17 de marzo de… 2011

El 17 de marzo de 2011, una vez finalizados los trabajos de restauración, el obispo de la Diócesis de Alcalá bendice y reinaugura la Capilla de las Santas Formas en la Parroquia de Santa María la Mayor de Alcalá de Henares.

La historia del milagro de las Sagradas Formas de Alcalá de Henares tuvo su origen en mayo de 1597. Un anónimo penitente llegó al Colegio Máximo de la Compañía de Jesús en Alcalá solicitando confesión al padre jesuita Juan Juárez. En mitad de la confesión, aquel hombre entregó al jesuita un papel que envolvía veintiséis formas consagradas que, según manifestó, provenían de robos sacrílegos de varias iglesias.

El Padre Juan Juárez y el Padre Vázquez, filósofo y profesor de Teología en aquel Colegio, temiendo que pudieran estar envenenadas, acordaron colocarlas en un lugar decente, para evitar irreverencias, y esperar a que se corrompieran por sí solas.

El Padre Juárez las guardó en una cajita y las depositó entre unas reliquias del lado del Evangelio del altar mayor, es decir, según se mira al altar, al lado izquierdo.
Pasado algún tiempo fueron a ver las Formas guardadas para ver si ya estaban corrompidas, pero las encontraron blancas y hermosas como si se acabaran de hacer.

El Padre Luis de la Palma, Rector del Colegio, visitó las Formas y decidió que fueran trasladadas a un sitio húmedo, para favorecer la corrupción de las especies. Las colocaron en una capilla baja situada detrás de la sacristía y colocaron junto a ellas otras formas sin consagrar.
Pasados algunos meses observaron que las formas no consagradas estaban totalmente corrompidas, permaneciendo las otras en perfecto estado de conservación. Allí estuvieron hasta marzo de 1609, doce años después de la entrega.

En esa fecha visitó las Sagradas Formas el Padre Bartolomé Pérez, Provincial de la Orden, y mandó que, como estaban perfectamente conservadas, se colocasen en el altar mayor, al lado del Evangelio, en el lado izquierdo.

El caso se manifestaba como un verdadero milagro, pero todavía no se había declarado oficialmente.

Pasados seis años, en abril de 1615 llegó a Alcalá el Padre Luis de la Palma, antiguo Rector del Colegio y por entonces nuevo Provincial de la Orden. Vio de nuevo las Formas y levantó testimonio del hecho milagroso. Crecía cada vez más la fama del milagro, y en julio de 1619, veintidós años después de la entrega, una Junta de Doctores de la Universidad declaró oficialmente el milagro de las Sagradas Formas.

La calificación del milagro se ratificó, en junio de 1622, por el doctor Álvaro de Villegas, Primado de España; en enero de 1634 por don Francisco de Mendoza, Obispo Gobernador de Toledo y en marzo de 1682 por don Alonso Martínez Abad.

En el transcurso del tiempo se rompieron varias Formas para ver si una vez partidas, se corrompían más rápidamente. Por eso fueron entregadas veintiséis Formas, pero se conservaron solamente veinticuatro.

Respecto a las dos Formas partidas que no se pudieron colocar en la custodia, se guardaron en una cajita de nácar. Después de unos años, las partículas se hallaron reducidas a polvo y, por último, se arrojaron a agua bendita.

En febrero de 1624 se trasladaron las veinticuatro Formas Incorruptas a una custodia de planta donada por el cardenal Agustín Espínola, Arzobispo de Sevilla y Santiago.

El Colegio Máximo de la Compañía de Jesús habilitó una capilla en el lado del Evangelio del altar mayor, es decir, según se mira al altar, a la izquierda, para la veneración de las Santas Formas Incorruptas, y con el tiempo se convirtió en lugar de peregrinación y culto. En el siglo XVIII, a esta capilla se le añadió una sacristía.

Esta capilla está considerada como una de las grandes obras del barroco madrileño y su diseño está atribuido al hermano jesuita Francisco Bautista. Cuenta con una gran cúpula elevada sobre pechinas con un gran tambor.

En 1699 Juan Vicente Ribera decoró esta cúpula, conformando una exaltación iconográfica del milagro de las Santas Formas.

En julio de 1936 la custodia con las Sagradas Formas desapareció, sin haberse hallado desde entonces.

Ya en el siglo XXI, después de un largo trabajo de restauración, tal día como hoy de 2011 el obispo de la Diócesis de Alcalá bendijo y reinauguró la Capilla de las Santas Formas del antiguo Colegio Máximo de la Compañía de Jesús, perteneciendo actualmente a la Parroquia de Santa María la Mayor.

