26 de septiembre de… 1604

El 26 de septiembre de 1604 el rey Felipe III concede autorización a Miguel de Cervantes para imprimir el libro «El ingenioso Hidalgo de la Mancha».

Leyendo el texto que firmó el Rey, llama la atención el comentario que hace Cervantes acerca del esfuerzo realizado para escribir esta obra y el gran valor que le da. El propio Cervantes dice de este libro que «será muy útil y provechoso».

Así mismo es curiosa la autorización para imprimir durante 10 años en el Reino de Castilla, lo que se denomina «con privilegio».

El documento también recoge las posibles sanciones a los que lee publicasen sin licencia, lo que no impidió que de las seis ediciones del primer año, dos fueran ilegales, una de ellas la de Lisboa. Curiosamente se conserva un ejemplar de esta copia ilegal en la Casa Natal de Cervantes de Alcalá de Henares.

El texto dice:

«EL REY.

Por quanto, por parte de vos Miguel de Cervantes, nos fue fecha relación que aviades copuesto un libro intitulado, El ingenioso Hidalgo de la Mancha, el qual os avia costado mucho trabajo, y era muy útil, y provechoso, nos pedistes, y suplicastes, os mandassemos dar licecia y facultad, para le poder imprimir, y previlegio por el tiepo que fuessemos servidos, o como la nuestra merced fuesse. Lo qual visto por los del nuestro Consejo, por quato en el dicho libro se hizieron las diligencias que la prematica ultimamente por nos fecha, sobre la impressión de los libros dispone, fue acordado, que deviamos mandar dar esta nuestra cedula para vos, en la dicha razón, y nos tuvimoslo por bien. Por la qual, por os hazer bien y merced, os damos licencia y facultad para que vos, o la persona q vuestro poder huviere, y no otra alguna, podays imprimir el dicho libro, intitulado El ingenioso Hidalgo de la Mancha, q desuso se haze menció, en todos estos nuestros Reynos de Castilla, por tiempo y espacio de diez años, que corran, y se cuente desde el dicho dia de la data desta nuestra cedula. So pena, que la persona, o personas, que sin tener vuestro poder lo imprimiere, o vendiere: o hiziere imprimir, o vender, por el mesmo caso pierda la impresion que hiziere, con los moldes, y aparejos della: y mas incurra en pena de cincuenta mil maravedís, cada vez q lo cotrario hiziere. La qual dicha pena, sea la tercia parte, para la persona que lo acusare: y la otra tercia parte, para nuestra Camara: y la otra tercia parte, para el juez que lo sentenciare. Con tanto, que todas las vezes que huvieredes de hazer imprimir el dicho libro, durante el tiempo de los dichos diez años, le traygais al nuestro Consejo, juntamente con el original que en el fue visto, que va rubricado cada plana, y firmado al fin del, de Juan Gallo de Andrada, nuestro escrivano de Camara, de los que en el residen, para saber si la dicha impressión está conforme el original: o traygays fe en publica forma, de cómo por Corretor nombrado por nuestro mandado, se vio, y corrigio la dicha impresión, por el original, y se imprimio conforme a el, y quedan impressas las erratas por el apuntadas, para cada un libro de los que assi fueren impressos, para que se tasse el precio que por cada volume huvieredes de aver. Y mandamos al Impressor que assi imprimiere el dicho libro, no imprima el principio, ni el primer pliego del, ni entregue mas de un solo libro, con el original al Autor, o persona a cuya costa lo imprimiere, ni otro alguno, para efeto de la dicha correcion y tassa, hasta que antes, y primero el dicho libro esté corregido y tassado por los del nuestro Consejo: y estando hecho, y no de otra manera, pueda imprimir el dicho principio, y primer pliego, y sucesivaméte ponga esta nuestra cedula, y la aprovació, tassa, y erratas, so pena de caer, è incurrir en las penas cotenidas en las leyes, y prematicas destos nuestros Reynos. Y mandamos a los del nuestro Consejo, y a otras qualesquier justicias dellos, guarden y cumplan esta nuestra cédula, y lo en ella contenido. Fecha en Valladolid, a veynte y seys dias del mes de Setiembre, de mil y seyscientos y quatro años.

YO EL REY.

Por mandato del Rey nuestro señor.

Juan de Amezqueta».

