2 de marzo de… 1859

El 2 de marzo de 1859 se firma el Acuerdo entre el Arzobispado de Toledo y el Gobierno de la nación para instalar el Archivo General del Reino en el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares.

Como todos sabemos, el rey Alfonso VII y la reina doña Berenguela donaron las tierras complutenses al Arzobispado de Toledo. Y estos, a partir del arzobispo Rodrigo Ximénez de Rada, empezaron a construirse una fortaleza y unas casas que poco a poco se convirtieron en un palacio, el Palacio Arzobispal.

Con la Constitución de 1812 se suprimieron los Señoríos y Alcalá dejó de depender del Arzobispado de Toledo como tal, aunque continuaría durante algunos años más la dependencia eclesiástica y pastoral. Y el edificio siguió también bajo la titularidad del la Sede Primada.

En julio de 1858 se firmó un Real Decreto en el que se creaba un novedoso Archivo General del Reino que debería estar «en un edificio espacioso y cercano a la corte», bajo la dependencia de la Dirección General de Instrucción Pública. También se crearía el cuerpo facultativo de archiveros-bibliotecarios.

Y en menos de un año, tal día como hoy de 1859, se firmó el Acuerdo de Cesión entre el Arzobispado de Toledo y el Ministerio de Fomento para instalar el recién creado Archivo General del Reino en el antiguo Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares.

Esta escritura fue rubricada por don Modesto Lafuente, en representación del Gobierno español, y por don Francisco Javier Montoto, en nombre del arzobispo de Toledo don Cirilo Alameda y Brea.

En este Acuerdo se determinaban los documentos que inicialmente se trasladarían al este archivo, «… donde se reunirán desde luego los de las cuatro Órdenes militares y de San Juan de Jerusalén, en sus dos lenguas de Castilla y Aragón; los de la Inquisición; los de las Colegiatas suprimidas en virtud del último Concordato celebrado con Su Santidad; y los Archivos de las suprimidas Cámaras, Consejos y sus Presidencias».

También se establecía que «se remitirán al Archivo Central, en las épocas y con las formalidades que en el Reglamento se establezcan, todos los papeles de carácter administrativo de las Secretarías de Despacho, cuando el transcurso del tiempo los haga inútiles para la instrucción de los negocios».

La firma de este Acuerdo hizo que el antiguo Palacio Arzobispal, que se hallaba en estado de casi completa ruina, se reparara para adaptarlo a su nuevo destino.

Se abrió así un periodo de ochenta años que terminó, desgraciadamente, por un incendio en agosto de 1939 que destruyó el 80% del Palacio, haciendo perder una de las joyas de la arquitectura alcalaína y un legado histórico imposible de recuperar.


Más efemérides del 2 de marzo:

El 2 de marzo de 1456 el Arcipreste, clérigos y feligreses de la Parroquia de Santa María la Mayor escriben una carta al arzobispo Carrillo pidiendo que la traslade a la Ermita de San Juan de los Caballeros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s