Desde ese momento la Capilla de las Santas Formas está abierta las veinticuatro horas del día, los trescientos sesenta y cinco días del año, convirtiéndose en la Capilla de la Adoración Perpetua.

En ella actualmente se veneran veinticuatro Formas Consagradas en una réplica de la custodia original.


Más efemérides del 17 de marzo:

El 17 de marzo de 1687 el Consejo de Castilla hace pública la concesión a Alcalá de Henares del Título de Ciudad.

El 17 de marzo de 1987 el BOCM publica la aprobación del Escudo y Bandera de la Ciudad.

Anuncios

15 de marzo de… 1453

El 15 de marzo de 1453 por orden del arzobispo de Toledo Alonso Carrillo de Acuña se inicia la construcción del Convento Franciscano de Santa María de Jesús, llamado después de San Diego.

En enero de 1446 el papa Eugenio IV promulgó una Bula por la que autorizaba a la Orden de Regulares de la Observancia que fundara en cada una de las tres provincia eclesiásticas, que En España eran entonces Santiago, Aragón y Castilla, cinco conventos en cada una de ellas.

El Vicario General de esa Comunidad, fray Juan Mauberto, recibió la Bula, pero falleció poco tiempo después. Su sustituto, el padre Teodorico Aurica, dio facultad al padre Alfonso de Borox para que llevase a efecto la realización fundacional de los cinco conventos correspondientes a Castilla.

En virtud de esta Bula, el arzobispo de Toledo Alonso Carrillo, que tenía una gran estima a los frailes de la observancia el punto de tener por confesor al padre franciscano fray Juan de Peñalver, y teniendo especial predicción en la villa de Alcalá de Henares, trató con su confesor la necesidad y conveniencia de construir en Alcalá  uno de los conventos de San Francisco solicitados por el Papa, para que con su ejemplo y predicación, supiesen los fieles cuales eran las verdaderas prácticas de la religión católica, ya que estaban confundidas y viciadas con el continuo trato con judíos y moriscos.

Para lograr más firmeza en su intento, pidió consentimiento al Cabildo toledano, que no solo se lo concedió, sino que le animó para que lo realizara lo más rápidamente posible.

A su vez, Alcalá de Henares tenía dos parroquias: una era la de los Santos Justo y Pastor, que estaba en el centro geográfico de la villa. Y la otra era la de Santa María la Mayor, que estaba en el lado Oeste, muy alejada de las casas, pues las separaba la plaza del Mercado, huertas y caminos embarrados. Los alcalaínos se habían quejado al Arzobispo en varias ocasiones de la distancia de la Parroquia de Santa María la Mayor y les solicitaban que la acercase hacia el centro.

Así, el arzobispo de Toledo “mató dos pájaros de un tiro”, ya que trasladó la Parroquia y la ubicó en la Ermita de San Juan de los Caballeros a su vez que entregaba el edificio de la antigua Parroquia de Santa María la Mayor a la Comunidad de Menores Observantes para la erección del nuevo Convento.

Y tal día como hoy de 1453 por orden del arzobispo de Toledo Alonso Carrillo de Acuña se inició la construcción del Convento Franciscano de Santa María de Jesús, llamado después de San Diego.

Las obras terminaron tres años después, y en abril de 1456 el propio arzobispo Carrillo consagró la iglesia del Convento y entregó la casa al padre Alfonso de Borox.

Doce religiosos del Convento Franciscano de Nuestra Señora de la Salceda, de Tendilla (Guadalajara), fueron escogidos para ser los primeros habitantes del este nuevo Convento. Entre ellos estaba el hermano lego fray Diego de San Nicolás, que años más tarde subió a los altares con el nombre de San Diego de Alcalá.


Más efemérides del 15 de marzo:

El 15 de marzo de 1488 el papa Inocencio VIII autoriza las necesarias asignaciones económica para el Estudio General que el cardenal Mendoza había ampliado sobre el que el arzobispo Carrillo había fundado años antes.

El 15 de marzo de 1499 el papa Alejandro VI firma la Bula “Considerantes” por la cual autoriza al Arzobispado de Toledo a fundar un Colegio Mayor, así como a dotarlo de estatutos propios.

El 15 de marzo de 1589 el Cabildo de la iglesia Magistral de Alcalá se hace cargo del Colegio Menor de San Cosme y San Damián, también conocido por Colegio de Mena, al aceptar su patronato.

