16 de noviembre de… 1338

El 16 de noviembre de 1338 fallece en Alcalá de Henares el Arzobispo de Toledo don Jimeno de Luna.

En una efeméride anterior (ver 20 de octubre) hablé que se pueden dividir los Arzobispos de Toledo en tres grupos: Los conocidos por todos, los que nos suenan sus nombres por algún hecho en concreto y los que no conocemos ni el nombre.

La efeméride de hoy trata de un arzobispo que yo lo incluiría en el segundo grupo, el que nos suena de algo, aunque no sepamos muy bien de qué.

Jimeno de Luna fue el iniciador de la saga de los Luna que durante generaciones ejercerían cargos importantes de responsabilidad, entre ellos varios Arzobispos, un Condestable y el famoso papa Luna, Benedicto XIII.

Jimeno de Luna fue nombrado Arzobispo de Zaragoza en 1296 y veintidós años más tarde, en 1317 fue trasladado al Arzobispado de Tarragona.

Y curiosamente, once años después, en 1328, fue nombrado Arzobispo de Toledo por una permuta, por un cambio. El Arzobispo de Toledo era Juan de Aragón, el tercer hijo del rey aragonés Jaime II, que se marchó a Tarragona en 1326, solicitando la permuta, que tardó dos años en ser ratificada por Bula papal de Juan XXII.

Nuestro protagonista de hoy, Jimeno de Luna, por su paso por Alcalá, en 1333, convocó un Concilio Provincial al que asistieron todos los obispos sufragáneos, es decir, pertenecientes a su jurisdicción, donde se trató sobre el decoro de la Iglesia y donde se fijaron penas de excomunión contra los señores feudales raptores, invasores, destructores y ladrones de los bienes religiosos, tal y como había ocurrido durante la minoría de la edad del rey Alfonso XI.

También, en 1334, consiguió del rey Alfonso XI una carta de Privilegio protegiendo a los que acudieran a la feria de Alcalá.

Y en 1336 celebró en el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares un Sínodo Diocesano.

Pero tenemos que tratar ahora de un tema dudoso, ya que algunos historiadores afirman que don Jimeno de Luna fue quien mandó embellecer el antesalón de Concilios del Palacio Arzobispal, basándose en los escudos que había en él. Pero otros investigadores históricos dicen que ese escudo era de don Juan de Cerezuela, hermano uterino, sólo de madre, de don Álvaro de Luna, que rigió el Arzobispado un siglo después que su antepasado familiar Jimeno de Luna.

Y tal día como hoy de 1338 falleció en su palacio de Alcalá de Henares don Jimeno de Luna, siendo el primer Arzobispo de Toledo que muere en Alcalá. Está enterrado en la capilla de San Andrés, en Toledo.

(Fotografía de Lladó, hacia 1930).


Más efemérides del 16 de noviembre:

El 16 de noviembre de 1517 desde este año se establece este día como el de recuerdo al cardenal Cisneros; la llamada «Annua Commemoratio Cisneriana».

El 16 de noviembre de 1545 se inicia un Proceso judicial entre la parroquia de Santa María y el hospital de Antezana.

El 16 de noviembre de 1837 la imagen de la Virgen de de la Sabiduría, más conocida por la Virgen de Cisneros, es llevada a la Iglesia Magistral.

El 16 de noviembre de 1980 la Universidad recobra la tradición de la celebración del «Annua Commemoratio Cisneriana».

Anuncios

25 de octubre de… 1400

El 25 de octubre de 1400 se firma una Concordia de Hermandad entre los clérigos de las Parroquias de Santa María y de los Santos Justo y Pastor.

A finales del siglo XIV y comienzos del XV la Iglesia Católica estaba dividida en el llamado Cisma de Occidente.

Todo empezó porque en 1306 el papado había sido desterrado a Aviñón y, después de mucho tiempo, el papa Gregorio XI había vuelto a Roma en 1377, terminando así la llamada “Cautividad de Babilonia”.

Pero al año siguiente, con la muerte de este Papa, empezó el llamado Cisma de Occidente, cuando los cardenales romanos eligieron como sucesor al italiano Urbano VI y un grupo de cardenales contrarios se opusieron y proclamaron a Clemente VII, que instaló su sede de nuevo en Aviñón, lo que originó la división en el seno de la Iglesia. Los dos papas electos se excomulgaron el uno al otro y el Cisma quedó abierto.