22 de septiembre de… 1850

El 22 de septiembre de 1850 el sepulcro del cardenal Cisneros es trasladado a la iglesia Magistral.

A pesar de las indicaciones del cardenal Cisneros acerca de lo discreta que debía de ser su sepultura, en 1518 sus albaceas y la Universidad contrataron a Domenico Fancelli para que realizase un sepulcro para albergar los restos mortales del Cardenal. Una vez acabado, el sepulcro se instaló en la Capilla del Colegio Mayor de San Ildefonso.

Y antes de la subasta de los edificios que fueron Universidad en 1846, se desmontó el sepulcro del cardenal Cisneros, se embaló y se dejó en custodia en la Capilla de San Ildefonso.

Cuatro años después, en 1850, el alcalde-corregidor don Celedonio Bada se reunió con los alcalaínos más contribuyentes y les propuso que entre todos costearan los gastos de traslado y montaje del sepulcro del Cardenal en la iglesia Magistral para que no quedase en el olvido, arrinconado.

Éstos aceptaron, pero personas menos pudientes no quisieron ser menos y maestros, oficiales, aprendices ofrecieron su trabajo para el traslado.

Y tal día como hoy de 1850 los alcalaínos de buena voluntad trasladaron el sepulcro del cardenal Cisneros desde la Capilla de San Ildefonso a la iglesia Magistral.

En este caso hay que recordar el dicho que reza: «cuando alguien mueve algo con ganas e ilusión, mueve también a otras personas en el mismo fin».

(Fotografía Postal de Hauser y Menet, 1906)


Más efemérides del 22 de septiembre:

El 22 de septiembre de 1496 el Concejo de la villa de Alcalá dona una calle junto al Convento de Franciscanos de Santa María de Jesús para los edificios de la Universidad.

El 22 de septiembre de 1884 se celebran solemnes funciones religiosas en honor a la Virgen del Val en su VII Centenario.

El 22 de septiembre de 1885 el obispo de Madrid-Alcalá concede 40 días de indulgencia a todos los que recen delante del Cristo de los Doctrinos.

21 de septiembre de… 1591

El 21 de septiembre de 1591 fallece el célebre historiador Ambrosio de Morales.

Nacido en Córdoba en 1513, estudió Teología en la Universidad de Alcalá, siendo después Catedrático de Retórica y Rector del Colegio de San Felipe y Santiago, también conocido por Colegio del Rey.

Fue Cronista del rey Felipe II, y entre otros trabajos le mandó realizar un viaje de estudio por los reinos de León, Galicia y Asturias. En él hizo un inventario de los manuscritos, inscripciones y reliquias sagradas de estas zonas.

Erudito, no solo poseyó una de las mejores bibliotecas de su época, sino que fue el verdadero artífice de la Biblioteca del El Escorial, pues buscó por toda España los libros que le interesaban al rey Felipe II.

Fue designado como Procurador en el proceso de canonización de fray Diego de San Nicolás, después conocido por san Diego de Alcalá.

Se le considera como el primer historiador que no manejó como fuentes de la historia libros de otros autores anteriores, sino que utilizó testimonios no literarios, como ruinas arqueológicas, inscripciones, monedas,… ya que investigó, como se suele decir, “in situ”.

En relación con Alcalá, hizo numerosas prospecciones arqueológicas en Complutum y en el castillo de Alcalá la Vieja.

Escribió el libro «La vida, el martirio, la invención, la grandeza y las traslaciones de los gloriosos niños Mártires san Justo y Pastor», editado en Alcalá de Henares, en la imprenta de Andrés de Angulo, en el año 1568. Este libro lo dedicó a Juan de Austria y en su introducción hizo un elogio al rey Felipe II, ya que le consideraba el principal responsable de la traslación de las reliquias de los Santos Niños desde Huesca a Alcalá de Henares.

Por problemas de salud, Ambrosio de Morales regresó a su Córdoba natal en 1582 donde falleció un día como hoy de 1591.


Más efemérides del 21 de septiembre:

El 21 de septiembre de 1690 se firma una Concordia entre el Ayuntamiento de Alcalá de Henares y la Universidad en torno a contar con las mismas preeminencias a la hora de usar repostero y sitial.