El 15 de marzo de 1621 el papa Gregorio XV firma un Breve excomulgando a quienes sacasen libros de la biblioteca del Colegio Mayor de San Ildefonso de Alcalá de Henares.

El 15 de marzo de 1651 querella del alguacil mayor de la Universidad de Alcalá contra los estudiantes navarros.

14 de marzo de… 1499

El 14 de marzo de 1499 el cardenal y arzobispo de Toledo Francisco Ximénez de Cisneros coloca con sus propias manos la Primera Piedra del Colegio Mayor de San Ildefonso, sede de la Universidad de Alcalá de Henares.

La ceremonia de la colocación de la Primera Piedra del Colegio Mayor de San Ildefonso fue sencilla y a su vez muy emotiva.

La comitiva, encabezada de la cruz y seguida por toda la comunidad de religiosos, las autoridades de la población y del cardenal Cisneros vestido de pontifical, salió del Convento de Franciscanos de Santa María de Jesús y se dirigió al extremo de la fachada más cercano al convento, más o menos en la esquina del que años más tarde sería el Colegio Menor de San Pedro y San Pablo.

Cisneros, después de rezar una oración introductoria, bendijo los cimientos y la «Primera piedra», que estaba hueca. Luego cogió una pequeña escultura de broce de San Francisco, de un palmo de altura y que con una ranura en la espalda, y por el hueco introdujo unas monedas de oro de ducados dobles y de planta y un pergamino en el que estaba escrito un pequeño texto del cardenal junto con el día, mes y año y el maestro que lo fundó. Introdujo la figura en la piedra y su maestro de obras Pedro Gumiel le puso la tapa. Y los dos juntos introdujeron la piedra en el hueco que estaba preparado para ese fin, mientras los obreros echaban tierra encima.

Después entonaron el «Te deum», que es un canto de acción de gracias, y se marcharon otra vez al Convento franciscano.

Y con la procesión de regreso concluyó esa sencilla pero emotiva ceremonia de la colocación de la Primera Piedra del Colegio Mayor de San Ildefonso.


Más efemérides del 14 de marzo:

El 14 de marzo de 1666 el arzobispo de Toledo don Pascua de Aragón toma posesión de la Iglesia Magistral.

El 14 de marzo de 1687 el Ayuntamiento de Alcalá de Henares recibe la carta de Diego de Anchia por la que presta 5.000 ducados para el pago del Título de Ciudad.

13 de marzo de… 1779

El 13 de marzo de 1779 el rey Carlos III fusiona las Fundaciones Cisnerianas de Alcalá de Henares en un solo Colegio con el nombre de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora, dependiente del Colegio de San Ildefonso.

Con la llegada del rey Carlos III al trono se empezó una reforma y reorganización de la enseñanza, afectando por tanto a la Universidad de Alcalá.

Una de las consecuencias de este movimiento docente fue la petición de una serie de informes sobre la conveniencia de una reforma, la vuelta de los Colegios a su régimen originario o la conveniencia de la separación entre la Universidad y el Colegio Mayor.

Por lo que tal día como hoy de 1779 Carlos III firmó una Real Orden en la que se suprimían los Colegios Menores Cisnerianos, refundiéndolos en un solo Colegio con el nombre de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora, y se daban las Constituciones y Estatutos del nuevo Colegio, que dependería del Colegio Mayor de San Ildefonso.

Los Colegios suprimidos fueron el de la Madre de Dios, el de Santa Catalina, el de Santa Balbina y el Trilingüe.

Este nuevo Colegio constaba de sesenta y dos becas de clausura para colegiales pobres, pero con la salvedad que tenían que tener «limpieza de sangre». De las sesenta y dos becas, veintiuna eran para estudiar Gramática, veinte para Filosofía, doce para Teología, cinco para Lenguas y cuatro para Medicina.

A su frente se colocó un nutrido y potente Patronato, encabezado por el propio Monarca.

Pese a tal Patronato, el Colegio cesó su andadura en 1814, tanto por azares políticos como por falta de rentas.

Su sede fue el antiguo Colegio de Teólogos de la Madre de Dios, que está en el número 1 de la calle Colegios y que a día de hoy es la sede del Ilustre Colegio de Abogados.


Más efemérides del 13 de marzo:

El 13 de marzo de 1498 el cardenal Cisneros nombra como su Agente en Roma al Abad de San Justo Alfonso de Herrera.

El 13 de marzo de 1514 se funda el Colegio Hospital de San Lucas y San Nicolás de Alcalá de Henares.

