16 de mayo… 1095

El 16 de mayo de 1095 por vez primera aparece el nombre de Alcalá en un documento conservado.

La actual ciudad de Alcalá de Henares ha tenido varios nombres a lo largo de su larga historia.

El primer nombre es Iplacea, aunque actualmente se cree que no es cierto, ya que se basa en una antigua leyenda. Esta leyenda, apoyada en alguna mención de los historiadores antiguos Plinio y Ptolomeo, dice que la ciudad Iplacea se fundó por un grupo de soldados excombatientes de la Guerra de Troya capitaneados por el rey Tehuero, en el actual Cerro del Viso.

Pero los restos arqueológicos encontrados en este Cerro son de los Carpetanos, pueblo celtíbero prerromano. En este asentamiento se encontraron monedas que tenían grabadas las palabras «Ikesankom Kombouto». Según los numismáticos, Ikesankom es el nombre de la tribu Carpetana, que significa «los Fructíferos», y Kombouto significa «ciudad».

En los años 80 antes de Cristo los romanos invadieron este pueblo celtíbero y se quedaron en el Cerro del Viso hasta el primer siglo después de Cristo, que bajaron al valle del río Henares, creando lo que actualmente conocemos como Complutum, que significa «lugar donde converge el agua».

En el año 305 fueron degollados los niños Justo y Pastor. En el lugar del martirio se levantó un pequeño altar techado, llamado «cella martirium» y alrededor de esta ermita, los cristianos empezaron a levantar casas. A este lugar se le empezó a llamar Campo Laudable, que significa «Campo digno de alabanza».

Con la invasión de los musulmanes y la destrucción de la ciudad de Complutum, éstos crearon un castillo en un cerro a unos tres kilómetros de la ciudad romana. A este castillo se le denominó Al-kal’a en Nahar, que significa «el castillo sobre aguas fértiles».

En esta época, a las casas que estaban en el valle, alrededor de la cella martirium, se las denominó Alkalaga.

Con la conquista del castillo musulmán por parte de los cristianos, al castillo se le denominaría Alcalá la Vieja, y a Alkalaga se le empezó a llamar Burgo de Santiuste.

Después al burgo se le empezó a llamar como se conoce ahora, Alcalá de Henares.

Y tal día como hoy de 1095 por vez primera apareció el nombre de Alcalá en un documento conservado.

Está en un Códice toledano sobre Cánones. El texto termina así:

«Finit liber Canonum, Conciliis Sanctorum Patrum seu decreta Praesulum Romanorum. Feliciter Deo gratias. Julianus indignus Presbyter scripsit is cuius est, adiuvante Deo, habitans in Alkalaga quae situ est super campum laudabilem. IIII feria, XVII kalendas junias, erat ICXXXIII.»

«Aquí termina el libro de los Cánones, Consejos de los Santos Padres y los decretos de los Obispos de Roma. Afortunadamente, gracias a Dios. Juliano, indigno sacerdote, que lo escribió, con la ayuda de Dios, vive en Alkalaga, que está situado en el campo laudable. 4ª feria, 17 de las kalendas de junio. Era 1133».

Esta fecha corresponde a la actual 16 de mayo de 1095.

Y las palabras Campo Laudable ya se hallaban en el himno mozárabe de los santos Justo y Pastor:

«ad locum campi patentem

quem ferunt laudabilem».

«al lugar de campo abierto

que llaman digno de alabanza».

Curiosamente hay que decir que este texto se escribió en el año 1095, cuando el Alkalaga ya era tierra conquistada por los cristianos, ya que el valle del Henares se había conquistado diez años antes, en 1085, pero el castillo de Al-kal’a en Nahar todavía era musulmán, pues lo conquistó el arzobispo de Toledo don Bernardo de Seridac en 1118, veintitrés años después del escrito.


Más efemérides del 16 de mayo:

El 16 de mayo de 1830 se inaugura en Alcalá de Henares el establecimiento de la Real Academia de Artillería.

El 16 de mayo de 1982 la reina doña Sofía acepta la presidencia de honor de los actos del V Centenario del Hospital de Antezana.