El 21 de septiembre de 1842 la junta de la cofradía de la Virgen del Val, con el apoyo del Ayuntamiento, crea una comisión para la reconstrucción de la ermita, que estaba en estado de ruina.

19 de septiembre de… 1467

El 19 de septiembre de 1467 se hace un Traslado de unas Ordenanzas prohibiendo la introducción de vino en Alcalá de Henares y su tierra procedente de otros lugares.

Este privilegio viene de muy lejos en el tiempo. Ya en el año 1268 el rey Sancho IV había firmado un Despacho para que se protegiera el comercio del vino que se elaboraba en Alcalá de Henares y se prohibía la entrada de vinos procedentes de otros lugares. Y en el año 1390 el arzobispo de Toledo Pedro Tenorio recordó y ratificó esta ordenanza.

Doscientos años habían pasado de este primer Despacho cuando por razones de seguridad, tal día como hoy de 1467, se ordenó sacar un Traslado, es decir, una copia de este importante Privilegio que protegía la, por aquel entonces, muy notable producción vinícola de la comarca de Alcalá.

 

RAE:

* Despacho: Cédula, expediente. Comunicación escrita de una resolución de una reunión de una autoridad gubernativa con sus colaboradores o subalternos para resolver conjuntamente asuntos determinados.

* Traslado: Copia de un documento.


Más efemérides del 19 de septiembre:

El 19 de septiembre de 1520 Alcalá se levanta a favor de los Comuneros.

El 19 de septiembre de 1580 el alcalaíno Miguel de Cervantes es rescatado de su cautiverio de Argel por Juan Gil.

El 19 de septiembre de 1699 se organizan rogativas por los malos temporales que azotan la ciudad y las enfermedades que conllevan.

El 19 de septiembre de 1853 la Virgen del Val vuelve desde la ermita a la iglesia Magistral a causa de no haberse reconstruido la casa del ermitaño y quedar expuesta la imagen a irreverencias.

El 19 de septiembre de 1886 el Alcalde de Alcalá Esteban Azaña logra que las tropas de Alcalá no se sumen a la sublevación republicana del General Villacampa.

9 de septiembre de… 1880

El 9 de septiembre de 1880 el arzobispo de Toledo Juan Ignacio Moreno y Maisonave aprueba las Ordenanza de la Cofradía de la Paz y de la Caridad de Alcalá de Henares.

Nacido en Guatemala, Juan Ignacio Moreno Maisonave, se doctoró en Derecho por la Universidad Central de Madrid.

Fue nombrado Vicario General de Burgos, Obispo de Oviedo y Arzobispo de Valladolid.

En 1866 rechazó el cargo de Arzobispo de Granada, pero dos años después, en 1868, fue nombrado Cardenal, siendo la primera persona nacida en Iberoamérica que accedió al cardenalato. Asistió al Concilio Vaticano I.

En 1875 fue nombrado Arzobispo de Toledo.

No consta que hiciera nada en Alcalá de Henares como Arzobispo de Toledo, excepto que tal día como hoy de 1880 aprobó las Ordenanza de la Cofradía de la Paz y de la Caridad de Alcalá de Henares.

Esta cofradía oficialmente se llamaba «Cofradía del Cabildo de la Santísima Trinidad, Sangre de Cristo y Nuestra Señora de las Angustias».

Tenía como fin asistir tanto a los afiliados, como a los reos de la pena capital, excluyendo de este carácter asistencial «a los enfermos del mal venéreo, ético, tisis, gota, hidropesía, parálisis (baldado) y en aquellas que se causen por culpa del doliente como son las heridas en riña, caídas en diversiones y festejos, apuestas y otras imprudencias y temeridades», unas porque podían ser de larga duración y otras por ser producidas por acciones maliciosas o voluntarias.


Más efemérides del 9 de septiembre:

El 9 de septiembre de 1756 el arzobispo de Toledo don Luis Fernández de Córdoba pide cuentas de las escuelas de Argáez y Avellaneda al Regidor de la ciudad de Alcalá de Henares.

El 9 de septiembre de 1965 se disuelve el Escuadrón de Paracaidistas de Alcalá de Henares, quedando una unidad de entidad de escuadrilla denominada Escuadrilla de Zapadores Paracaidistas (EZAPAC).