El 13 de marzo de 1680 el alguacil de la Ciudad manda carta al Rector de la Universidad comunicándole los disturbios producidos por los estudiantes en Alcalá.

El 13 de marzo de 1886 se publica un Bando del alcalde de Alcalá de Henares don Esteban Azaña restableciendo el mercado semanal.

El 13 de marzo de 2013 el cardenal Jorge Mario Bergoglio, antiguo estudiante de la Tercera Probación de la Compañía de Jesús en Alcalá de Henares, es elegido Papa, eligiendo el nombre de Francisco.

El 13 de marzo de 2012 nace «El Digital Complutense», un espacio para la información, opinión y reflexión sobre Alcalá de Henares (http://eldigitalcomplutense.com/).

11 de marzo de… 2004

El 11 de marzo de 2004 desde la estación de Alcalá de Henares salen los 4 trenes que sufrieron el mayor atentado terrorista cometido en Europa hasta la fecha, llevado a cabo por terroristas yihadistas.

Era un jueves, un día normal, como todos los días: los niños iban al colegio, los adultos marchaban a trabajar,…

Pero tal día como hoy de 2004, hace 15 años, desde la estación de Alcalá de Henares salieron los cuatro trenes que sufrieron el mayor atentado terrorista cometido en Europa hasta la fecha, llevado a cabo por terroristas yihadistas, según la versión oficial.

Fueron diez explosiones provocadas por diez mochilas cargadas con alto explosivo Goma-2 ECO.

Las explosiones tuvieron lugar en hora punta, entre las 07:37 y las 07:39 horas.

A las 07:37 horas tres bombas explosionaron en el tren 21431, en vía 2 dentro de la estación de Atocha. Estas mochilas-bomba no explosionaron simultáneamente.

Un minuto después, a las 07:38, dos bombas explosionaron en el tren 21435, en la estación de El Pozo.

Segundos después, también a las 07:38 horas, una bomba explosionó en el tren 21713, en la estación de Santa Eugenia.

Y al minuto siguiente, a las 07:39 horas, cuatro bombas explosionaron en el tren 17305, en la calle de Téllez, 500 metros antes de entrar en la estación de Atocha.

Fallecieron 192 personas, más dos fetos de tres y ocho meses de gestación, y 1.858 personas resultaron heridas.

A los 190 primeros fallecidos se sumó un recién nacido muerto el 10 de mayo, a las 48 horas de nacer, debido a las heridas sufridas por su madre en el atentado, así como el policía del GEO que murió en el asalto al piso de Leganés en el que se inmolaron los terroristas.

No me quiero extender más por no abrir heridas y malos recuerdos. Desde aquí quiero dar mis condolencias y mi apoyo a los familiares de los fallecidos y a los heridos.

Un abrazo y una oración.


Más efemérides del 11 de marzo:

El 11 de marzo de 1407 el arzobispo de Toledo don Pedro de Luna ratifica, por última vez, el Fuero Viejo de Alcalá.

10 de marzo de… 1503

El 10 de marzo de 1503 la princesa Juana de Castilla da a luz al infante don Fernando, futuro Emperador del Sacro Imperio Germánico, en el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares.

Estamos en el invierno de 1502 y 1503. La reina Isabel de Castilla estaba padeciendo de fiebres y la princesa Juana tenía síntomas de embarazo y alarmantes ataques de locura, ya que su amado esposo Felipe, Duque de Borgoña, viajaba hacia Flandes.

Ante tal panorama, deciden trasladarse a Alcalá de Henares, donde el cardenal Cisneros les cede su Palacio Arzobispal como residencia de descanso. En esta villa se les reúne el rey Fernando II de Aragón.

Y tal día como hoy de 1503 la princesa Juana de Castilla da a luz al infante don Fernando en el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares.

Nueve días después de su nacimiento fue bautizado en la Colegiata de los Santos Justo y Pastor de Alcalá por el propio cardenal Cisneros.

Era el nieto preferido del rey Fernando II de Aragón y fue educado a la española por su abuelo. En un principio fue investido como Regente en un testamento dado en 1512, pero el anciano rey lo revocó antes de morir favoreciendo a su hermano Carlos, que había sido educado en Flandes.

En 1520 fue nombrado Archiduque de Austria.

Se casó en 1521 con Ana Jagellón de Hungría y Bohemia, hija de Vladislao II de Bohemia y Hungría y de Ana de Foix-Candale, y hermana de Luis II de Hungría. Ese mismo año fue nombrado Duque de Estiria, Carniola y Carintia (Austria Interior).

Un año después, en 1522, fue nombrado Conde de Tirol y Duque de Austria Anterior.