16 de mayo de… 1095

El 16 de mayo de 1095 por vez primera aparece el nombre de Alcalá en un documento conservado.

La actual ciudad de Alcalá de Henares ha tenido varios nombres a lo largo de su larga historia.

El primer nombre es Iplacea, aunque actualmente se cree que no es cierto, ya que se basa en una antigua leyenda. Esta leyenda, apoyada en alguna mención de los historiadores antiguos Plinio y Ptolomeo, dice que la ciudad Iplacea se fundó por un grupo de soldados excombatientes de la Guerra de Troya capitaneados por el rey Tehuero, en el actual Cerro del Viso.

Pero los restos arqueológicos encontrados en este Cerro son de los Carpetanos, pueblo celtíbero prerromano. En este asentamiento se encontraron monedas que tenían grabadas las palabras “Ikesankom Kombouto”. Según los numismáticos, Ikesankom es el nombre de la tribu Carpetana, que significa “los Fructíferos”, y Kombouto significa “ciudad”.

En los años 80 antes de Cristo los romanos invadieron este pueblo celtíbero y se quedaron en el Cerro del Viso hasta el primer siglo después de Cristo, que bajaron al valle del río Henares, creando lo que actualmente conocemos como Complutum, que significa “lugar donde converge el agua”.

En el año 305 fueron degollados los niños Justo y Pastor. En el lugar del martirio se levantó un pequeño altar techado, llamado “cella martirium” y alrededor de esta ermita, los cristianos empezaron a levantar casas. A este lugar se le empezó a llamar Campo Laudable, que significa Campo Maravilloso.

Con la invasión de los musulmanes y la destrucción de la ciudad de Complutum, éstos crearon un castillo en un cerro a unos tres kilómetros de la ciudad romana. A este castillo se le denominó Al-kal’a en Nahar, que significa “el castillo sobre aguas fértiles”.

En esta época, a las casas que estaban en el valle, alrededor de la cella martirium, se las denominó Alkalaga.

Con la conquista del castillo musulmán por parte de los cristianos, al castillo se le denominaría Alcalá la Vieja, y a Alkalaga se le empezó a llamar Burgo de Santiuste.

Después al burgo se le empezó a llamar como se conoce ahora, Alcalá de Henares.

Y tal día como hoy de 1095 por vez primera apareció el nombre de Alcalá en un documento conservado.

Está en un Códice toledano sobre Cánones. El texto termina así:

«Finit liber Canonum, Conciliis Sanctorum Patrum seu decreta Praesulum Romanorum. Feliciter Deo gratias. Julianus indignus Presbyter scripsit is cuius est, adiuvante Deo, habitans in Alkalaga quae situ est super campum laudabilem. IIII feria, XVII kalendas junias, erat CXXXIII.»

«Aquí termina el libro de los Cánones, Consejos de los Santos Padres y los decretos de los Obispos de Roma. Afortunadamente, gracias a Dios. Juliano, indigno sacerdote, que lo escribió, con la ayuda de Dios, vive en Alkalaga, que está situado en el campo maravilloso. 4ª feria, 17 de las kalendas de junio. Era 133».

Esta fecha corresponde a la actual 16 de mayo de 1095.

Y las palabras Campo Laudable ya se hallaban en el himno mozárabe de los santos Justo y Pastor:

«ad locum campi patentem

quem ferunt laudabilem».

«Al lugar de campo abierto

que llaman maravilloso».

Curiosamente hay que decir que este texto se escribió en el año 1095, cuando el Alkalaga ya era tierra conquistada por los cristianos, ya que el valle del Henares se había conquistado diez años antes, en 1085, pero el castillo de Al-kal’a en Nahar todavía era musulmán, pues lo conquistó el arzobispo de Toledo don Bernardo de Seridac en 1118, veintitrés años después del escrito.


Más efemérides del 16 de mayo:

El 16 de mayo de 1830 se inaugura en Alcalá de Henares el establecimiento de la Real Academia de Artillería.

El 16 de mayo de 1982 la reina doña Sofía acepta la presidencia de honor de los actos del V Centenario del Hospital de Antezana.