En 1409, con el Concilio de Pisa, se intentó solucionar el problema deponiendo a los dos papas en conflicto y eligiendo al papa Alejandro VI. Pero ninguno de los dos papas destituidos aceptaron esta decisión y, durante un tiempo, la Iglesia Católica tuvo tres Papas.

Por último, el Concilio de Constancia, con cardenales de más peso que los de Pisa, solucionó la cuestión. Reunidos en cónclave, el Cisma se terminó en 1417 cuando se eligió al papa Martín V.

Y si la Iglesia Católica estaba dividida entre las altas jerarquías, las fricciones entre las Parroquias de Alcalá de Henares no se podían quedaban atrás.

En Alcalá existían dos parroquias. Por un lado estaba la Parroquia de Santa María la Mayor, que no estaba donde la gente actualmente cree, en la Plaza de Cervantes, sino que estaba situada en el solar en el que más tarde se levantaría el Convento Franciscano de Santa María de Jesús, también conocido por Convento de San Diego. Esta parroquia ostentaba el Arciprestazgo, es decir, era la sede del Arcipreste, sabiendo que el Arcipreste era el responsable de los sacerdotes y de las parroquias de un territorio determinado.

Por otro lado estaba la Parroquia de los Santos Justo y Pastor, que estaba asentada en el lugar donde fueron martirizados y enterrados los Santos Niños, además de tener una especial relación con el Arzobispado de Toledo.

Las fricciones surgieron por el protocolo cuando asistían conjuntamente a los actos litúrgicos y a las procesiones, ya que no se ponían de acuerdo sobre el lugar donde se tenían que colocar los clérigos de ambas parroquias según el grado de importancia.

Y tal día como hoy de 1400 se firmó una Concordia de Hermandad entre los clérigos de las Parroquias de Santa María y de los Santos Justo y Pastor para solucionar el tema. En esta Concordia se estableció el lugar de cada uno de los clérigos de ambas parroquias en los actos y, además, se regularon varios aspectos de la vida, costumbres y estipendios de las dos iglesias.

Esta Concordia estuvo vigente durante setenta y nueve años, hasta el 1479, pues la Parroquia de los Santos Justo y Pastor, por petición del arzobispo Carrillo, fue elevada a la categoría de Colegiata, lo que originó nuevas fricciones que fueron solucionadas con la Bula del papa León X en 1519, en la que la Colegiata de los Santos Justo y Pastor adquirió el rango de iglesia Magistral, desbancando en importancia definitivamente a la Parroquia de Santa María la Mayor.


Más efemérides del 25 de octubre:

El 25 de octubre de 1567 el colegial Bernardo de Sandoval y Rojas, futuro Arzobispo de Toledo, se licencia en Artes por la Universidad de Alcalá.

El 25 de octubre de 1812 en plena invasión de las tropas francesa, se establece el primer contacto de los alcalaínos con las tropas aliadas extranjeras, inglesas.

9 de octubre de… 1390

El 9 de octubre de 1390 fallece el rey Juan I de Castilla, al caerse de su caballo y ser aplastado por el animal, en un festejo extramuros de la villa de Alcalá de Henares, por la zona del actual Parque O’Donnell.

Por un lado hay que hablar de los Frafanes. Estos eran unos caballeros, cristianos nobles, que trabajaban bajo las ordenes del rey de Marruecos, y que eran muy diestros en montar a caballo y en el manejo de las lanzas. Estos caballeros, que eran cincuenta, fueron a Alcalá de Henares porque el rey Juan les había requerido, prometiéndoles heredades y bienes en Castilla.

Y por otro lado hay que decir que en octubre de 1390 el rey Juan I de Castilla estaba en Alcalá de Henares para ordenar algunos asuntos con el arzobispo de Toledo don Pedro Tenorio, para luego partir junto a su mujer y su hijo a tierras de Andalucía.

Pues tal día como hoy de 1390 falleció el rey Juan I de Castilla al caerse de su caballo y ser aplastado por el animal, en una exhibición de los Farfanes, extramuros de la villa de Alcalá de Henares.