Tras la muerte del rey Luis II de Hungría sin descendencia, Fernando reclamó a través de su esposa los tronos de Bohemia y Hungría. En Hungría fue elegido rey en diciembre de 1526 y los bohemios le eligieron rey dos meses después y fue coronado a principios de 1527.

En 1531 fue elegido como Rey de Romanos, que era el título que usaba en el Sacro Imperio Romano Germánico para un Emperador futurible. Y siete años después, en marzo de 1558 es ratificado como Emperador del Sacro Imperio Germánico.

En julio de 1564 falleció en Viena y fue enterrado en la Catedral de San Vito de Praga.


Más efemérides del 10 de marzo:

El 10 de marzo de 1519 el papa León X firma la Bula en la que la Colegiata de los Santos Niños Justo y Pastor de Alcalá de Henares adquiere el rango de Magistral.

El 10 de marzo de 1568 se firma el acta oficial de entrega de las reliquias de los Santos Niños por el Obispo de Huesca a la iglesia Magistral de Alcalá de Henares.

El 10 de marzo de 1987 se aprueba el escudo heráldico de Alcalá de Henares, publicado en BOCM 03/04/87.

El 10 de marzo de 2010 Fernando Galván es nombrado Rector de la Universidad de Alcalá de Henares.

9 de marzo de… 1568

El 9 de marzo de 1568 Teresa de Jesús se marcha de su primera visita al Monasterio de Carmelitas Descalzas de la Purísima Concepción.

María Yepes fundó en Alcalá de Henares el Monasterio de Carmelitas Descalzas de la Purísima Concepción, abriendo las puertas de su templo en septiembre de 1562.

Antes de la fundación, María Yepes conoció en Toledo a Teresa de Jesús, una religiosa abulense que también pretendía fundar un convento según la Regla Primitiva. Estuvieron quince días juntas, hablando de cómo debían de hacer estos monasterios.

Teresa de Jesús fundó el convento de San José de Ávila en agosto de 1562, solo dieciocho días antes que el que fundara María de Jesús en Alcalá.

El Monasterio de Carmelitas Descalzas de la Purísima Concepción se inauguró en unas casas que tenía en Alcalá de Henares doña Leonor de Mascareñas, dama de la reina Isabel de Portugal y aya del rey Felipe II. Doña Leonor ofreció sus casas, que contaban con capilla, ornamentos y una imagen de Nuestra Señora de la Concepción, con una sola condición: que la Titular del Monasterio fuera la Purísima Concepción, cosa que María Yepes aceptó sin dudar.

Y estas casas estaban entre las calles de la Victoria y Almazán, más o menos, donde ahora está el patio de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales.

La vida del recién fundado Monasterio era extremadamente penitente. Este exceso de rigor preocupó a doña Leonor de Mascareñas y pidió a Teresa de Jesús que fuera a poner la observancia como lo había hecho en los conventos que iba fundando.

En noviembre Teresa de Jesús fue a visitar por primera vez el Monasterio de Carmelitas Descalzas de la Purísima Concepción de Alcalá de Henares.

La Madre María Yepes, que como religiosa se llamaría María de Jesús, como Priora, entregó a Teresa de Jesús las llaves del Monasterio y, con ellas, el gobierno tanto material como espiritual de la Comunidad.

Teresa de Jesús, como Priora, entregó a la Comunidad las Constituciones, escritas de su puño y letra, para observarlas igual que se vivían en los dos conventos que había fundado.

También suavizó el rigor de penitencia, aunque María de Jesús, la fundadora, pidiendo licencia a Teresa de Jesús, perseveró en aquel rigor hasta su muerte.

Cumplida su misión, y por orden de su confesor, tal día como hoy de 1568, Teresa de Jesús dejó el Monasterio de Carmelitas Descalzas de la Purísima Concepción de Alcalá de Henares.


Más efemérides del 9 de marzo:

El 9 de marzo de 1513 Francisco de Cisneros firma la disposición revocando el decreto por el cual la legislación toledana prohibía a una persona tener bienes fuera del lugar del que era vecino, en beneficio del Colegio Mayor de San Ildefonso de Alcalá de Henares.

El 9 de marzo de 1552 el impresor Juan Brocar otorga testamento.

El 9 de marzo de 1647 finalizan las obras de construcción del Colegio Menor de San Ciriaco y Santa Paula, más conocido por Colegio de Málaga.

El 9 de marzo de 1987 se abre el Centro de Información a la Mujer en Alcalá de Henares.

