28 de octubre de… 1850

El 28 de octubre de 1850 se reúne una asamblea de alcalaínos en el Palacio Arzobispal en la que se acuerda constituir la Sociedad de Condueños de los Edificios que fueron Universidad.

La Universidad de Alcalá tuvo que cerrar sus puertas definitivamente en 1839, ya que tres años antes un Real Decreto firmado por la reina regente doña María Cristina de Borbón-Dos Sicilias sentenció el traslado de esta Universidad a la villa de Madrid.

Ante la tesitura de qué hacer con los edificios que habían sido Universidad de Alcalá, la Junta de Centralización de Fondos de Instrucción Pública anunció la venta de estos edificios. Sería toda la isla universitaria comprendida entre la calle de Pedro Gumiel, plaza de San Diego, calle de San Pedro y San Pablo, calle de los Colegios, callejón de Santa María y fachada de la Plaza Mayor.

En noviembre de 1845 don Joaquín Alcober presentó una oferta de 50.000 reales. Y antes de tener respuesta hizo una segunda oferta añadiendo 20.000 reales más.

Ofertas aceptadas y comprada la isla, Alcober implantó un cultivo de morera con cría de gusanos e instalación de talleres y máquinas de hilatura de la seda obtenida.

El negocio de la cría de gusanos de seda no le fue muy bien y dos años más tarde, en 1847, don Joaquín Alcober vendió los edificios a dos matrimonios formados por don Joaquín Cortés y doña Magdalena Navarro, por una parte, y don Javier de Quinto y doña Elisa de Rodas, por la otra. Pagaron de una sola vez 70.000 reales por toda la isla. La idea que tenían era hacer viviendas de alquiler.

Pero tres años después, a comienzos de 1850, el matrimonio Cortés vendió su parte a los de Quinto por 30.000 reales.

La situación de los edificios que fueron Universidad no mejoró con el nuevo dueño, ya que lo primero que hizo fue desmontar las campanas que estaban hechas con el bronce de los cañones capturados en la batalla de Orán, y por tanto con valor cisneriano, de la Capilla de San Ildefonso. Luego desmanteló las cresterías del Patrio Trilingüe y, lo que sembró la alarma, demolió el arco de ladrillo que separaba la calle de Pedro Gumiel con la Plaza Mayor. Este arco servía de balcón-palco desde donde el Claustro de la Universidad asistía a las celebraciones que se realizaban en la plaza.

Éste fue “el rayo que hirió el corazón de los complutenses”.

Y tal día como hoy de 1850 se reunieron muchos vecinos de Alcalá en la Sala de Rentas Decimales del Palacio Arzobispal para estudiar esta problemática, ya que no podían consentir que se perdiera aquello que durante más de tres siglos había sido la gloria, el orgullo y, en gran parte, el modo de vida de los alcalaínos. Estos hombres no podían pasar por el trance de ver desaparecer piedra por piedra la gloria de Alcalá.

En esta reunión designaron una Comisión para que gestionara la adquisición de los edificios. A su vez redactaron un escrito al Corregidor (actualmente Alcalde) solicitándole que “mandase suspender todo nuevo derribo en el edificio que fue Universidad y sus agregados” hasta que se comprasen a don Javier de Quinto, según habían acordado.

Decidieron adquirirlos por 80.000 reales más algunas obras hechas por Quinto, es decir, en total 90.000 reales. Y se resolvió que esta cantidad se dividiría en 900 suscripciones de a 100 reales cada una y que sólo se podían adquirir 10 suscripciones como máximo.

Y estos alcalaínos de todas las clases sociales (catedráticos, doctores, sacerdotes, abogados, comerciantes, albañiles, carpinteros, panaderos, analfabetos,…), unidos por el amor hacia su ciudad, a su historia y, por tanto, a sus edificios, en diciembre de ese mismo año de 1850, compraron la isla de edificios y crearon a su vez la “Sociedad de Condueños de los Edificios que fueron Universidad”.

Si Lope de Vega en su obra “Fuenteovejuna” nos cuenta la historia de un pueblo que se une para defender su honor, en Alcalá de Henares la historia es real, cierta y vital de un pueblo que se une para defender, conservar y preservar un patrimonio histórico, artístico y cultural, y, sobre todo, sin ánimo de lucro.


Más efemérides del 28 de octubre:

El 28 de octubre de 1562 profesa la primera alcalaína en el Convento de Carmelitas Descalzas de la Purísima Concepción, Ana de San Jerónimo.

El 28 de octubre de 1706 se terminan las obras de conservación en la Ermita del Cristo de los Doctrinos.

El 28 de octubre de 1983 comienza a emitir la emisora de radio Onda Cero en Alcalá de Henares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s