¿Cómo sucedió?

Después de despachar con el Arzobispo de Toledo los asuntos del reino, escucharon misa en la capilla de las casas del Arzobispo y al terminar salieron a caballo por la Puerta de Burgos, pasando por las huertas existentes hacia la Almuzara, que era la zona ecuestre donde se ejercitaban los jinetes, y donde se iba a realizar la exhibición por parte de los Farfanes. Esta zona es el actual Parque O’Donnell.

Y por una zona de barbecho, el rey se emocionó, espoleó a su caballo y éste tropezó, y al caerse aplastó al Rey.

El Arzobispo de Toledo mandó construir una tienda como las actuales de primeros auxilios para ocultar que el Rey había muerto y mandó llamar a los «Físicos» (médicos) para hacer creer que todavía estaba vivo. Él se marchó a escribir a la reina doña Beatriz y al príncipe don Enrique, que en esos momentos se encontraban en la villa de Madrid con el arzobispo de Sigüenza don fray Juan Serrano.

Después confirmaron el fallecimiento del Rey y, formando un cortejo fúnebre, se llevaron su cuerpo a las casas del Arzobispo de Toledo, ya que todavía no se consideraba Palacio Arzobispal.

(Fotografía de J. Laurent, hacia 1860).


Más efemérides del 9 de octubre:

El 9 de octubre de 1547 es bautizado el niño Miguel de Cervantes en la Parroquia de Santa María la Mayor de Alcalá de Henares.

El 9 de octubre de 1861 se abren las puertas de la antigua Universidad de Alcalá para dar cobijo al Colegio de Padres Escolapios con la entrada de los primeros alumnos.

El 9 de octubre de 1878 se coloca la primera piedra del Monumento a El Empecinado.

El 9 de octubre de 1879 se inaugura el Monumento a Cervantes en la Plaza del Mercado, que desde entonces se le denomina Plaza de Cervantes.

El 9 de octubre de 1947 el General Francisco Franco visita Alcalá de Henares para reinaugurar la restaurada Capilla del Oidor.

El 9 de octubre de 1990 se inaugura la Biblioteca Pública Municipal Rafael Alberti.

19 de diciembre de… 1308

El 19 de diciembre de 1308 el rey Fernando IV de Castilla y los embajadores del rey Jaime II de Aragón firman en nuestra ciudad el “Tratado de Alcalá de Henares”, donde se acuerda iniciar la guerra contra el reino de Granada.

En 1306 Fernando IV de Castilla solicitó entrevistarse con Jaime II de Aragón. Desde ese momento se intentó fijar una fecha para el encuentro de los dos soberanos, pero tuvo que ser aplazado varias veces debido a los conflictos internos en ambos reinos.

Al final se encontraron tres veces en 1308: en el monasterio de Santa María de Huerta, de Soria, en Monreal de Ariza, de Zaragoza, y en Alcalá de Henares.

Pero hablando del último encuentro, como colofón de los dos anteriores, el 19 de diciembre de 1308, el rey Fernando IV de Castilla y los embajadores aragoneses Bernaldo de Sarriá y Gonzalo García rubricaron el llamado “Tratado de Alcalá de Henares”.

En él se acordó dos temas: Por un lado se pactó iniciar la guerra contra el reino de Granada, comprometiéndose a no firmar una paz por separado con el monarca granadino Muhámmad III. Tanto el rey castellano como el aragonés se decidieron aportar diez galeras cada uno a la expedición.

Se aprobó que las tropas del reino de Castilla atacarían las plazas de Algeciras y Gibraltar, mientras que los aragoneses conquistarían la ciudad de Almería.

Fernando IV se comprometió a ceder una sexta parte del reino de Granada al rey aragonés, y le concedió el reino de Almería excepto las plazas de Bedmar, Locubín, Alcaudete, Quesada y Arenas, que habían formado parte del reino de Castilla en el pasado.

El conflicto que empezó en junio de 1309, pero fracasaron en los asedios de Algeciras, por Fernando IV, y Almería, por Jaime II.

El segundo punto fue el acuerdo matrimonial de la infanta Leonor de Castilla, hija de Fernando IV, con el infante Jaime de Aragón, hijo y heredero de Jaime II.