7 de marzo de… 1568

El 7 de marzo de 1568 procedentes de Huesca, las reliquias de los Santos Niños hacen su entrada triunfal en Alcalá de Henares.

En el año 305 dos niños, Justo y Pastor, de 7 y 9 años respectivamente, fueron martirizados a las afueras de la ciudad de Complutum, por no renunciar a su Fe en Jesucristo.

Sus cuerpos fueron sepultados en el mismo lugar del martirio y los cristianos complutenses levantaron sobre la tumba una «cella martyris», un pequeño altar con techo, para celebrar ahí los aniversarios del martirio, más o menos clandestinamente hasta el decreto del emperador Galerio sobre la libertad religiosa, en el año 311.

Con la invasión de los alanos en Complutum en 409, los cuerpos de los Santos Niños fueron enterrados en el suelo de la «cella martyris» y, más tarde, el edificio fue destruido a causa de las batallas.

Cinco años después, en el 414, el obispo de Toledo Asturio Anulino redescubrió los restos de los mártires e hizo levantar una nueva construcción en el lugar de la antigua capilla.

Cuando los musulmanes invadieron la ciudad de Complutum en el año 714, por temor a posibles profanaciones, los cuerpos de nuestros Santos Mártires fueron trasladados, primero a Narbona, y poco después al valle de Nocito, en la provincia de Huesca. La tradición dice que la persona que los trasladó fue San Urbicio. Estuvieron en ese valle hasta el año 1514 en que fueron trasladados hasta el Monasterio Benedictino de San Pedro el Viejo de Huesca.

Después de la conquista de los cristianos de la fortaleza árabe de Al-kal’a en Nahar, y la concesión de la villa de Alcalá de Santiuste al Arzobispado de Toledo, se intentó de todas las maneras posibles que volvieran a Alcalá las reliquias de los Santos Niños mártires. Pero el Obispo de Huesca se negaba a tal acontecimiento, pues eran unos santos muy venerados en esa ciudad.

Tuvo que interceder el propio rey Felipe II, exigiendo de inmediato cumplimiento al Obispo de Huesca que dejara trasladar las reliquias de los San Justo y San Pastor a la villa de Alcalá.

Ante tal exigencia regia, el Obispo de Huesca no se pudo negar y en enero de 1568 salieron de Huesca parte de las reliquias.

La última parada de la peregrinación fue en la villa de Meco, que estuvieron quince días.

Y tal día como hoy de 1568 las reliquias de los Santos Niños hicieron su entrada triunfal en Alcalá de Henares.

A las nueve de la mañana salieron de la iglesia Magistral una comitiva encabezada por una «suiza», es decir, una columna de cuatrocientos soldados a caballo con arcabuces, camino del prado de la Esgaravita, llevando con ellos seis tamborileros y dos pífaros, personas que tocan un pífaro, es decir, un flautín de tono muy agudo. Les siguieron doscientos veinte pendones de las cofradías de Alcalá y su tierra, ciento treinta y seis cruces, todas de plata, y un gran número de músicos y danzarines. Junto a las cofradías, había más de mil quinientas personas portando hachas, cirios grandes y velas.

Mientras que esta procesión iba al encuentro con las Santas Reliquias, el Cabildo de la iglesia Magistral junto a maestros, doctores, alumnos de la Universidad, sacerdotes y religiosos les esperaron en el túmulo bajo el humilladero que habían preparado a unos doscientos pasos extramuros de la Puerta de Guadalajara, actualmente plaza de los Mártires. Tanto el túmulo como la Puerta de Burgos estaban ricamente adornados.

Para tal acontecimiento vinieron a Alcalá, entre otros, el príncipe Juan Andrea de Oria, el Príncipe de Urbino, el Duque de Medina de Rioseco, el Marqués de Poza y don Diego de Córdova, Primer Caballerizo de su Majestad. También estaba la Princesa de Éboli junto a otras señoras de la corte. El rey Felipe II había sido invitado pero escribió una carta al Abad de la Iglesia Colegial de San Justo y Pastor excusándose por no poder asistir a este grandioso acontecimiento.

Cuando llegó la comitiva a la Puerta de Burgos hubo una pequeña representación de teatro: un ángel custodio con unas llaves en la mano dio la bienvenida a los Sagrados Cuerpos de Justo y Pastor. También les ofreció las llaves de la villa en señal de gobierno y les pidió que cuiden de su pueblo, que de nuevo les tomaba como patrones.

