16 de julio de… 1657

El 16 de julio de 1657 se funda la Cofradía de San Antonio Abad en Alcalá de Henares.

San Antonio Abad es conocido por ser el patrono protector de los animales.

Antonio Abad nació en el año 251 en el pueblo de Comas, de Egipto. Hijo de acaudalados campesinos, se sintió conmovido por las palabras de Jesús, y a los veinte años de edad vendió todas sus posesiones, entregó el dinero a los pobres y se retiró a vivir a una comunidad en su propia aldea haciendo vida ascética, durmiendo en una cueva.

Su fama de hombre santo y austero atrajo a numerosos discípulos, a los que organizó en un grupo de ermitaños. Fundó sin querer fundar; no escribió reglas monacales, no dio normas, no señaló hábito, pero Egipto se pobló de ascetas. Él solo marcó un estilo con su vida. Por ello, se le considera el fundador de la tradición monacal cristiana.

Según «La leyenda dorada» del dominico Santiago de la Vorágine, del siglo XIII, Antonio Abad fue reiteradamente tentado por el demonio en el desierto.

San Jerónimo, al relatar la vida de San Pablo el Simple, que era un anacoreta de Tebaida, narra que, cuando Pablo tenía 60 años, fue a visitarlo Antonio Abad y lo dirigió en la vida monástica. La tradición cuenta que el cuervo que llevaba cada día un pan en su pico para alimentar al santo ermitaño, a partir de ese día cargó con dos raciones para cubrir la doble necesidad.

A la muerte de Pablo, Antonio Abad lo enterró con la ayuda de dos leones y otros animales. De ahí su patronato sobre los sepultureros y los animales.

La tradición también cuenta que en una ocasión se le acercó una jabalina con sus jabatos que estaban ciegos, en actitud de súplica. Antonio Abad curó la ceguera de los animales y desde entonces la madre no se separó de él y le defendió de cualquier alimaña que se acercara.

Poco a poco se fue internando mucho más en él, para vivir en absoluta soledad.

En 311, cuando tenía 60 años, abandonó su retiro fue a visitar Alejandría y a predicar contra el arrianismo, movimiento de grupo de herejes que no creían en la Santísima Trinidad.

Antonio Abad murió muy anciano, con 105 años de edad, en las laderas del monte Colzim, próximo al mar Rojo, en el año 356.

Como hemos dicho, San Pablo Abad es el Patrono protector de los animales, y tal día como hoy de 1657 se fundó la Cofradía de San Antonio Abad en Alcalá de Henares, aunque la festividad del santo es el 17 de enero.

En los orígenes de la Cofradía, en la fiesta de este popular santo se hacía una romería a las afueras de la Puerta del Vado, con un gran consumo popular de los garbanzos fritos, los «torraos», junto a una gran hoguera.

Actualmente la Cofradía conserva la santa costumbre de la bendición de los animales. Se celebra en la calle mayor, en la puerta de la capilla del Hospital de Antezana, donde el querido capellán don Manuel Palero bendice los animales que le son llevados. También en esta fiesta se distribuye el «Panecillo del Santo» para todas las mascotas.

Esta ceremonia congrega cada año a una gran multitud de personas y animales de compañía en la mañana del domingo más cercano al 17 de enero, festividad de San Antonio Abad.

(La fotografía que ilustra esta efeméride está sacada de la página web de Dream! Alcalá… gracias).


Más efemérides del 16 de julio:

El 16 de julio de 1619 el rector de la Universidad don Francisco Robledillo se dirige al vicario general de Alcalá de Henares, Cámara y Murga, para solicitarle que declarase público el milagro de las Santas Formas, hecho que se realizó en pública procesión por las calles de Alcalá.

12 de julio de… 1492

El 12 de julio de 1492 el papa Inocencio VIII firma un Privilegio autorizando al Abad de la Colegiata de Alcalá de Henares y a sus sucesores a usar mitra, báculo y otras insignias del pontifical.