Pero el matrimonio nunca fue consumado, ya que el infante Jaime huyó de la ceremonia de esponsales e ingresó en la Orden de San Juan de Jerusalén.

Al final la infanta Leonor de Castilla se casó con el ya rey Alfonso IV de Aragón, hijo y sucesor de Jaime II.

Tras la firma del “Tratado de Alcalá de Henares”, los reyes Fernando IV de Castilla y Jaime II de Aragón enviaron embajadores a la Corte de Aviñón, a fin de solicitar al papa Clemente V que concediese la condición de cruzada a la lucha contra los musulmanes del sur de la Península Ibérica, y para que concediese la dispensa para la celebración del matrimonio entre la infanta Leonor de Castilla y el infante Jaime de Aragón.

Sobre este segundo punto, la dispensa matrimonial fue otorgada antes de la llegada de los embajadores a Aviñón.

Y en abril de 1309 el Papa, mediante la bula “Indesinentis cure”, autorizó la predicación de la cruzada.


Más efemérides del 19 de diciembre:

El 19 de diciembre de 1625 fallece el Padre Juan Juarez, receptor de las Sagradas Formas de Alcalá de Henares.

El 19 de diciembre de 1862 se trasladan los restos mortales de don Francisco de Valles, el Divino, colocándolos en un nuevo nicho expresamente construido en el arco de entrada de su antigua capilla de la iglesia de San Ildefonso.

16 de noviembre de… 1338

El 16 de noviembre de 1338 fallece en Alcalá de Henares el Arzobispo de Toledo don Jimeno de Luna.

En una efeméride anterior (ver 20 de octubre) hablé que se pueden dividir los Arzobispos de Toledo en tres grupos: Los conocidos por todos, los que nos suenan sus nombres por algún hecho en concreto y los que no conocemos ni el nombre.

La efeméride de hoy trata de un arzobispo que yo lo incluiría en el segundo grupo, el que nos suena de algo, aunque no sepamos muy bien de qué.

Jimeno de Luna fue el iniciador de la saga de los Luna que durante generaciones ejercerían cargos importantes de responsabilidad, entre ellos varios Arzobispos, un Condestable y el famoso papa Luna, Benedicto XIII.

Jimeno de Luna fue nombrado Arzobispo de Zaragoza en 1296 y veintidós años más tarde, en 1317 fue trasladado al Arzobispado de Tarragona.

Y curiosamente, once años después, en 1328, fue nombrado Arzobispo de Toledo por una permuta, por un cambio. El Arzobispo de Toledo era Juan de Aragón, el tercer hijo del rey aragonés Jaime II, que se marchó a Tarragona en 1326, solicitando la permuta, que tardó dos años en ser ratificada por Bula papal de Juan XXII.

Nuestro protagonista de hoy, Jimeno de Luna, por su paso por Alcalá, en 1333, convocó un Concilio Provincial al que asistieron todos los obispos sufragáneos, es decir, pertenecientes a su jurisdicción, donde se trató sobre el decoro de la Iglesia y donde se fijaron penas de excomunión contra los señores feudales raptores, invasores, destructores y ladrones de los bienes religiosos, tal y como había ocurrido durante la minoría de la edad del rey Alfonso XI.

También, en 1334, consiguió del rey Alfonso XI una carta de Privilegio protegiendo a los que acudieran a la feria de Alcalá.

Y en 1336 celebró en el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares un Sínodo Diocesano.

Pero tenemos que tratar ahora de un tema dudoso, ya que algunos historiadores afirman que don Jimeno de Luna fue quien mandó embellecer el antesalón de Concilios del Palacio Arzobispal, basándose en los escudos que había en él. Pero otros investigadores históricos dicen que ese escudo era de don Juan de Cerezuela, hermano uterino, sólo de madre, de don Álvaro de Luna, que rigió el Arzobispado un siglo después que su antepasado familiar Jimeno de Luna.

Y tal día como hoy de 1338 falleció en su palacio de Alcalá de Henares don Jimeno de Luna, siendo el primer Arzobispo de Toledo que muere en Alcalá. Está enterrado en la capilla de San Andrés, en Toledo.

(Fotografía de Lladó, hacia 1930).