Acabada la representación, el Gobernador y otras autoridades tomaron las andas e hicieron la entrada triunfal de las reliquias de los Santos Niños Justo y Pastor en su querida villa de Alcalá de Henares por la Puerta de Guadalajara, que a partir de ese momento se conocerá como la Puerta de los Mártires. Los arcabuceros de la suiza dispararon salvas en honor a los Santos Mártires de Alcalá.

Luego llegaron a la fachada del Colegio de los Jesuitas donde hicieron otra parada.

Más tarde se trasladaron al Colegio Mayor de San Ildefonso, pasando los las puertas del Convento Franciscano de Santa María de Jesús y del Colegio Menor Trilingüe, que en esa época estaba en la actual plaza de San Diego, frente a la fachada de la Universidad. Tanto las fachadas del Convento como los dos Colegios estaban ricamente adornadas con tapices y dibujos. En la puerta del Colegio Mayor se pararon para escenificar una nueva representación teatral, pero no se pudo terminar porque no se oía nada por la aglomeración de gente que había en la calle.

La procesión salió del Colegio Mayor de San Ildefonso y el recorrido que hicieron a partir de ese punto fue: saliendo al mercado se dirigieron a la calle Mayor que estaba toda ella entapizada por dentro de los portales, e incluso las columnas estaban cubiertas. Allí, en mitad del recorrido de la calle, los mercaderes colocaron un bello arco adornado. Después de pasar por el arco se dirigieron por la calle de las Verduras, actual calle San Felipe Neri, hacia la plaza de Palacio, girando hacia la calle de San Juan de la Penitencia, donde habían colocado una gran nube redonda que simboliza el cielo, donde, debajo de ella, se iba a representar el martirio de los Santos Niños, pero por falta de tiempo, ya que estaba oscureciendo, no se pudo realizar.

Llegaron a la lonja de la iglesia de Santiuste donde se iba a realizar otra representación pero tampoco se detuvieron.

Dentro de la iglesia Magistral, que estaba ricamente adornada con tapices de Flandes que el propio rey Felipe II había prestado para tan digna ocasión, colocaron el arca encima de un elegante templete sostenido por doce columnas de jaspe y pórfido, que es una roca compacta y dura de color oscuro y con cristales de feldespato y cuarzo, que el Cabildo ha colocado en la capilla mayor. Una vez colocada la urna es este templete, los cantores de la real capilla de Felipe II entonaron un himno de acción de gracias.

Con ese canto concluyó esa bella y emotiva entrada triunfal de las Santas Reliquias de los Santos Niños en su villa de Alcalá de Henares.


Más efemérides del 7 de marzo:

El 7 de marzo de 1521 el arzobispo de Zamora Antonio Osorio de Acuña, autoproclamado arzobispo de Toledo, entra con sus tropas en Alcalá de Henares, siendo aclamado por la población de la villa.

El 7 de marzo de 1626 llegan las primeras religiosas al Monasterio de San Bernardo.

El 7 de marzo de 1885 el papa León XIII promulga una Bula erigiendo la Diócesis de Madrid-Alcalá.

El 7 de marzo de 1905 comienzan las obras de restauración de la Capilla del Oidor por el arquitecto Cabello Lapiedra.

El 7 de marzo de 1976 fallece en su casa de Alcalá de Henares Fernando Sancho Huerta, “Luis Madrona”, cronista de la ciudad de Alcalá de Henares.

El 7 de marzo de 1986 el Ayuntamiento de Alcalá de Henares reconoce, a Título Póstumo, el nombramiento de Cronista Oficial de la Ciudad a don Fernando Sancho “Luis Madrona”.

El 7 de marzo de 1991 se aprueba en las Cortes el Instituto Cervantes para la defensa del idioma castellano en el mundo.

3 de marzo de… 1581

El 3 de marzo de 1581 da comienzo en Alcalá de Henares el Primer Capítulo de los Carmelitas Descalzos como Provincia independiente de los Calzados.

Los Carmelitas Descalzos se habían independizado de sus hermanos los Calzados por medio del Breve «Pia Consideratione» del papa Gregorio XIII en junio de 1580.

Y tal día como hoy de 1581 dio comienzo el Primer Capítulo de los Carmelitas Descalzos como Provincia independiente, en Alcalá de Henares.

La asamblea tuvo lugar en el Colegio–Convento de Carmelitas Descalzos de San Cirilo, que en ese momento estaba situado en la calle de los Colegios, donde actualmente está el Aula de Música de la Universidad de Alcalá.

En este Capítulo fue elegido como Primer Provincial al Padre Gracián de la Madre de Dios.