A petición del arzobispo Alonso Carrillo de Acuña, en agosto de 1477 por Bula del papa Sixto IV, la Iglesia Parroquial de los Santos Justo y Pastor de Alcalá de Henares fue elevada a la categoría de Colegiata, autorizándole a establecer un Cabildo regido por un Abad nombrado por el Arzobispo de Toledo.

Dos años después, en octubre de 1479, el arzobispo Carrillo otorgó las primeras Constituciones de la Colegiata, en la cual decía que el Cabildo estaba formado por un Abad Mayor, un Maestrescuela, un Capellán Mayor, un Tesorero, un Chantre, doce canónigos y seis racioneros.

Sobre el Abad Mayor, el arzobispo Carrillo dejó escrito en las Constituciones:

«Considerando la calidad de la dicha Iglesia, estatuímos e ordenamos que el Abad de la dicha Iglesia […] tenga aquel derecho y prerrogativa y facultades que tiene el Dean de la Nuestra Santa Iglesia de Toledo».

Hay que decir que el Dean o Decano de Toledo era la mayor dignidad de la Catedral Primada.

Y llegamos al año 1492. El Abad Mayor de la Colegiata era don Alfonso Romero de Herrera, y estando él en Roma por varios asuntos particulares de la iglesia de Alcalá, fue nombrado Protonotario de la Cámara Apostólica y Conde Palatino por el papa Inocencio VIII.

Y, curiosamente, tal día como hoy de 1492, el mismo pontífice firmó un Privilegio especial para la Colegiata y su Abad.

En un principio calificaba a la Colegiata como «Muy Insigne», y en segundo término, autorizaba al Abad Mayor y a sus sucesores a utilizar mitra, báculo, anillo y otras insignias pontificales en los Oficios Divinos «en la villa de Alcalá, en la diócesis y en cualquier otro lugar de su jurisdicción».

Muy probablemente, el único Abad de la Colegiata que hiciera uso de este privilegio fuese don Alfonso Romero de Herrera, pues el libro Anales Complutenses dice que sus sucesores omitieron el uso de este honor, y no se ha vuelto a encontrar más referencias ni documentos sobre este tema.


Más efemérides del 12 de julio:

El 12 de julio de 1651 se funda la Hermandad o Cofradía de la Virgen del Val.

El 12 de julio de 1814 el Cabildo de la Iglesia Magistral informa de la victoria del Empecinado en la Cuesta de Zulema contra los franceses, evitando otro saqueo a la ciudad.

El 12 de julio de 1887 cae un rayo en el Monasterio de San Bernardo y milagrosamente no ocurre nada.

El 12 de julio de 1912 el Ayuntamiento aprueba el proyecto de Ordenanzas Municipales de la ciudad de Alcalá de Henares.

El 12 de julio de 1978 se inaugura el Centro Cultural de Cajamadrid en la calle Libreros.

11 de julio de… 2017 La emisión

El 11 de julio de 2017 el investigador y divulgador histórico Juan Mª Martínez Casado es entrevistado en la emisora Ser Henares.

Como ya os anuncié, ayer me hicieron una entrevista en la cadena Ser Henares, en el programa «Hoy por hoy Henares».

En ella hablamos de las efemérides complutenses, de mi futuro libro «Complutenses por el tiempo» y de las visitas turísticas a la Torre de la Catedral Magistral que realizo todos los sábados a las 11:30 horas.

Simplemente os quiero agradecer vuestras muestras de cariño que me habéis manifestado después de la entrevista. Y, cómo no, también os quiero agradecer vuestro tesón al leerme día a día mis efemérides complutenses.

Y por si alguna persona no pudo escuchar la entrevista os la dejo aquí. Aunque todo el programa es muy bueno y merece la pena escucharlo entero, os digo que mi participación comienza en el minuto 10’53.

http://play.cadenaser.com/widget/audio/1499776755_484994

11 de julio de… 2017

El 11 de julio de 2017 el investigador y divulgador histórico Juan Mª Martínez Casado es entrevistado en la emisora Ser Henares para hablar de su blog «Efemérides Complutenses».