Más efemérides del 16 de noviembre:

El 16 de noviembre de 1517 desde este año se establece este día como el de recuerdo al cardenal Cisneros; la llamada ”Annua Commemoratio Cisneriana”.

El 16 de noviembre de 1545 se inicia un Proceso judicial entre la parroquia de Santa María y el hospital de Antezana.

El 16 de noviembre de 1837 la imagen de la Virgen de de la Sabiduría, más conocida por la Virgen de Cisneros, es llevada a la Iglesia Magistral.

El 16 de noviembre de 1980 la Universidad recobra la tradición de la celebración del ”Annua Commemoratio Cisneriana”.

25 de octubre de… 1400

El 25 de octubre de 1400 se firma una Concordia de Hermandad entre los clérigos de las Parroquias de Santa María y de los Santos Justo y Pastor.

A finales del siglo XIV y comienzos del XV la Iglesia Católica estaba dividida en el llamado Cisma de Occidente.

Todo empezó porque en 1306 el papado había sido desterrado a Aviñón y, después de mucho tiempo, el papa Gregorio XI había vuelto a Roma en 1377, terminando así la llamada “Cautividad de Babilonia”.

Pero al año siguiente, con la muerte de este Papa, empezó el llamado Cisma de Occidente, cuando los cardenales romanos eligieron como sucesor al italiano Urbano VI y un grupo de cardenales contrarios se opusieron y proclamaron a Clemente VII, que instaló su sede de nuevo en Aviñón, lo que originó la división en el seno de la Iglesia. Los dos papas electos se excomulgaron el uno al otro y el Cisma quedó abierto.

En 1409, con el Concilio de Pisa, se intentó solucionar el problema deponiendo a los dos papas en conflicto y eligiendo al papa Alejandro VI. Pero ninguno de los dos papas destituidos aceptaron esta decisión y, durante un tiempo, la Iglesia Católica tuvo tres Papas.

Por último, el Concilio de Constancia, con cardenales de más peso que los de Pisa, solucionó la cuestión. Reunidos en cónclave, el Cisma se terminó en 1417 cuando se eligió al papa Martín V.

Y si la Iglesia Católica estaba dividida entre las altas jerarquías, las fricciones entre las Parroquias de Alcalá de Henares no se podían quedaban atrás.

En Alcalá existían dos parroquias. Por un lado estaba la Parroquia de Santa María la Mayor, que no estaba donde la gente actualmente cree, en la Plaza de Cervantes, sino que estaba situada en el solar en el que más tarde se levantaría el Convento Franciscano de Santa María de Jesús, también conocido por Convento de San Diego. Esta parroquia ostentaba el Arciprestazgo, es decir, era la sede del Arcipreste, sabiendo que el Arcipreste era el responsable de los sacerdotes y de las parroquias de un territorio determinado.

Por otro lado estaba la Parroquia de los Santos Justo y Pastor, que estaba asentada en el lugar donde fueron martirizados y enterrados los Santos Niños, además de tener una especial relación con el Arzobispado de Toledo.

Las fricciones surgieron por el protocolo cuando asistían conjuntamente a los actos litúrgicos y a las procesiones, ya que no se ponían de acuerdo sobre el lugar donde se tenían que colocar los clérigos de ambas parroquias según el grado de importancia.

Y tal día como hoy de 1400 se firmó una Concordia de Hermandad entre los clérigos de las Parroquias de Santa María y de los Santos Justo y Pastor para solucionar el tema. En esta Concordia se estableció el lugar de cada uno de los clérigos de ambas parroquias en los actos y, además, se regularon varios aspectos de la vida, costumbres y estipendios de las dos iglesias.

Esta Concordia estuvo vigente durante setenta y nueve años, hasta el 1479, pues la Parroquia de los Santos Justo y Pastor, por petición del arzobispo Carrillo, fue elevada a la categoría de Colegiata, lo que originó nuevas fricciones que fueron solucionadas con la Bula del papa León X en 1519, en la que la Colegiata de los Santos Justo y Pastor adquirió el rango de iglesia Magistral, desbancando en importancia definitivamente a la Parroquia de Santa María la Mayor.