También, y como acto principal, se promulgaron las Constituciones para las religiosas.

En las semanas previas Santa Teresa de Jesús trabajó mucho en estas leyes, pidiendo observaciones a todas sus comunidades. Estas modificaciones fueron aprobadas por ella misma antes de trasmitirlas al Capítulo. Éste sostuvo las Constituciones de las monjas intactas, con muy pocas añadiduras.

Las Constituciones constaban de 20 capítulos. Entre otros puntos, las monjas quedaban puestas bajo la jurisdicción del Provincial, eliminando toda interferencia del Superior local; el capellán preferiblemente tenía que ser un sacerdote secular, es decir, ajeno a la Orden de Carmelitas; y la Madre Priora tendría libertad de llamar a otros confesores además del Ordinario.

La nueva Provincia contaba con doce Conventos de frailes y doce Monasterios de monjas con cuatrocientos frailes y doscientas monjas.

El rey Felipe II, que apoyaba firmemente de la Reforma Carmelita, costeó todos los gastos de este Primer Capítulo ya que deseaba que todos los actos se celebren con el máximo esplendor.


Más efemérides del 3 de marzo:

El 3 de marzo de 1518 el papa León X firma una Bula restaurando la Diócesis de Alcalá, separándola de Toledo.

El 3 de marzo de 1529 se firma un acuerdo entre el Cabildo de la iglesia Magistral y el Protocolo real sobre el recibimiento de los Monarcas.

El 3 de marzo de 1687 el Consejo de Castilla informa al rey Carlos II que se puede conceder el Título de Ciudad a Alcalá de Henares.

2 de marzo de… 1859

El 2 de marzo de 1859 se firma el Acuerdo entre el Arzobispado de Toledo y el Gobierno de la nación para instalar el Archivo General del Reino en el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares.

Como todos sabemos, el rey Alfonso VII y la reina doña Berenguela donaron las tierras complutenses al Arzobispado de Toledo. Y estos, a partir del arzobispo Rodrigo Ximénez de Rada, empezaron a construirse una fortaleza y unas casas que poco a poco se convirtieron en un palacio, el Palacio Arzobispal.

Con la Constitución de 1812 se suprimieron los Señoríos y Alcalá dejó de depender del Arzobispado de Toledo como tal, aunque continuaría durante algunos años más la dependencia eclesiástica y pastoral. Y el edificio siguió también bajo la titularidad del la Sede Primada.

En julio de 1858 se firmó un Real Decreto en el que se creaba un novedoso Archivo General del Reino que debería estar «en un edificio espacioso y cercano a la corte», bajo la dependencia de la Dirección General de Instrucción Pública. También se crearía el cuerpo facultativo de archiveros-bibliotecarios.

Y en menos de un año, tal día como hoy de 1859, se firmó el Acuerdo de Cesión entre el Arzobispado de Toledo y el Ministerio de Fomento para instalar el recién creado Archivo General del Reino en el antiguo Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares.

Esta escritura fue rubricada por don Modesto Lafuente, en representación del Gobierno español, y por don Francisco Javier Montoto, en nombre del arzobispo de Toledo don Cirilo Alameda y Brea.

En este Acuerdo se determinaban los documentos que inicialmente se trasladarían al este archivo, «… donde se reunirán desde luego los de las cuatro Órdenes militares y de San Juan de Jerusalén, en sus dos lenguas de Castilla y Aragón; los de la Inquisición; los de las Colegiatas suprimidas en virtud del último Concordato celebrado con Su Santidad; y los Archivos de las suprimidas Cámaras, Consejos y sus Presidencias».

También se establecía que «se remitirán al Archivo Central, en las épocas y con las formalidades que en el Reglamento se establezcan, todos los papeles de carácter administrativo de las Secretarías de Despacho, cuando el transcurso del tiempo los haga inútiles para la instrucción de los negocios».

La firma de este Acuerdo hizo que el antiguo Palacio Arzobispal, que se hallaba en estado de casi completa ruina, se reparara para adaptarlo a su nuevo destino.

Se abrió así un periodo de ochenta años que terminó, desgraciadamente, por un incendio en agosto de 1939 que destruyó el 80% del Palacio, haciendo perder una de las joyas de la arquitectura alcalaína y un legado histórico imposible de recuperar.


Más efemérides del 2 de marzo:

El 2 de marzo de 1456 el Arcipreste, clérigos y feligreses de la Parroquia de Santa María la Mayor escriben una carta al arzobispo Carrillo pidiendo que la traslade a la Ermita de San Juan de los Caballeros.