Es la primera vez que se escribe una efeméride sobre el futuro, pero creo que ésta merece la pena.

No sé si sabéis pero desde septiembre de 2016 estoy colaborando con la emisora Ser Henares, contando algunas de mis efemérides complutenses.

El programa se llama «Hoy por hoy Henares» y sale en antena de 12:20 a 13:00 horas. La emisora se coge en la frecuencia 103.1 de FM.

Pues mañana martes 11 de julio me harán una pequeña entrevista en directo en ese programa para hablar sobre este blog, el porqué de él, mis proyectos de futuro,…

Simplemente os lo comunico por si os apetece escuchar la entrevista.

Gracias por seguirme, leerme y escucharme.

10 de julio de… 1517

El 10 de julio de 1517 se termina de imprimir la Biblia Políglota Complutense.

La todas las obras que hizo en su vida el cardenal Cisneros, de la que estuvo más orgulloso fue la Biblia Políglota Complutense. Él mismo dijo:

«Aunque hasta el presente he llevado a cabo muchas empresas duras y difíciles por la nación, nada es más de mi agrado, ni por lo que debáis felicitarme con más efusión, que por esta edición de la Biblia».

Para tal famosa obra hizo venir a Alcalá los hombres más doctos en las lenguas Hebrea, Griega y Latina. Entre otros fueron Demetrio de Creta, Antonio de Nebrija, Lope de Zúñiga, Ferdinando Pinciano, Alfonso Complutense, Pablo Coronel y Alfonso de Zamora.

El cardenal Cisneros recogió los códices más antiguos del Nuevo y Viejo Testamento que se hallaban en las bibliotecas de Europa y el papa León X le mandó copias de los libros sagrados que había en el Vaticano.

La Biblia Políglota Complutense consta de seis tomos, con un total de 1.521 hojas, de 38 x 26,2 centímetros.

El primer tomo, que consta de 299 hojas y está impreso en la parte superior a tres columnas en hebreo, latín y griego, y en la parte inferior a dos columnas en caldeo y latín, contiene los libros del Génesis, Éxodo, Levítio, Números y Deuteronomio.

El segundo tomo, que consta de 260 hojas y está impreso a tres columnas en hebreo, latín y griego, comprende los libros de Josué, Jueces, Rut, Reyes y Crónicas.

El tercer tomo, que consta de 202 hojas y está impreso a tres columnas en hebreo, latín y griego, contiene los libros de Esdras, Nehemías, Tobías, Judith, Esther, Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés, Cantar de los Cantares, Sabiduría y Eclesiástico.

El cuarto tomo, que consta de 268 hojas y está impreso a tres columnas en hebreo, latín y griego, comprende los Libros Proféticos (Isaías, Jeremías, Lamentaciones, Baruc, Ezequiel, Daniel, Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahúm, Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías y Malaquias) y los libros de los Macabeos. El último libro de los Macabeos se imprimió solo en griego.

El quinto tomo, que consta de 269 hojas y está impreso a dos columnas en latín y griego, contiene los Evangelios de San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan, las Epístolas de San Pablo, los Hechos de los Apóstoles, La Epístolas de Santiago, San Pedro, San Juan y San Judas y el Apocalipsis.

Y el sexto tomo, que consta de 223 hojas, lleva el título de Diccionario y es un vocabulario latino, una interpretación de los nombres hebreos, caldeos y griegos de ambos Testamentos, en orden alfabético, y una introducción a la gramática hebrea.

Los seis tomos no se imprimieron en orden lógico.

El primer libro que se editó fue el quinto tomo, y se terminó de imprimir en enero de 1514.

Y tal día como hoy de 1517 se terminó de imprimir el cuarto y último tomo, acabando con él el trabajo de esta Biblia Políglota Complutense.