8 de septiembre de… 1555

El 8 de septiembre de 1555 fallece Tomás García Martínez, primer alumno canonizado de la Universidad de Alcalá con el nombre de Santo Tomás de Villanueva.

Es cierto que no es una efeméride acaecida en Alcalá, pero es indiscutible que tiene mucha relación con nuestra ciudad, ya que Tomás García Martínez fue uno de los primeros alumnos que entraron en el Colegio Mayor de San Ildefonso de Alcalá de Henares.

Tomás García Martínez nació en Fuenllana en 1486, pueblo donde vivían sus abuelos maternos, aunque su infancia y juventud transcurrió en Villanueva de los Infantes. Por eso años después se le conocerá como santo Tomás de Villanueva.

Como ya he comentado en la presentación, fue uno de los primeros alumnos que entraron en el Colegio Mayor de San Ildefonso de Alcalá de Henares, donde obtuvo, primeramente, el título de Maestro en Lógica, Física y Metafísica, después el de Bachiller en Artes y por último Licenciado en Teología.

Ingresó en la Orden de los Agustinos de Salamanca y fue ordenado sacerdote en 1518.

Fue profesor de la Universidad de Salamanca y llegó a ser Consejero y Confesor del rey Carlos I de España.

Aunque se negó en varias ocasiones, por mandato del Superior en la Orden fue nombrado Arzobispo de Valencia. Estando allí, ordenó sacerdote al futuro San Luis Beltrán.

Tomás García Martínez falleció tal día como hoy de 1555 por una angina de pecho e inflamación de la garganta a los sesenta y seis años.

Fue beatificado en 1618, y canonizado en noviembre de 1658 por el papa Alejandro VII.

Francisco de Quevedo escribió una biografía suya, “Epítome a la historia de la vida ejemplar y gloriosa muerte del bienaventurado fray Tomás de Villanueva”.

La Universidad de Alcalá de Henares le dedicó el primer patio del Colegio Mayor de San Ildefonso, al haber formado parte de la primera promoción de la Universidad, como ya he dicho, y ser el primer santo salido de las aulas complutenses.


Más efemérides del 8 de septiembre:

El 8 de septiembre de 1379 el rey Juan I confirma los Privilegios de sus antecesores hacia la villa de Alcalá.

El 8 de septiembre de 1389 el arzobispo de Toledo don Pedro Tenorio firma una Provisión, dada a petición de la villa de Alcalá, suprimiendo el “capiello” en Alcalá de Henares.

El 8 de septiembre de 1417 el rey Alfonso expide un privilegio en Segovia a favor de los caballeros de Alcalá.

El 8 de septiembre de 1977 el B.O.E. publica la aprobación de la Escuela Universitaria del Profesorado de E.G.B. instalada por los Hermanos Maristas en Alcalá de Henares.

7 de septiembre de… 1617

El 7 de septiembre de 1617 el Concejo de la villa de Alcalá y la Universidad celebran ambas procesiones jurando ser perpetuos defensores de la Inmaculada Concepción.

En el capítulo de fiestas complutenses, gran resonancia y participación popular tuvieron en 1617 los festejos organizados por el Ayuntamiento de la villa y la Universidad, al hacer ambas instituciones el voto de defender el Dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen.

Curioso el motivo, ya que no se definió como Dogma canónico hasta 1854.

Y tal día como hoy de 1617 empezaron las fiestas a las ocho de la mañana con una procesión organizada por la Universidad. Empezó en el Colegio Mayor de San Ildefonso hasta dirigirse a la Colegiata de los Santos Justo y Pastor. Allí tuvieron lugar los actos litúrgicos y los votos de defender el dogma. Se regresó al Colegio Mayor hacia la una del mediodía.

Por la tarde hubo comedias en la plaza del Mercado y delante de la Capilla del Colegio de San Ildefonso.

Aquel mismo día, el Concejo celebró otra procesión, jurando el Corregidor y los Regidores, en nombre todos los vecinos de la villa y en el suyo propio, ser perpetuos defensores de la Inmaculada Concepción.

Terminó el día con danzas y luminarias.

Estas fiestas se prolongaron durante ocho días, con lidias de toros y representaciones teatrales.