Más efemérides del 25 de octubre:

El 25 de octubre de 1567 el colegial Bernardo de Sandoval y Rojas, futuro Arzobispo de Toledo, se licencia en Artes por la Universidad de Alcalá.

El 25 de octubre de 1812 en plena invasión de las tropas francesa, se establece el primer contacto de los alcalaínos con las tropas aliadas extranjeras, inglesas.

9 de octubre de… 1390

El 9 de octubre de 1390 fallece el rey Juan I de Castilla, al caerse de su caballo y ser aplastado por el animal, en un festejo extramuros de la villa de Alcalá de Henares, por la zona del actual Parque O’Donnell.

Por un lado hay que hablar de los Frafanes. Estos eran unos caballeros, cristianos nobles, que trabajaban bajo las ordenes del rey de Marruecos, y que eran muy diestros en montar a caballo y en el manejo de las lanzas. Estos caballeros, que eran cincuenta, fueron a Alcalá de Henares porque el rey Juan les había requerido, prometiéndoles heredades y bienes en Castilla.

Y por otro lado hay que decir que en octubre de 1390 el rey Juan I de Castilla estaba en Alcalá de Henares para ordenar algunos asuntos con el arzobispo de Toledo don Pedro Tenorio, para luego partir junto a su mujer y su hijo a tierras de Andalucía.

Pues tal día como hoy de 1390 falleció el rey Juan I de Castilla al caerse de su caballo y ser aplastado por el animal, en una exhibición de los Farfanes, extramuros de la villa de Alcalá de Henares.

¿Cómo sucedió?

Después de despachar con el Arzobispo de Toledo los asuntos del reino, escucharon misa en la capilla de las casas del Arzobispo y al terminar salieron a caballo por la Puerta de Burgos, pasando por las huertas existentes hacia la Almuzara, que era la zona ecuestre donde se ejercitaban los jinetes, y donde se iba a realizar la exhibición por parte de los Farfanes. Esta zona es el actual Parque O’Donnell.

Y por una zona de barbecho, el rey se emocionó, espoleó a su caballo y éste tropezó, y al caerse aplastó al Rey.

El Arzobispo de Toledo mandó construir una tienda como las actuales de primeros auxilios para ocultar que el Rey había muerto y mandó llamar a los “Físicos” (médicos) para hacer creer que todavía estaba vivo. Él se marchó a escribir a la reina doña Beatriz y al príncipe don Enrique, que en esos momentos se encontraban en la villa de Madrid con el arzobispo de Sigüenza don fray Juan Serrano.

Después confirmaron el fallecimiento del Rey y, formando un cortejo fúnebre, se llevaron su cuerpo a las casas del Arzobispo de Toledo (ya que todavía no se consideraba Palacio Arzobispal).

(Fotografía de J. Laurent, hacia 1860).


Más efemérides del 9 de octubre:

El 9 de octubre de 1547 es bautizado el niño Miguel de Cervantes en la Parroquia de Santa María la Mayor de Alcalá de Henares.

El 9 de octubre de 1878 se coloca la primera piedra del Monumento a El Empecinado.

El 9 de octubre de 1879 se inaugura el Monumento a Cervantes en la Plaza del Mercado, que desde entonces se le denomina Plaza de Cervantes.

El 9 de octubre de 1947 el General Francisco Franco visita Alcalá de Henares para reinaugurar la Capilla del Oidor.

16 de noviembre de… 1338

El 16 de noviembre de 1338 fallece en Alcalá de Henares el Arzobispo de Toledo don Jimeno de Luna.

En una efeméride anterior (ver 20 de octubre) hablé que se pueden dividir los Arzobispos de Toledo en tres grupos: Los conocidos por todos, los que nos suenan sus nombres por algún hecho en concreto y los que no conocemos ni el nombre.

La efeméride de hoy trata de un arzobispo que yo lo incluiría en el segundo grupo, el que nos suena de algo, aunque no sepamos muy bien de qué.

Jimeno de Luna fue el iniciador de la saga de los Luna que durante generaciones ejercerían cargos importantes de responsabilidad, entre ellos varios Arzobispos, un Condestable y el famoso papa Luna, Benedicto XIII.
Jimeno de Luna fue nombrado Arzobispo de Zaragoza en 1296 y veintidós años más tarde, en 1317 fue trasladado al Arzobispado de Tarragona.