Cuando presentaron los dos últimos pliegos al cardenal Cisneros, éste alzó los ojos y las manos al cielo y exclamó:

«Infinitas gracias te doy, Divino Salvador y Señor mío Jesucristo, porque me has dejado ver con mis ojos el fin de una obra que para exaltación de vuestro Nombre, y crédito de vuestra Santa Fe tanto he deseado toda mi vida».

Y volviéndose a cuantos estaban a su lado, les dijo:

«Dios me da gracia de hacer estas cosas, que a vosotros os han parecido muy grandes, y pueden ser muy útiles para el bien público. Pero en ninguna empresa debéis tenerme por más dichoso que en esta edición de la Biblia, que descubre los manantiales sagrados, de donde nacerá una Teología más clara, y para que las fuentes, a donde la mayor parte de los Doctores la han de ir a buscar».

Se imprimieron seiscientos ejemplares y se vendieron a seis ducados y medio de oro.


Más efemérides del 10 de julio:

El 10 de julio de 1517 el cardenal Cisneros dona el edificio del Beaterio de Santa Librada a la Universidad de Alcalá.

El 10 de julio de 1653 el arzobispo de Toledo Baltasar Moscoso y Sandoval visita el partido de Alcalá.

6 de julio de… 1764

El 6 de julio de 1764 el Consejo de Estado amonesta a la Universidad de Alcalá por no cumplir las tradiciones faltando al respeto al Canciller.

A mediados del siglo XVIII, en lo que respecta a las celebraciones universitarias vinculadas con la iglesia Magistral, hacía varios años que ocasionaban frecuentes problemas entre los Rectores, el Colegio Mayor de San Ildefonso y los Abades Cancilleres de la Magistral, diferencias que fueron aumentando día a día.

Unos de estos incidentes fue en junio de 1764, en la graduación de Doctor en Cánones don Joaquín de Navasques.

La ceremonia tenía lugar en el Teatro, actualmente llamado Paraninfo, y siguiendo el orden del ritual, el graduado debía jurar sobre los Evangelios defender, obedecer, honrar y reverenciar a distintos cargos y luego se tenía que arrodillar ante el Cancelario Abad de San Justo quien le imponía la borla. Después tenía que subir a la cátedra para recibir del Decano de la Facultad el anillo y un libro abierto que luego se cerraba, símbolo de la fidelidad a las leyes.

Pues en el momento del juramento, el Rector don Luis de los Ríos y Velasco omitió el «Honrar y reverenciar al Canciller de la Universidad». Y para más ofensa, el doctorado pasó sin detenerse ante el Cancelario Abad, saltándose el ritual de la borla, para subir directamente a la cátedra y recibir las insignias de manos del Decano de la Facultad de Cánones don Juan Francisco Xavier Verdejo.

El abad Gómez Falcón, ante tal ofensa, protestó inmediatamente y elevó un recurso al Consejo de Estado.

Y tal día como hoy de 1764, el Consejo de Estado, en respuesta a la protesta del Abad, únicamente amonestó con una advertencia al Colegio para que se guardasen las tradiciones bajo amenaza de multa de 20.000 maravedís.


Más efemérides del 6 de julio:

El 6 de julio de 1822 el Ayuntamiento de Alcalá de Henares concede licencia al maestro don Manuel Palomar para instalar una Escuela de Primeras Letras.

El 6 de julio de 1890 se redacta el Estatuto de la Asociación para la Enseñanza Gratuita en Alcalá.

4 de julio de… 1618

El 4 de julio de 1618 el cardenal arzobispo de Toledo Bernardo de Sandoval y Rojas otorga su testamento.

En enero de 1617 el arzobispo de Toledo Bernardo de Sandoval y Rojas expuso al Concejo de la villa su deseo de fundar un monasterio de religiosas bajo la advocación de San Bernardo en Alcalá de Henares.

Como se sentía muy mayor y quería ver acabada su obra lo antes posible, tres meses después de esta reunión, en abril de 1617, ya pusieron la Primera Piedra.