Este juramento lo repetirían años después. En febrero de 1653, reunido el Concejo en el templo de la ya iglesia Magistral, éste renovó el juramento de defender en toda circunstancia que «la Virgen María, Señora Nuestra, fue concebida sin mancha de delito original» y de que «ningún Regidor se dé en nuestro Ayuntamiento posesión de su oficio, sin que primero haya hecho ese voto con juramento».


Más efemérides del 7 de septiembre:

El 7 de septiembre de 1507 el deán don Carlos de Mendoza funda una capilla en la Colegiata de Alcalá de Henares.

El 7 de septiembre de 1763 el Consejo de Castilla dicta sentencia equitativa acerca del uso de la calle del Toril.

6 de septiembre de… 1947

El 6 de septiembre de 1947 los polvorines militares Gurugú A y Gurugú B de la carretera del monte Zulema de Alcalá de Henares, explosionaron al anochecer, falleciendo algunos soldados y obreros de una fábrica cercana.

Es uno de los hechos más tristes de la historia moderna de nuestra ciudad.

Fue a las diez menos cuarto de la noche. Hubo un temblor de origen desconocido, parecido a un terremoto, de una duración de siete u ocho segundos, seguido de dos explosiones casi instantáneas.

Toda la ciudad de Alcalá recibió una lluvia de cristales y cascotes de tierra, quedándose toda ella a oscuras y envuelta en una nube de polvo y humo que hacía irrespirable el ambiente.

El pánico se adueñó de la población, salieron a la calle para correr sin rumbo fijo.

El temblor de las explosiones se llegó a sentir a más de cincuenta kilómetros a la redonda.

La ciudad de Alcalá de Henares se salvó de una destrucción mayor por la situación del río Henares, ya que éste absorbió buena parte de la onda expansiva.

El Ayuntamiento junto a las autoridades militares y grupos de voluntarios organizaron una operación de salvamento de los heridos, que fueron asistidos en el Teatro Salón Cervantes, habilitado como hospital de primeros auxilios.

Desapareció por completo la colina donde se hallaban instalados los polvorines y parte del viejo puente medieval mandado construir por el arzobispo Tenorio, con su reciente pasarela peatonal. También quedaron destruidas la fábrica de ladrillos “Río Cerámica”, que había enfrente, y la popular “Venta de Camacho”.

Desgraciadamente, como consecuencia de las explosiones, murieron 26 personas, entre militares y trabajadores de la fábrica de ladrillos, y hubo un centenar de heridos.

Nunca se supieron las causas de las explosiones, pero se cree que fue un cúmulo de factores: las deficientes instalaciones de los polvorines, el mal estado de la pólvora almacenada, y el calor asfixiante de esa jornada de verano.


Más efemérides del 6 de septiembre:

El 6 de septiembre de 1702 don Antonio Alcocer, Racionero de la Iglesia Magistral, toma posesión como Capellán del Hospital de Nuestra Señora de la Misericordia o de Antezana.

5 de septiembre de… 1944

El 5 de septiembre de 1944 la imagen de la Virgen del Val es retirada de su ubicación, la iglesia de Jesuitas, y se guarda por acuerdo de la Cofradía que dijo que la nueva imagen no se parecía a la anterior desaparecida en el año 1936.

En 1936 la iglesia Magistral fue saqueada e incendiada. Junto a los graves daños padecidos por el edificio hubo que lamentar también la desaparición de un buen número de objetos artísticos y religiosos, entre los que se encontraba la imagen original de la Virgen del Val.

Finalizada la guerra, aprovechando las sequías, se llegó a dragar el cauce del río Henares para buscar la imagen, con resultado negativo.

Posteriormente, en 1940, el alcalde José Félix Huerta Calopa y Bernardo Esteban, ambos a título particular, encargaron una nueva imagen de la Virgen al afamado escultor Francisco Higueras.

La nueva imagen llegó a Alcalá a principios de septiembre de 1941, pero no podemos decir que tuviera mucho éxito.

Aun así, tras la recepción de la nueva imagen, el Ayuntamiento, reunido en sesión extraordinaria con un único punto del día, ratificó el nombramiento de la Virgen del Val como Alcaldesa de Alcalá.

También, la Corporación acordó acompañar a la Virgen hasta su Santuario y la asistencia a todos los actos que se programaran, a partir de ese año y en lo sucesivo.

