9 de mayo de… 1562

El 9 de mayo de 1562 los confesores del rey Felipe II y del príncipe Carlos deciden llevar el cuerpo de fray Diego de San Nicolás, futuro San Diego de Alcalá, al lecho del inconsciente Príncipe, al que se le atribuye su curación.

Como ya comentamos el 19 de abril, el príncipe Carlos, hijo de Felipe II y su primera esposa, María de Portugal, corriendo detrás de la hija del alcaide, Mariana Garcetas, de quien, según se decía, solicitaba favores de amor que ella le negaba, bajando por una angosta y oscura escalera de caracol del Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares, se le fue el pie y se cayó, dándose con la cabeza en una puerta que estaba cerrada, con gran detrimento de su salud.

El cirujano don Dionisio Daza Chacón, con la asistencia del médico de Cámara, don Cristóbal de Vega, y del médico personal del príncipe Carlos, don Santiago Diego Olivares, le hicieron la primera cura, ya que vieron que, aunque estaba inconsciente, sólo tenía una herida de poca extensión en la parte posteroizquierda de la cabeza.

Al amanecer del día siguiente llegaron el Protomédico General, don Juan Gutiérrez, y los cirujanos reales Portugués y Pedro de Torres.

A los diez días de la caída le surgieron pustemas, es decir, vejigas inflamatorias de la piel llenas de pus, y se le hincharon los párpados, la cabeza, los brazos y el pecho.

Doce días después de la caída llegaron a Alcalá de Henares el propio rey Felipe II con el doctor Mena y el anatomista Andrés Vasilio.

Celebraron más de cincuenta juntas de médicos, catorce de ellas en presencia del Monarca, y no encontraron ninguna cura para despertarle de su inconsciencia.

También le hicieron una dolorosa intervención para descubrir el hueso pero no reaccionó. Incluso se le administró un mágico ungüento del moro valenciano Pinterete, pero tuvieron que prescindir de él porque, lejos de curar, le produjeron quemaduras.

Al no encontrar cura alguna, el confesor del Rey, fray Bernardo de Fresneda, y el del Príncipe, el padre Maestro Mancio, determinaron sacar a fray Diego de San Nicolás, futuro San Diego de Alcalá, del arca sepulcral donde yacía en el Convento de Franciscanos de Santa María de Jesús para suplicarle que intercediera para que se realizase el milagro de la curación del Príncipe.

Por eso, tal día como hoy de 1562 llevaron el cuerpo de fray Diego de San Nicolás, que había fallecido hacía noventa y nueve años, al lecho del inconsciente Príncipe.

Llevaron el cuerpo del fraile en procesión desde el Convento hasta el Palacio Arzobispal.

Ya en los aposentos del príncipe Carlos, sacaron el cuerpo incorrupto de su arca y lo colocaron en unas andas. Estaba amortajado con un lienzo cosido. Descosieron la mortaja por la parte de la frente y ojo izquierdo hasta la sien y colocaron el cuerpo de fray Diego sobre las rodillas del príncipe Carlos, para que él le tocase el cráneo con la mano.

Después de unos rezos, colocaron otra vez el cuerpo incorrupto de fray Diego de San Nicolás con mucho cuidado en su arca.

Y con gran solemnidad arrancó la procesión de vuelta hacia el Convento de Franciscanos de Santa María de Jesús para depositar allí el cuerpo del hermano lego.

La mejoría fue inmediata y a los pocos días le desapareció la fiebre.

Al final el príncipe Carlos se medio recuperó, pues nunca sanó del todo, ya que se recrudeció la anormalidad de su cerebro.

Cuando se pudo levantar, se pesó, llegando a tres arrobas y una libra, con «calzones, jubón y ropilla». En gratitud, el Príncipe entregó al Convento franciscano tres arrobas de oro y tres de plata.

A mediados del mes de julio de ese mismo año, 1562, el príncipe Carlos partió de Alcalá de Henares hacia Madrid.


Más efemérides del 9 de mayo:

El 9 de mayo de 1258 el rey Sancho IV ordena que no entre en Alcalá y sus aldeas vino de otros lugares.

El 9 de mayo de 1268 el arzobispo de Toledo don Sancho de Aragón dispone unas Ordenanzas para el gobierno de Alcalá.

El 9 de mayo de 1567 el Capítulo Provincial de Carmelitas Calzados autoriza a fray Francisco Espinel a fundar el Colegio Menor de Nuestra Señora del Carmen en Alcalá de Henares. Hoy el edificio alberga la Escuela de Arquitectura.

El 9 de mayo de 1806 por primera vez en Alcalá de Henares se forma un tribunal para examinar y dar títulos de maestros de Primeras Letras, en este caso a don José Oxtés.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s