Y un año después, tal día como hoy de 1618, el cardenal arzobispo de Toledo Sandoval y Rojas firmó su testamento, mandando que si fallecía antes de dejar acabada la obra del Monasterio Cisterciense de San Bernardo, se acabase y pusiera en toda perfección.

Y gracias al testamento sabemos que el arquitecto que diseñó las trazas fue Juan Gómez de Mora, uno de los maestros constructores más renombrados de aquellos tiempos.

El testamento dice así:

«Por cuanto en nuestra villa de Alcalá de Henares, junto a nuestro Palacio arzobispal tenemos comenzada la obra de un monasterio de monjas de la Orden de San Bernardo. Queremos y es nuestra voluntad que si no dejásemos acabada dicha obra, se acabe y ponga en toda perfección, para el dicho efecto, según traza que está hecha de Juan de Mora, Maestro mayor de las obras de su Majestad y según lo ordenare Luis de Oviedo, nuestro camarero mayor y que tenemos encargada la superintendencia y gobierno de la dicha fábrica».

Parecía que presentía que Dios le iba a llamar en breve, como así sucedió en diciembre de ese mismo año de 1618.


Más efemérides del 4 de julio:

El 4 de julio de 1512 el judeoconverso Alonso de Zamora inaugura las clases de hebreo en la Universidad de Alcalá.

3 de julio de… 1504

El 3 de julio de 1504 el cardenal Cisneros da nuevas Ordenanzas Municipales para la elección y funcionamiento del Ayuntamiento de Alcalá de Henares.

Tras el fallecimiento de la reina Isabel I de Castilla en 1504, el cardenal Cisneros se retiró de la Corte por un tiempo. En ese periodo, durante su estancia en Alcalá de Henares, dio varias Normativas Municipales importantes.

En 1509, otorgó el Fuero Nuevo, en sustitución del Fuero Extenso, también llamado Viejo.

En 1515 firmó la Concordia de Santa Lucía, por la que los vecinos pecheros de Alcalá renunciaban al nombramiento de los alcaldes.

Pero la primera Normativa Municipal la dio antes, tal día como hoy de 1504, donde se especificaba la elección y funcionamiento del Ayuntamiento.

En ese documento dejó establecida la Corporación Municipal en tres tipos de miembros:

Por una parte los Regidores, de mandato largo y extracción mesi-oligárquica, es decir, ejercido por un grupo minoritario.

Y por otra parte los Diputados y Procuradores. Estos dos tipos de miembros serían elegidos por los vecinos de las dos parroquias, Santos Justo y Pastor y Santa María la Mayor. Los Diputados serían ocho, cuatro por parroquia, y los Procuradores serían dos, uno por parroquia.

Y estos dos grupos eran elegidos para un mandato anual.

Como se ve, el cardenal Cisneros quiso y se volcó mucho por la entonces villa de Alcalá de Henares.


Más efemérides del 3 de julio:

El 3 de julio de 1295 el arzobispo de Toledo García Gudiel confirma los privilegios de sus antecesores a Alcalá y sus aldeas.

El 3 de julio de 1415 el rey Juan II visita Alcalá de Henares.

El 3 de julio de 1521 los dos claustros del Monasterio de Santa Clara son bendecidos por el obispo de Útica don Pedro del Campo.

El 3 de julio de 1718 la iglesia del Colegio de la Compañía de Jesús, actual Parroquia de Santa María, sufre un voraz incendio que amenazó a todo el edificio del colegio.

El 3 de julio de 1947 la Sociedad de Condueños cede al Ministerio de Educación y Cultura los edificios del antiguo Colegio Mayor de San Ildefonso.

El 3 de julio de 1987 el Consejo Social de la Universidad de Alcalá hace una declaración de principios.

El 3 de julio de 1999 el obispo don Jesús Catalá Ibáñez toma posesión como segundo obispo de la Diócesis de Alcalá.