Tras los actos religiosos de septiembre de ese año, la polémica en torno a la nueva imagen saltó otra vez pues no acababa de ser aceptada por el pueblo, ya que había mucha diferencia entre la imagen original y la nueva.

La polémica continuó hasta que tal día como hoy del 1944 la Cofradía de la Virgen del Val celebró una Junta y decidió devolver la imagen a sus donantes y que se encargara otra nueva que fuese semejante a la original desaparecida. Por suerte existía, y existe, una fotografía de la original.

Al acercarse las fechas de la festividad de la Virgen del Val, que se celebra el tercer domingo de septiembre, se decidió que los actos religiosos de ese año fuesen presididos por una copia de la imagen de la Virgen del Val que tenía un particular.

Por lo cual la imagen de Higueras se retiró de la iglesia de Jesuitas, que hacía de Parroquia única y de Magistral interina, y fue devuelta a sus donantes. Ellos la sortearon entre ellos y quedó en poder de José Félix Huerta, que se la regaló a su hija, monja de las Religiosas de María Reparadora de Alcobendas.

Actualmente la imagen se encuentra en un convento de la misma orden en Valladolid.


Más efemérides del 5 de septiembre:

El 5 de septiembre de 1822 se publica un Real Decreto prohibiendo los nombramientos en la Universidad de Alcalá.

El 5 de septiembre de 1955 llegan a Alcalá los primeros estudiantes de la nueva Facultad de Teología de la Compañía de Jesús, el Papa Francisco llegaría 15 años después.

4 de septiembre de… 1782

El 4 de septiembre de 1782 la Universidad de Alcalá vende parte del antiguo Colegio Máximo de la Compañía de Jesús a un particular.

Uno de los colegios más importantes e influyentes que tenía la Universidad de Alcalá era el Colegio Máximo de la Compañía de Jesús, fundado en 1545, aunque e edificio conocido como tal empezó a construirse en 1620.

Funcionó el Colegio hasta el año 1767 que, por mandato del rey Carlos III, los jesuitas fueron expulsados de España bajo la acusación de haber sido los instigadores de los motines populares del año anterior, conocidos con el nombre de “Motín de Esquilache”.

Continuando la efeméride, pero cambiando de tema, he de decir que, aunque eran dos instituciones distintas, el Colegio Mayor de San Ildefonso y la Universidad de Alcalá utilizaban el mismo edificio. Pero en 1776, nueve años después de la expulsión de los jesuitas, el Colegio Mayor de San Ildefonso y la Universidad de Alcalá se separaron físicamente y la Universidad trasladó su sede al antiguo Colegio Máximo de la Compañía de Jesús.

Para su ubicación se tuvieron que realizar importantes obras en este edificio, que fueron dirigidas por el arquitecto Ventura Rodríguez.

En esta restauración se modificó el eje del edificio, que tenía dos patios en línea, paralelos a la calle Libreros, transformándose en forma de “T”, con un patio detrás del otro, perpendicular a la calle, forma que aun se mantiene.

En esta obra también se levantó una magnífica escalera imperial y se reformó la fachada, respetando la antigua portada barroca, despojándola de gran parte de su decoración, acorde con las ideas arquitectónicas del siglo XVIII.

Como último trabajo en esta restauración, la Universidad levantó un muro de separación entre este edificio y su parte del lado Este. Y tal día como hoy de 1782, la Universidad vendió esta parte a un particular.

En 1859, el Estado tuvo que adquirir de nuevo esta parte y ampliar el edificio para instalar en él el Cuartel de Mendigorría.


Más efemérides del 4 de septiembre:

El 4 de septiembre de 1610 se compran los solares para el Colegio de San Ciriaco y Santa Paula, conocido popularmente como el Colegio de Málaga.

El 4 de septiembre de 1879 sale el primer número del periódico ”El Heraldo Complutense”.

El 4 de septiembre de 1931 el Ayuntamiento pide al Ministerio de Guerra el Cuartel de Infantería del Carmen, que estaba instalado en el antiguo Colegio Menor de Carmelitas Calzados, para instalar en él el Colegio Cervantes.

El 4 de septiembre de 1933 el Director General de Enseñanza Primaria comunica al Ayuntamiento de Alcalá de Henares la creación de una Escuela Preparatoria para el Instituto Nacional de Segunda Enseñanza.