13 de febrero de… 1531

El 13 de febrero de 1531 se subastan las obras de demolición de la torre de la iglesia Magistral en 30.000 maravedís, siendo adjudicadas a Rodrigo Gil de Hontañón.

El arzobispo de Toledo Alonso Carrillo de Acuña, después de haber conseguido el título de Colegiata para la Parroquia de los Santos Justo y Pastor, empezó a construir un nuevo templo para ésta, siendo concluido por su sucesor, el arzobispo Pedro González de Mendoza. Se terminó en 1490 al rematarse la torre de la Colegiata.

El siguiente arzobispo de Toledo, Francisco de Cisneros, remodeló el templo de Carrillo, pero no tocó para nada la torre.

Se sabe porque en las cuentas de la obra de Cisneros conocidas hasta ahora no figura ninguna cantidad destinada a remodelación de la torre.

El tema de la sustitución de la torre se planteó por primera vez en febrero de 1526. No se sabe a ciencia cierta el motivo. Podría ser porque el campanario existente no fuese digno para el nuevo templo o porque se encontrase deteriorada.

En mayo de ese mismo año de 1526 se dispuso construir una nueva torre en el lugar de la antigua, y se contrató al maestro de cantería Rodrigo Gil de Hontañón para que hiciese las trazas, o sea, diseñara y dibujara los planos, y para que dirigiera la obra.

A pesar de lo acordado, se consideraron otros emplazamientos para la nueva torre, como encima del trascoro, es decir, encima de la nave principal, casi en la entrada. Esto nos indica que la construcción de la nueva torre se ideó más por enriquecer el templo que a causa de la ruina de la torre antigua, ya que en un principio se iba a mantener esa torre.

Pero un mes después, en junio de 1526, Rodrigo Gil de Hontañón convenció al Cabildo de que la torre se debía levantar en el mismo lugar de la existente.

Como habían acordado, en abril de 1528, Gil de Hontañón, acompañado de un aparejador y varios oficiales, llegaron a Alcalá para comenzar las obras. Pero por problemas económicos se tuvo que retrasar más de dos años.

Y tal día como hoy de 1531, se subastaron las obras de demolición de la torre de la ya iglesia Magistral, siendo adjudicadas a Rodrigo Gil de Hontañón.

Los licitantes fueron los maestros de obras Pedro de Urrutia, Sillero, Fabián y Rodrigo Gil de Hontañón.

Sillero valoró la obra en 40.000 maravedís; Pedro de Urrutia en 100 ducados; Fabián en 35.000 maravedís; Pero fue Gil de Hontañón el que ofertó la obra por menos dinero, 30.000 maravedís, pagaderos en tres plazos de 10.000 cada uno, que percibió respectivamente al iniciar los trabajos, a mediados del mes de marzo y al finalizar la obra.

Rodrigo Gil de Hontañón se comprometió a comenzar la obra de derribo a los ocho días siguientes a la subasta y a terminarlo a finales de marzo.

Debió cumplir con las fechas, más o menos, pues a finales de abril de ese mismo año se dio libramiento al Obrero Mayor para pagar al maestro Gil de Hontañón los 30.000 maravedís estipulados.

Por tanto podemos fechar el derribo del campanario antiguo entre febrero y abril de 1531.


Más efemérides del 13 de febrero:

El 13 de febrero de 1620 la comunidad al completo de los capuchinos de Alcalá de Henares se salva al salir de la enfermería del convento momentos antes de hundirse ésta.

El 13 de febrero de 1687 el Ayuntamiento de Alcalá de Henares aprueba las reformas presentadas por la comisión para obtener dinero para el pago de Título de Ciudad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s