1 de julio de… 1482

El 1 de julio de 1482 fallece el arzobispo de Toledo Alonso Carrillo y Acuña en el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares.

El personaje de la efeméride de hoy se ha considerado una persona muy activa a la vez de belicosa y muy entregada a la villa de Alcalá de Henares.

Alonso Carrillo de Acuña nació en Carrascosa del Campo, de la provincia de Cuenca, en 1413. Sus padres eran Lope Vázquez de Acuña, máxima autoridad del Concejo de la Mesta, y Teresa Carrillo de Albornoz.

Con once años se marchó a Roma para formarse junto a su tío el cardenal obispo de Sigüenza Alfonso Carrillo de Albornoz, hermano de su madre. Al morir su tío fue nombrado Protonotario Apostólico del papa Eugenio IV y formó parte del Consejo Real de Juan II de Castilla.

En 1436, con 24 años, fue nombrado Obispo de Sigüenza y diez años después, en 1446, Arzobispo de Toledo.

Apoyó la causa del infante don Alfonso, proclamándole rey en Ávila en 1465. A la muerte de éste brindó su apoyo a la princesa Isabel y bendijo el matrimonio con Fernando de Aragón en 1469.

Pero tras la muerte del rey Enrique IV en 1474, se pasó al bando de Juana la Beltraneja e intervino en la batalla de Toro a favor del rey de Portugal.

Tras el ascenso al cardenalato de Mendoza y las desavenencias con los Reyes Católicos, se retiró a Alcalá de Henares en 1477, recluyéndose en su Palacio Arzobispal.

Pero Alonso Carrillo de Acuña fue para Alcalá uno de sus más importantes prelados. Aunque cabe a Cisneros la gloria de haberla convertido en una ciudad moderna, hay que reconocer que fue Carrillo quien preparó la transición del Medievo al Renacimiento.

Al poco de acceder al cargo de Arzobispo de Toledo, inició la construcción del Convento de Franciscanos de Santa María de Jesús en Alcalá de Henares.

Solicitó al papa Pío II autorización para crear tres cátedras anejas al Convento franciscano. El Papa accedió a lo solicitado por una Bula en 1459, pero Carrillo, inmerso en las revueltas políticas que convulsionaron a la corona de Catilla, congeló su proyecto durante algunos años. Fue catorce años después, en 1473, cuando firmó la Carta Magna del Estudio en la que fijaba su organización y definía la naturaleza de las cátedras: una de Gramática, otra de Lógica y una tercera para los frailes del Convento.

En febrero de 1468 consiguió del rey Alfonso XII de Castilla, hermano de Isabel I y hermanastro de Enrique IV, un nuevo Privilegio para la feria de Alcalá, ampliando su duración a treinta días y pasando desde entonces a ser franca y libre.

En 1477 consiguió del Papa la conversión de la Iglesia de los Santos Justo y Pastor en Colegiata, instituyendo un Cabildo para su servicio, presidido por un Abad. Y en 1479 inició la reedificación del templo de la Colegiata, aunque no la vio terminada.

En 1479 reunió en Alcalá una Junta de teólogos para condenar la doctrina de Pedro Martínez de Osma como herética, obligando al anciano maestro a retractarse públicamente.

Desde su retirada de la política, dedicó parte de su importante hacienda a la alquimia en busca de oro, reuniendo un gran equipo, bajo la dirección de Fernando de Alarcón.

Y tal día como hoy de 1482 falleció pobre y adeudado el arzobispo de Toledo Alonso Carrillo y Acuña en el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares a la edad de sesenta y ocho años, diez meses y veinte días, siendo enterrado en el Convento Franciscano de Santa María de Jesús en un excelente sepulcro gótico de alabastro.

Ante la demolición del Convento, en 1856 el sepulcro que custodiaba sus restos fue trasladado al trascoro de la iglesia Magistral, siendo parcialmente destruido en el incendio de julio de 1936.