Y curiosamente, once años después, en 1328, fue nombrado Arzobispo de Toledo por una permuta, por un cambio. El Arzobispo de Toledo era Juan de Aragón, el tercer hijo del rey aragonés Jaime II, que se marchó a Tarragona en 1326, solicitando la permuta, que tardó dos años en ser ratificada por Bula papal de Juan XXII.

Nuestro protagonista de hoy, Jimeno de Luna, por su paso por Alcalá, en 1333, convocó un Concilio Provincial al que asistieron todos los obispos sufragáneos, es decir, pertenecientes a su jurisdicción, donde se trató sobre el decoro de la Iglesia y donde se fijaron penas de excomunión contra los señores feudales raptores, invasores, destructores y ladrones de los bienes religiosos, tal y como había ocurrido durante la minoría de la edad del rey Alfonso XI.

También, en 1334, consiguió del rey Alfonso XI una carta de Privilegio protegiendo a los que acudieran a la feria de Alcalá.

Y en 1336 celebró en el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares un Sínodo Diocesano.

Pero tenemos que tratar ahora de un tema dudoso, ya que algunos historiadores afirman que don Jimeno de Luna fue quien mandó embellecer el antesalón de Concilios del Palacio Arzobispal, basándose en los escudos que había en él. Pero otros investigadores históricos dicen que ese escudo era de don Juan de Cerezuela, hermano uterino, sólo de madre, de don Álvaro de Luna, que rigió el Arzobispado un siglo después que su antepasado familiar Jimeno de Luna.

Y tal día como hoy de 1338 falleció en su palacio de Alcalá de Henares don Jimeno de Luna, siendo el primer Arzobispo de Toledo que muere en Alcalá.
Está enterrado en la capilla de San Andrés, en Toledo.

(Fotografía de Lladó, hacia 1930).


Más efemérides del 16 de noviembre:

El 16 de noviembre de 1517 desde este año se establece este día como el de recuerdo al cardenal Cisneros; la llamada ”Annua Commemoratio Cisneriana”.

El 16 de noviembre de 1545 se inicia un Proceso judicial entre la parroquia de Santa María y el hospital de Antezana.

El 16 de noviembre de 1837 la imagen de la Virgen de de la Sabiduría, más conocida por la Virgen de Cisneros, es llevada a la Iglesia Magistral.

El 16 de noviembre de 1980 la Universidad recobra la tradición de la celebración del ”Annua Commemoratio Cisneriana”.

25 de octubre de… 1400

El 25 de octubre de 1400 se firma una Concordia de Hermandad entre los clérigos de las Parroquias de Santa María y de los Santos Justo y Pastor.

A finales del siglo XIV y comienzos del XV la Iglesia Católica estaba dividida en el llamado Cisma de Occidente.

Todo empezó porque en 1306 el papado había sido desterrado a Aviñón y, después de mucho tiempo, el papa Gregorio XI había vuelto a Roma en 1377, terminando así la llamada “Cautividad de Babilonia”.

Pero al año siguiente, con la muerte de este Papa, empezó el llamado Cisma de Occidente, cuando los cardenales romanos eligieron como sucesor al italiano Urbano VI y un grupo de cardenales contrarios se opusieron y proclamaron a Clemente VII, que instaló su sede de nuevo en Aviñón, lo que originó la división en el seno de la Iglesia. Los dos papas electos se excomulgaron el uno al otro y el Cisma quedó abierto.

En 1409, con el Concilio de Pisa, se intentó solucionar el problema deponiendo a los dos papas en conflicto y eligiendo al papa Alejandro VI. Pero ninguno de los dos papas destituidos aceptaron esta decisión y, durante un tiempo, la Iglesia Católica tuvo tres Papas.

Por último, el Concilio de Constancia, con cardenales de más peso que los de Pisa, solucionó la cuestión. Reunidos en cónclave, el Cisma se terminó en 1417 cuando se eligió al papa Martín V.

Y si la Iglesia Católica estaba dividida entre las altas jerarquías, las fricciones entre las Parroquias de Alcalá de Henares no se podían quedaban atrás.

