se realizó durante su mandato la reforma del antesalón y el salón de Concilios, como lo atestigua su blasón que se encuentra en diversas partes del edificio.

También mandó construir la Torre del Ochavo, de planta octogonal, concebida para realizar Sínodos en ella.

En 1424, a petición del Concejo de Alcalá y los Procuradores del común y tierra, tuvo que poner fin a un pleito que les enfrentaba sobre la financiación de la conservación y reparación de la muralla alcalaína.

Y tal día como hoy de 1434 el arzobispo de Toledo don Juan Martínez de Contreras falleció en su Palacio de Alcalá de Henares.

Está enterrado en la Capilla de San Ildefonso de la Catedral de Toledo, en un sepulcro excavado en el muro izquierdo que lleva su estatua yacente.


Más efemérides del 16 de septiembre:

El 16 de septiembre de 2016 fallece Pedro Luis Ballesteros Torres, Investigador histórico de Alcalá.