A día de hoy el sepulcro medio restaurado está en el Museo de la Catedral Magistral y sus restos descansan bajo una lápida en la entrada de la nave central de la Santa y Muy Insigne Catedral Magistral de los Santos Justo y Pastor de Alcalá de Henares.


Más efemérides del 1 de julio:

El 1 de julio de 1835 el Cabildo de la Iglesia Magistral rubrica un Edicto sobre la dote del doctor Hernando Montesinos.

30 de junio de… 1518

El 30 de junio de 1518 el rey Carlos I firma una Real Cédula dictando Sentencia arbitral por la que reparte una cuantiosa renta entre la Universidad y la Colegiata de los Santos Justo y Pastor de Alcalá de Henares.

El cardenal Cisneros tenía proyectado destinar 50 millones de maravedís a dividir en partes iguales entre la Universidad de Alcalá para aumentar el número de Colegios y la Colegiata de los Santos Justo y Pastor para aumentar el número de miembros del Cabildo.

Pero al fallecer el Cardenal en noviembre de 1517 y no figurar en su testamento el destino de ese dinero, el Colegio Mayor de San Ildefonso, como heredero universal de Cisneros, se apropió de toda la suma.

Con estas, en diciembre de ese mismo año, el tesorero del rey Carlos I llegó a Alcalá con las instrucciones de incautar los 50 millones ejerciendo el derecho de patronazgo sobre la Universidad, alegando como excusa «quantiosos alcances que se acían al Cardenal del tiempo que governó estos Reynos».

El Colegio Mayor se negó a entregar el dinero basándose en el testamento del cardenal Cisneros.

Entonces Carlos I obligó al Colegio a formar una Comisión negociadora. Ésta entregó al Rey una propuesta que decía que, a cambio de entregar el capital exigido, la Corona de Castilla concedería 1.125.000 maravedís anuales a la Colegiata y 2.000.000 maravedís al Colegio Mayor de San Ildefonso para las obras que en él se realizasen.

El Rey aceptó la propuesta en enero de 1518, firmando un Real Privilegio concediendo al Colegio 2.000.000 maravedís y a la Colegiata 3.000 ducados (equivalentes a los 1.125.000 maravedís) de renta anual, situados en Tercias, para crear nuevas plazas del Cabildo.

Pero el Colegio no aceptó el Privilegio Real alegando que el dinero para el Cabildo era mayor en proporción que para los estudiantes.

Así mismo, los miembros del Cabildo pidieron al Rey que los 3.000 ducados de renta anual concedidos no se le diesen en Tercias, sino en efectivo.

Ante tales protestas, el rey Carlos I nombró jueces para dirimir la discusión y tal día como hoy de 1518 Carlos I firmó una Real Cédula dictando sentencia en el litigio.

En ella se dictaba entregar al Colegio Mayor de San Ildefonso la cantidad de 2.000.000 maravedís y a la Colegiata de los Santos Justo y Pastor la renta anual de 3.000 ducados con la obligación de aumentar su dotación en 6 canónigos y 5 racioneros más.

Además tendría que pagar el sueldo equivalente al de un canónigo al Arcipreste de la Parroquia de Santa María la Mayor, que desde 1484 era Dignidad de la Colegiata sin percibir sueldo alguno por este cargo.

Así mismo el Rey se reservaba el derecho a nombrar las canonjías que quedasen vacantes en los ocho «meses apostólicos», que eran enero, febrero, abril, mayo, julio, agosto, octubre y noviembre, quedando a disposición del Arzobispo de Toledo las vacantes de los cuatro «meses ordinarios»: marzo, junio, septiembre y diciembre.


Más efemérides del 30 de junio:

El 30 de junio de 1895 se presenta una denuncia contra el alcalde de Alcalá de Henares, el Sr. Villalvilla, al Gobernador Civil de Madrid por un grupo de Concejales.

El 30 de junio de 1986 el Ayuntamiento de Alcalá de Henares decide encargar al escultor Pablo Serrano el Monumento a Manuel Azaña.