En Alcalá existían dos parroquias. Por un lado estaba la Parroquia de Santa María la Mayor, que no estaba donde la gente actualmente cree, en la Plaza de Cervantes, sino que estaba situada en el solar en el que más tarde se levantaría el Convento Franciscano de Santa María de Jesús, también conocido por Convento de San Diego. Esta parroquia ostentaba el Arciprestazgo, es decir, era la sede del Arcipreste, sabiendo que el Arcipreste era el responsable de los sacerdotes y de las parroquias de un territorio determinado.

Por otro lado estaba la Parroquia de los Santos Justo y Pastor, que estaba asentada en el lugar donde fueron martirizados y enterrados los Santos Niños, además de tener una especial relación con el Arzobispado de Toledo.

Las fricciones surgieron por el protocolo cuando asistían conjuntamente a los actos litúrgicos y a las procesiones, ya que no se ponían de acuerdo sobre el lugar donde se tenían que colocar los clérigos de ambas parroquias según el grado de importancia.

Y tal día como hoy de 1400 se firmó una Concordia de Hermandad entre los clérigos de las Parroquias de Santa María y de los Santos Justo y Pastor para solucionar el tema. En esta Concordia se estableció el lugar de cada uno de los clérigos de ambas parroquias en los actos y, además, se regularon varios aspectos de la vida, costumbres y estipendios de las dos iglesias.

Esta Concordia estuvo vigente durante setenta y nueve años, hasta el 1479, pues la Parroquia de los Santos Justo y Pastor, por petición del arzobispo Carrillo, fue elevada a la categoría de Colegiata, lo que originó nuevas fricciones que fueron solucionadas con la Bula del papa León X en 1519, en la que la Colegiata de los Santos Justo y Pastor adquirió el rango de iglesia Magistral, desbancando en importancia definitivamente a la Parroquia de Santa María la Mayor.


Más efemérides del 25 de octubre:

El 25 de octubre de 1567 el colegial Bernardo de Sandoval y Rojas, futuro Arzobispo de Toledo, se licencia en Artes por la Universidad de Alcalá.

El 25 de octubre de 1812 en plena invasión de las tropas francesa, se establece el primer contacto de los alcalaínos con las tropas aliadas extranjeras, inglesas.

10 de octubre de… 1304

El 10 de octubre de 1304 el arzobispo de Toledo Gonzalo Díaz Palomeque concede a Alcalá de Henares el Privilegio por el que suprime el Almojarifazgo.

Antes de nada hay que saber qué es el “almojarifazgo”. Si miramos su significado en la RAE, leemos que es un impuesto que se pagaba por los géneros o mercaderías que salían del reino, por los que se introducían en él, o por aquellos con que se comerciaba de un puerto a otro dentro de España.

Pero esta acepción no cuadra con la villa de Alcalá, pues, entre otras cosas, no tiene puerto.

Hay que buscar otro significado. Y es que el almojarifazgo era el conjunto de impuestos que se recaudaba para el rey. En un principio a este conjunto de tributos se le denominaba el “Portazgo”, y tenía el mismo nombre que el mayor impuesto que existía que consistía en cobrar por la entrada y salida de mercancías por las puertas de la villa. Y como podía llegar a confusiones, al conjunto de impuestos se le empezó a llamar con un vocablo que denominaba al funcionario que los cobraba. Como el cobrador se le denominaba “almojarife”, al conjunto de impuestos que él cobraba se le llamaría “Almojarifazgo”.

Lógicamente, Alcalá de Santiuste tenía este conjunto de impuestos.

Y tal día como hoy 1304 el arzobispo de Toledo Gonzalo Díaz Palomeque concedió a la villa de Alcalá el Privilegio por el que suprimía el Almojarifazgo y mandó que solo se cobrase los tributos que estaban registrados en el Fuero Extenso, que después se denominaría Fuero Viejo.


Más efemérides del 10 de octubre:

El 10 de octubre de 1435 se construye una nueva horca en Alcalá de Henares.

El 10 de octubre de 1973 nace el mago mentalista alcalaíno Greca de Blas.

El 10 de octubre de 1986 se firma el Hermanamiento entre Alcalá de Henares y la ciudad inglesa de Peterborough, en cuya Catedral está enterrada la alcalaína Catalina de Aragón.