11 de agosto de… 1939

El 11 de agosto de 1939 un incendio de origen incierto y que fue mal controlado, destruye el edificio del Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares, junto con la documentación del Archivo General Central.

En febrero de 1129 el rey Alfonso VII y la reina doña Berenguela donaron al Arzobispado de Toledo las tierras complutenses, convirtiéndose el arzobispo don Raimundo de Sauvetat en el primer Señor de Alcalá.

Y en 1202 al arzobispo don Rodrigo Jiménez de Rada colocó la primera piedra de lo que en un principio serían las casas del Arzobispo, y que más tarde llegó a ser el Palacio Arzobispal.

Durante más de seiscientos años fue residencia de los Arzobispos de Toledo y Vicarios hasta el año 1835 que se abolió los señoríos y por tanto el Arzobispado perdió las tierras de Alcalá.

Este Palacio contaba con cuatro espacios bien definidos, correspondientes a cuatro patios, junto con un jardín y una huerta.

El primer patio, el patio de Fonseca, también llamado de las columnas, era el núcleo originario de la primitiva casa arzobispal, que era un fuerte medieval. Tenía aspecto de un claustro de convento de dos plantas, con setenta y ocho columnas. Como curiosidad, los capiteles de las columnas de la planta primera eran todos diferentes, con tallas de cabezas de ángeles. En ese patio estaba la famosa escalera de tres tramos que era similar a la del Hospital de Santa Cruz de Toledo, ya que el autor de las dos escaleras junto con ese patio fue el arquitecto y escultor Alonso de Covarrubias.

El segundo patio era el de Armas. Era el más grande y estaba en la entrada al Palacio. Tenía tres alas construidas. En el ala Este estaba, y está a día de hoy, el Salón de Concilios y el torreón del Ochavo, donde se celebraron grandes recepciones y sínodos toledanos. El ala Norte era la más larga de todas. También fue obra de Alonso de Covarrubias. En la fachada, sobre la ventana central, todavía podemos apreciar un ostentoso escudo del cardenal-infante Luis de Borbón y Farnesio, que reemplazó, entre los años 1735 y 1754, al blasón imperial de Carlos V. El ala Oeste tenía la entrada al patio de Fonseca.

El tercer patio era el claustro del Aleluya que estaba en el lado Norte del Patio de Armas. Antiguamente constaba de una bella crujía de doce columnas unidas por arcos platerescos, que se repetían en la planta superior unidas por una balaustrada gótica, del mismo estilo del patio de Fonseca, pero a finales del siglo XIX, hacia el año 1875, fue demolida y se convirtió en un simple patio que daba a la huerta y uno de los lados era la tapia del Monasterio de San Bernardo.

El último patio era el de la Fuente. Era el más desconocido de los cuatro porque se decía que no está terminado. Constaba de ochenta y dos columnas en tres crujías. La cuarta eran pilastras y arcos a modo de nichos, toda de ladrillo y piedra sin labrar. Se llama «de la Fuente» por una pila que había en el centro del patio.

Y según miramos a la fachada del patio de Armas, al oeste, a la izquierda, se encontraba el jardín del Vicario y las galerías del Ave María, de estilo herreriano, con dos miradores de planta cuadrada con unas torretas apizarradas, semejantes a las torres de las iglesias y conventos de la ciudad.

Como en 1835 el Arzobispo de Toledo dejó de ser Señor de Alcalá, pero el Palacio seguía siendo propiedad del Arzobispado, en marzo de 1859 se firmó un Acuerdo entre el Arzobispado de Toledo y el Gobierno para instalar en el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares el Archivo General Central, para conservar gran parte de la documentación generada por la Administración española en la Edad Moderna.

En la Guerra Civil seguía siendo Archivo General, pero una mente “lumbrera”, y perdón por la expresión y por el comentario personal, decidió que en los bajos del Palacio, y por tanto del Archivo, se creara un cuartel militar, la Agrupación de Antitanques, junto a un taller de reparación de motores y un almacén de municiones.

Y tal día como hoy de 1939 un incendio de origen incierto y que fue mal controlado, destruyó el edificio del Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares, junto con la documentación del Archivo General Central.

El fuego empezó sobre las siete de la tarde, en el callejón del basurero, que estaba al lado de la huerta, detrás del patio de la Fuente, entre el patio y las naves nuevas que habían construido para ampliar el Archivo. En esa zona se almacenaba cajones de embalaje con grasa, cartones, papeles y basura, llegando la basura a ocho metros de altura.

Los soldados y los hortelanos intentaron ayudar en lo que podían a los bomberos complutenses hasta que llegaron, sobre las ocho y media, una dotación de bombero de Madrid para ayudar en las tareas de extinción. Se intentó hacer un cortafuego en el edificio para ver si cesaba pero no lo lograron por la rapidez de las llamas.

Se produjeron varias explosiones producidas por la munición militar y por las sustancias explosivas que estaban almacenadas en el edificio.

En pocas horas el ochenta por ciento del edificio se redujo a escombros y cenizas, llegando las llamas a la torre del Ochavo y afectando a la torre del Monasterio vecino de las Bernardas. El incendio, aunque estaba casi sofocando, alcanzó la linterna de la iglesia y a su cúpula, desplomándose con un ruido ensordecedor.

Cuatro horas, sólo cuatro horas bastaron para que el edificio del siglo XIII que fue Palacio de los Arzobispos de Toledo y Archivo General Central del Reino junto con todo lo que en él se albergaba se convirtieran en un amasijo de piedras, polvo y cenizas.

Y la pregunta que todo el mundo se hace es cómo se inició el incendio. Una investigación posterior certificó que el causante del incendio fue un niño de 9 años que estaba jugando con unas cerillas junto al basurero… pero nunca lo sabremos con certeza.

Lo único que nos consuela es saber que se está estudiando la posible recuperación del esplendor del Palacio Arzobispal.


Más efemérides del 11 de agosto:

El 11 de agosto de 1968 don Matías de Oñate y López, Marqués de Ugena, de ochenta y tres años de edad, que no realizó en su momento el servicio militar porque el sorteo le apartó como excedente de cupo, jura bandera como un recluta más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s